ArtículosConflictos

Caracas: Más de 100 familias en riesgo por lluvias en Antímano

Por: Erick Camargo (Corresponsal OEP)

Para Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Habitantes del sector Terepaima y del callejón La Lucha, en Carapita, parroquia Antimano, alertan sobre el riesgo que corren más de 100 familias que habitan ambos sectores, producto de las lluvias y los grandes movimientos de tierra que vienen destruyendo las casas y los caminos de esas comunidades.

En Carapita, dónde antes existía una vieja cantera, hoy se levantan varias comunidades habitadas por numerosas familias, las cuales se han venido viendo afectadas desde los años 90’s por derrumbes y deslaves cada vez que llueve, producto de la inestabilidad propia del terreno, el cual además posee un alto nivel freático y gran porosidad, que absorbe el agua de lluvia, agregando más inestabilidad sobre el terreno dónde las casas han sido construidas.

Primero estuvimos en la zona de arriba, en el sector Terepaima, dónde conocimos a la señora Milagros Parra, quien vive allí hace años con sus hijos y ahora con sus nietos. Lo primero que denunció es que esta semana ha tenido cortes intermitentes de luz, a causa de un poste que está por caerse y es el que lleva el cableado eléctrico a la zona.  Además pudimos observar más adelante, que otro poste está al borde del precipicio. Nos contaron además, que la vecina “Johana”, sin apellido y a quien no pudimos contactar, tuvo que mudarse a su casa pues la misma ahora estaba por caerse.

También nos comentó que no han tenido ninguna información sobre las autoridades del Estado, ni de las nacionales ni municipales, ninguna autoridad competente se ha hecho presente, sobre todo con los últimos derrumbes llegados por las lluvias recientes.

El líder parroquial José Gregorio Ochoa, conocido popularmente como Che Goyo, nos informó que el año pasado fueron con varios vecinos a la Defensoría del Pueblo, allí luego de varias protestas y llevar un pliego explicando su situación, el organismo nombró en ese momento a un Defensor Especial para este caso, sin embargo no han tenido noticias de él, nunca se acercaron al sector ni hablaron con los vecinos. La alcaldía tampoco se ha pasado por el sitio, “hace un mes, cuando se dio el último gran derrumbe fue que vinieron a puro hablar paja” dijo la señora Milagros Parra.

Che Goyo además puntualizó que el Consejo Comunal no se ha movido por la comunidad, permanecen callados y apenas están pendiente de las cajas, sin embargo las demás necesidades y problemáticas, pareciese que no existieran.

Luego fuimos a la parte de abajo, lo que antes se llamaba “Hueco de María, hoy totalmente cubierto de piedras y barro, pasando por lo que se llama el callejón La Lucha. Allí pudimos constatar que varias casas están en riesgo de ser tapiadas por los constantes derrumbes. Un señor mayor que no quiso identificarse acotó que la tierra se viene día a día, de a poco en poquito, hasta que de repente se desprenden las avalanchas con peñascos y las casas construidas en Terepaima.

La señora Yajaira Luque, quien habita en la que hoy es la última casa, nos comentó que hace tres semanas el barro estaba a tres metros de distancia, pero hoy lo pudimos ver casi encima de la casa, como lo corroboran las imágenes tomadas. Nos contó que ella vive allí con sus hijos desde el 2017, igual que muchos vecinos del sector, que no tienen más de cinco años viviendo allí; “nos vendieron estas casas en excelente estado, recién construidas y a muy buen precio, pensamos que la pegamos, pero luego vimos que esa gente nos estafo y se querían ir, nos metieron en una trampa”.

La señora Yajaira Luque nos contó que cada vez que llueve salen corriendo de sus casas hasta el final del callejón por temor a ser aplastados en los derrumbes. En esta situación se cuentan alrededor de 20 niños que viven en la zona; unas 15 familias que se localizan allí.

También nos comentaron que por el callejón suele correr una pequeña quebrada, que por los derrumbes se ha visto disminuida, pero que poco a poco han visto como el barro se ha venido saturando y el agua empieza a correr por el callejón. Los vecinos de la zona dicen que ni el consejo comunal, ni la alcaldía, ni protección civil, ni el Gobierno Nacional; se han pronunciado sobre su delicada situación, sobre todo a quienes están en grave riesgo.
“Ni siquiera nos han dicho para ir a un refugio”, comentó Yajaira.

Historiador, político y articulista. Comprometido con la transformación hacia la sustentabilidad y sostenibilidad, buscando un nuevo sistema socioeconómico.