ArtículosConflictos

El Encantado – Petare – se suma a mapear colectivamente su territorio en defensa del agua2 min read

Voces por el Agua

Pasamos un domingo en la escuelita de El Encantado, con un grupo nutrido de productores y familias, en medio de debates y encuentros emocionados y una comida colectiva preparada con cariño por la comunidad, mientras el trabajo y la discusión se dejaban llevar en un día soleado al aire libre y con el Guaire como música de fondo.

El sector El Encantado fue en su momento un lugar de encuentro familiar y de esparcimiento privilegiado por la belleza de su paisaje y el acceso al Guaire. En su ribera se construyó la primera planta hidroeléctrica de Venezuela, y de Latinoamérica, en el año 1895. Hoy en día alrededor de sus ruinas productores locales desarrollan iniciativas de producción de maíz, frutas, aguacate y siguen cultivando el café que “se da sólo” en esta zona.

 

Es un sector con manantiales diversos y fuentes de agua que por el uso irracional por parte de procesos de urbanización se encuentran – como el río que lo arrulla – contaminados. Sin embargo hoy hay prácticas de aprovechamiento de estas fuentes de agua que con alguna sabiduría popular es cuidada y utilizada para la siembra.

El domingo 11 de agosto estuvimos allí realizando nuestro tercer Taller de Mapeo Colectivo del Agua, en el marco de la Campaña Voces por el Agua.

Los mapas levantados en colectivo reflejan la problemática del Sector pero además se constituyeron en un espacio de encuentro para los productores de esta zona quienes tienen inquietudes conjuntas de hacer común y voluntad de cambiar la situación del sector en pro del cuido de sus fuentes de agua.

 

Se denomina mapeo colectivo, porque busca la apropiación de un recurso (el mapa) para transformarlo en una herramienta de cambio social, que movilice a grupos sociales a reconstruir su conocimiento y posibilidades sobre el territorio.

Invita a todas y todos aquellos que se sientan interpelados a pensar y actuar sobre el mismo, elaborando relatos críticos y reflexivos, analizando las relaciones de poder y generando articulaciones, saberes, haceres y poderes comunales.

El reconocimiento del territorio y sus potencialidades generó diálogos y una apertura a la continuación del proceso de formación y acción para el empoderamiento de la comunidad. La perspectiva ecológico-política con la que la discusiones y el diagnóstico se hace, busca sensibilizar e impulsar una visión sustentable del agua y reforzar el sentido de pertenencia que esta comunidad tiene y que pone al agua en el centro de sus dinámicas.

La Campaña Voces por el Agua  tiene como propósito la sensibilización social y difusión sobre la grave problemática del agua y sus ciclos en Venezuela, y los peligros que representa para la reproducción de la vida cotidiana de millones de habitantes del país.