ConflictosNoticias

Carrera ciclística amenaza Parque Nacional Waraira Repano en Caracas6 min read

Por: Erick Camargo (Corresponsal OEP)

Para Observatorio de Ecología Política de Venezuela

El 19 de octubre de 2019 se realizó un evento de la 2° Válida Enduro Series Venezuela en el Parque Nacional Waraira Repano, antes conocido como El Ávila, con autorización de INPARQUES, las autoridades venezolanas demostraron, una vez más, su indolencia e incompetencia para defender las áreas protegidas del país y el medio ambiente.

Las instituciones encargas de la protección de la montaña más importante de Caracas y de uno de los parques nacionales más simbólicos del país, permitieron con beneplácito que se realizaran ilícitos ambientales, lesionando los bienes comunes de todos los venezolanos, en favor del interés comercial de un grupo particular. La unión entre militares y empresarios para usufructuar de los bienes comunes sin mediar las consecuencias y el impacto que sus actividades podrían traer.

El uso de bicicletas en todo el Parque Nacional está expresamente prohibido en el artículo 28.b numeral 9 del Plan de Ordenamiento, Reglamento y Uso del Parque (PORU) y en la Resolución N°00012 del 04 de marzo de 2011 emanada del despacho del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, que de forma expresa prohibió la actividad de “rustiqueo” en los parques nacionales y monumentos naturales.

El 27 de septiembre ciudadanos preocupados por los efectos negativos que se generarían por esta actividad enviaron un comunicado a INPARQUES solicitando que cumpliese con sus funciones y prohibiera la actividad, sin embargo no sólo no hizo caso a las comunicaciones y solicitudes enviadas por los ciudadanos, sino que otorgó un permiso viciado de ilegalidad y por tanto nulo jurídicamente, a lo que se puede deducir que dicha actividad se realizó de forma ilegal y arbitrariamente.

El 15 de octubre trabajadores de INPARQUES acudieron a la Fiscalía 87 de la Dirección Integral de Ambiente y Delito Ambiental del Ministerio Público para la solicitud de una medida precautelar para la suspensión de la actividad, en cuya instancia no se obtuvo respuesta. De allí que los propios trabajadores de la institución de resguardo ambiental califiquen a dicha activad deportiva como delito ambiental, amparándose en las prohibiciones legales ya descritas.

Durante la actividad se realizaron ventas de bebidas alcohólicas, colocación de vallas publicitarias, así como la instalación de sonidos a todo volumen, prohibidas todas estas acciones en los Parques Nacionales, por lo cual estas personas violaron la ley nuevamente con toda impunidad.

El día de hoy, 22 de octubre, empleados de INAPRQUES denunciaron la realización de una reunión en la sede de dicho organismo en el cual se pretende la modificación del PORU, para legalizar el uso de bicicletas en el Parque Nacional y así continuar estos eventos, sin importar la degradación y deterioro que sufre nuestra montaña. Allí se presentó un ciudadano de nombre Luis Vidal, quien fe como vocero para la apertura del “turismo extremo”.

Este no es el único ataque que sufre nuestro Ávila, también en Galipán las comunidades campesinas sufren el atropello por parte del gobierno para la construcción de una nueva ruta de teleférico, la cual luego de cambiarse le trazado original, ahora pasa por encima del pueblo; pero también se ve como allí van construyéndose cada vez más casas y quintas de personas acaudaladas y funcionarios que violan todo ordenamiento jurídico de construcción. También vemos cómo avanza la construcción de una carretera y un teleférico de carga, apuntando todos estos proyectos a una reconversión del Ávila en un nuevo sitio, no ya de protección y resguardo ambiental, sino en un parque para un turismo de alto nivel y como zona residencial para los adinerados que quieran apartarse de la ciudad.

Al respecto, la secretaria de la organización Suneinparques, Marlene Sifontes, declaro que la realización de este tipo de eventos en áreas de un parque nacional se trata de un proceso complejo.

“Por más sencillo que quiera llevarse a cabo una revisión o actualización, debería tener mínimo un diagnóstico, estudio técnico con exposición de motivos, justificación, levantamiento de información in situ… nada más para definir qué linderos y zonificación (coordenadas y descripción), es un trabajo que requiere personal calificado y muchas horas/hombre. Ahora, si lo que quieren es sentarse en una mesa y cambiar a su antojo los artículos que les molestan, es otra cosa, pero aún así deberán someterlo a consulta pública.”

De acuerdo con la dirigente sindical, las autoridades están utilizando a los Bomberos Forestales y al personal del Área Recreativa Los Venados para limpiar el río Guaire, mientras al Parque Nacional Waraira Repano “no se le hace nada por mantener los caminos, el sistema de protección contra incendios que está en el suelo”.

“A esto hay que sumarle  que para la competencia de bicicletas construyeron un puente a 200 metros más o menos del puesto de Guardaparques Chacaito, utilizaron una trocha o pica ilegal q habían abierto hace un tiempo.” Esta situación implica perder el trabajo de los trabajadores del parque que a pesar de las limitaciones han hecho un gran esfuerzo para mejorar la protección de las áreas del mismo.

Para esta carrera de bicicletas del 19 de Octubre de 2019 se utilizó un camino habilitado hace un tiempo entre el mirador Boyaca y el cortafuego del parque que había sido restringido no sólo por ser una pica sin autorización legal, sino porque también era muy inseguro para los usuarios del parque. “Esa reapertura va traer consecuencias ambientales y de seguridad” declaró Sifontes.

La representante laboral informó que los trabajadores de base de INPARQUES que estuvieron en servicio durante esta carrera lo hicieron en contra d su voluntad por estar conscientes del daño que implicaba esta actividad en el parque, al tiempo que declaran que el trabajo que realizan en el Río Guaire no se corresponde con las funciones de sus cargos.

Estos trabajos no deben ser realizados por bomberos forestales, guardaparques y obreros de INPARQUES ya que su funciones son otras, como realizar mantenimiento de caminos para evitar extraviados, mantenimiento del sistema hídrico, que no se hace desde hace varios años lo que ha generado la poca efectividad en el control de incendios forestales, así como también no se ha realizado mantenimiento adecuado al cortafuego y tampoco se realiza investigación de las áreas de mayor ocurrencia de incendios forestales para mejorar la protección del parque nacional Waraira Repano.

Historiador, político y articulista. Comprometido con la transformación hacia la sustentabilidad y sostenibilidad, buscando un nuevo sistema socioeconómico.