ArtículosConflictos

Crónica del colapso del sistema de agua de Venezuela12 min read

Voces por el Agua

Traducción del reportaje Venezuela’s Water System is Collapsing de NY Times

Como parte de nuestra campaña #VocesPorElAgua y en atención a los constantes reportes de diversos sectores del país de fallas en el acceso y la calidad del agua potable, traducimos el completo reportaje del medio internacional NY Times sobre el colapso del sistema del agua en Venezuela que reseña un estudio de interés sobre la calidad del agua en Caracas.

Para comprender hasta qué punto se ha deteriorado el sistema de distribución de agua de Venezuela, The New York Times realizó pruebas y encontró niveles peligrosos de bacterias.

Un rancho de ladrillos en las afueras de la capital de Venezuela está lleno de bañeras, jarras y tobos. El agua que retienen debe durar una semana para una familia de ocho personas, pero no es suficiente para lavarse o limpiar con frecuencia, por lo que la cocina está llena de ollas grasientas y el olor a orina rancia de la casa.

Y el agua no es tratada, lo que hace que la diarrea y los vómitos sean frecuentes.

«Prácticamente vivimos en el baño», dice la madre de la familia, Yarelis Pinto. Su hija embarazada, Yarielys, estaba sentada cerca, pálida e indiferente, recuperándose de su último episodio de diarrea a solo un mes del parto.

En Venezuela, una economía en ruinas y el colapso de incluso la infraestructura estatal básica significa que el agua llega de manera irregular, y beberla es una apuesta cada vez más riesgosa. Según la Organización Mundial de la Salud, la tasa actual de mortalidad infantil por diarrea en Venezuela, que está estrechamente relacionada con la calidad del agua, es seis veces mayor que hace 15 años.

Pero el gobierno dejó de publicar datos oficiales sobre la salud pública hace años.

Así que The New York Times encargó a los investigadores de la Universidad Central de Venezuela que recrearan el estudio de calidad del agua que habían realizado regularmente para la empresa de servicios de agua en Caracas desde 1992 hasta 1999.

Los científicos descubrieron que cerca de un millón de residentes están expuestos a suministros contaminados. Esto los pone en riesgo de contraer virus transmitidos por el agua que podrían enfermarlos y amenazar la vida de los niños y los más vulnerables.

«Esta es una epidemia potencial», dijo José María De Viana, quien dirigió el servicio de agua de Caracas, Hidrocapital, hasta 1999. «Es muy grave. Es inaceptable».

Los residentes transportan agua en Caucagüita, un barrio de clase trabajadora en Caracas que no tiene agua corriente durante meses. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

En el último estudio, se tomaron 40 muestras de los principales sistemas de agua de la capital y se analizaron para detectar bacterias y cloro, lo que mantiene el agua segura. El estudio también probó las fuentes de agua alternativas utilizadas por los residentes de la ciudad durante los cortes o fallas en el suministro.

Un tercio de las muestras no cumplió con las normas nacionales.

Esto debería haber requerido que Hidrocapital emitiera una alerta de saneamiento, de acuerdo con las propias regulaciones internas de la empresa de servicios públicos. Pero el gobierno de Venezuela no ha emitido ninguna alerta al menos desde que el Partido Socialista del presidente Nicolás Maduro asumió el poder hace 20 años.

«El mayor riesgo para la salud que vemos en este momento es el agua: agua y saneamiento», dijo el jefe de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Francesco Rocca, a periodistas extranjeros, refiriéndose a Venezuela.

La economía estancada de Venezuela cayó en picada en 2014, cuando un colapso en los ingresos de exportación de petróleo de la nación expuso el fracaso de las desastrosas políticas de control de precios y divisas de Maduro. La economía ha explotado desde entonces, con Venezuela perdiendo dos tercios de su producto interno bruto y al menos el 10 por ciento de su población.

Los portavoces de Hidrocapital, el ministerio de agua de Venezuela y el ministerio de información no respondieron preguntas sobre la calidad del agua potable en la capital.

Los trabajadores de la Cruz Roja distribuyeron contenedores de agua y tabletas de purificación de agua potable en Caracas en abril. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

Los riesgos que plantea la mala calidad del agua son particularmente amenazantes para una población debilitada por la escasez de alimentos y medicamentos. Pero el problema atraviesa la división social, política y geográfica de la capital, afectando a urbanizaciones y barrios pobres por igual, áreas que apoyan a la oposición y otras leales al gobierno.

En Terrazas del Ávila, un barrio de clase media cuya agua, según el estudio, estaba contaminada con bacterias fecales, los residentes compran jarras de empresas privadas para cocinar o beber, dijo Juan Carlos Castro, un médico y líder de la comunidad.

«Esto no es agua potable», dijo sobre su agua del grifo. «Es un peligro para la salud pública».

Pero comprar agua es un lujo en los barrios vecinos, donde muchos sobreviven con un salario mínimo de $8 por mes en Venezuela.

Durante los apagones regulares y los cortes de agua, la familia de Aleyda Sabino en el barrio de Carapita camina hacia un arroyo cercano para obtener agua. Tiene una enfermedad renal y el médico le indicó beber mucha agua todos los días. Ella trata de hacerlo, aunque beber del arroyo a menudo le provoca fiebre, vómitos y diarrea.

