Conflictos

Indígenas yukpa de los ríos Yaza y Tukuko luchan por frenar la expansión de Carbozulia en la Sierra de Perijá

La Sierra de Perijá es un territorio montañoso ubicado al oeste del estado Zulia, que hace parte de la agitada frontera entre Venezuela y Colombia, y constituye una zona de importancia estratégica no solo por poseer diversos recursos como el uranio, titanio y grandes reservas de carbón, entre otros; sino también por su ubicación como punto de conexión hacia puertos y zonas de tránsito transfronterizo, en el marco de los proyectos COSIPLAN-IIRSA. Adicionalmente, varios pueblos indígenas habitan en la región, en las cuales destacamos a los pueblos yukpa, barí, wayúu y japreria, ubicados en su zona media (municipio Machiques de Perijá). El principal recurso de explotación en la sierra es el carbón, siendo que Venezuela es el segundo exportador de América Latina, después de Colombia. Desde fines de los años ochenta comienza la extracción en la zona norte (municipio Mara), que se convertirá en la principal área de explotación del país. En la década de los años noventa se aprobarían nuevas concesiones en otros territorios (Colectivo India, 2008). Estos procesos, junto a nuevos desarrollos turísticos y la actividad ganadera fueron incrementando los impactos socio-ambientales negativos y el despojo de tierras sobre los pueblos indígenas de la zona. Desde el año 2005 se ha intentado relanzar y expandir la extracción de carbón en estos territorios, en un contexto muy complejo, contradictorio y conflictivo donde confluyen: la instauración de la Revolución Bolivariana, el rango constitucional que obtiene la demarcación de tierras indígenas desde 1999 y la promulgación de la Ley de pueblos indígenas en 2005, las declaraciones del Presidente Hugo Chávez en contra de la expansión del carbón y de los ganaderos, a favor de los derechos de los indígenas y llamando a ocupar tierras, entre otros factores. Ante el reimpulso del extractivismo carbonero, indígenas yukpa, principalmente los de la cuenca de los ríos Yaza y Tukuko, y bajo el liderazgo del cacique Sabino Romero, ponen una fuerte resistencia y llevan adelante junto con numerosas organizaciones populares, grupos ambientalistas y movimientos sociales, una lucha para denunciar los progresivos desplazamientos de sus tierras y el estancamiento del proceso de demarcación de las mismas, así como los severos daños a las aguas, aire y los ecosistemas que se podrían provocar en la Sierra de Perijá, tal y como ha ocurrido con el río Guasare a raíz de la actividad de las minas Norte y Paso Diablo. Importantes campañas fueron impulsadas, visibilizando sus luchas; despliegue de reportes en medios alternativos; denuncias canalizadas por las instituciones oficiales; diversas marchas, sea en el estado Zulia, en la ciudad de Caracas o bien movilizaciones de organizaciones que se dirigen a los territorios yukpa; y la progresiva ocupación de haciendas en la sierra, con la respectiva fundación de nuevas comunidades, lo que supone para estos un rescate de sus tierras anteriormente arrebatadas (Sociedad Homo et Natura, 2009). Esto último sería el detonante de una escalada de violencia en la zona, provocando enfrentamientos con la Guardia Nacional y grupos armados contratados, dejando al líder Sabino Romero encarcelado entre 2009 a 2011, y con un saldo de yukpas heridos y muertos. Diversos mecanismos han ido mermando esta lucha: cooptación estatal y división de las comunidades indígenas, dilación en la entrega de tierras, agresiones físicas al punto que en 2013 el cacique Sabino Romero era asesinado. Estos crímenes siguen impunes en la actualidad. Desde el año 2013 las cuotas de extracción de carbón sufrieron una caída estrepitosa hasta quedar prácticamente detenidas. Ante la severa crisis que se vive en el país, el Gobierno nacional ha buscado reactivar las minas tratando de atraer nuevas inversiones. Entre mayo y junio de 2017 logra posicionar algunas inversiones reabriendo las minas y reanudando la exportación de carbón. Aunque las primeras evidencias apuntan a una apertura de minas en los ríos Socuy y Cachirí, sigue latente el peligro de explotación minera en la zona media de la Sierra de Perijá. La gran cantidad de proyectos sobrecargan el territorio de intereses y conflictos. Los indígenas yukpa luchan por no desaparecer de uno de los pocos espacios naturales y originarios que conservan (Pantín, 2016). La que ha sido la lucha indígena más emblemática del país se encuentra ahora en un escenario aún más complicado. Pero los yukpa han advertido que están dispuestos a todo por su territorio y su dignidad.

 

Indígenas yukpa, barí y wayúu marcharon en Caracas. Fuente: ABN

Para acceder al expediente del conflicto, pulse clíck aquí

Organización multipropósito que orientada a la visibilización y estudio de las desigualdades e impactos socio-ecológicos que se generan a raíz de la transformación e intervención de la naturaleza, y al apoyo y acompañamiento de luchas socio-ambientales en el país