«Siento que me enfermaré si bebo el agua e igual me enfermaré si no lo hago», dijo. Hervir el agua requiere gas para cocinar, otro lujo que es inaccesible para muchos.

Aleyda Sabino en su cocina, en las afueras de Caracas. Un paño envuelto alrededor del grifo del fregadero de la cocina sirve como filtro de agua improvisado. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

En general, el nuevo estudio mostró una disminución significativa en la calidad del agua de la ciudad en las últimas dos décadas.

Construido con los ingresos del petróleo por los gobiernos anteriores, el sistema público de agua de Caracas fue una vez una hazaña de ingeniería, bombeando 5 millones de galones de agua por segundo a miles de pies hacia el valle de montaña de la ciudad a través de acueductos complejos y cientos de millas de tuberías.

El sistema era parte de una amplia inversión en infraestructura pública. El gas de cocción de la ciudad, su deslumbrante metro salpicado de arte vanguardista, sus autopistas elevadas y sus rascacielos de viviendas públicas fueron ejemplos de modernidad en el continente descuidado y volátil.

Pero mientras que el resto de Sudamérica realizó mejoras dramáticas en el acceso al agua potable en las últimas dos décadas, los avances de Venezuela se vieron afectados por la subinversión, la mala gestión y seis años consecutivos de una economía en espiral bajo el mando de Maduro.

Fuera de Caracas, el colapso de la infraestructura del agua es aún más profundo, dejando a millones sin suministros regulares y obligando a las comunidades a cavar pozos y depender de ríos no tratados.

Niños bañándose en una piscina improvisada en San Félix, Venezuela, que ha estado sin agua corriente durante meses. A menudo las condiciones son peores fuera de Caracas. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

El colapso de los servicios de agua se ha acelerado en los últimos dos años, según encuestas realizadas por universidades y organizaciones no gubernamentales. Durante ese tiempo, los cortes de energía, los cortes de tuberías, la escasez de productos químicos y el éxodo masivo de personal calificado sacudieron a los servicios públicos de agua en su núcleo.

Ahora, el Banco Interamericano de Desarrollo estima que solo el 30 por ciento de los venezolanos tiene acceso regular al agua potable, en comparación con el 60 por ciento en 2000.

«No ha habido un deterioro de esta magnitud y duración en la región en la historia reciente», dijo Sergio Campos, el principal experto en agua del banco de desarrollo.

El estudio del agua encargado por The NY Times mostró que el principal sistema de suministro de agua, que proporciona alrededor del 60 por ciento del agua de la capital, se vio especialmente comprometido. Más de la mitad de las muestras tomadas del sistema de agua principal tenían cloro insuficiente; casi dos tercios de las muestras tenían niveles de bacterias que excedían las regulaciones.

Gente bañándose y lavando su ropa en un arroyo que baja del Ávila en Caracas. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

Las autoridades venezolanas no han publicado ningún dato de salud pública desde al menos 2017. Pero la evidencia basada en encuestas recopilada por grupos locales de defensa de la salud muestra una correlación entre la disminución del suministro de agua del país y el aumento de enfermedades transmitidas por el agua.

La incidencia de hepatitis A, una infección hepática, aumentó 150 veces más de lo normal en Terrazas del Ávila, el vecindario de clase media, luego de un corte de agua prolongado en marzo, dijo el Dr. Castro.

En los barrios bajos cercanos, procurar, limpiar y almacenar suficiente agua potable es una lucha diaria, y un juego de azar de alto riesgo.

En marzo, cuando un gran apagón dejó a muchos sin agua, cientos de personas llevaron sus jarras de agua al río Guaire, lleno de aguas residuales. En el barrio de Petare, en el este, los residentes emboscan camiones de agua para obligarlos a descargar en sus vecindarios.

En el barrio San Isidro, el agua fluyó durante dos días en septiembre por primera vez en seis meses. El líquido salió oscuro con el lodo que se acumulaba en las tuberías vacías.

El estudio encontró un exceso de bacterias en la mayoría de las fuentes de agua alternativas muestreadas utilizadas por los residentes de Caracas, como manantiales de montaña, agua que se vende en tiendas y cisternas de agua.

Ariana Mero aprovecha un breve período de agua corriente para bañar a su hija de 7 meses, Arantza, en su casa en las afueras de Caracas. Crédito: Meridith Kohut para The New York Times

La Sra. Pinto, madre de cinco hijos que vive en el barrio San Isidro, compraba agua porque pensaba que era más segura, hasta 2017. Ya no puede permitírselo, ya que no tiene ingresos y sobrevive gracias a la comida que su ex esposo les trae a sus hijos.

Cuando las bañeras de la Sra. Pinto se secan, su familia camina penosamente hacia un arroyo cercano con jarras para llenar. Los vecinos más afortunados pagan por el acceso a un sistema casero compuesto por millas de mangueras interconectadas que transportan agua desde una colina cercana.

«Cuando bebo el agua, siento repulsión», dijo la Sra. Pinto.

Los vómitos y la diarrea suelen enfermar a sus cinco hijos, y los frecuentes episodios de enfermedades dificultan la tarea de los adultos. Solo uno de los cuatro adultos en la casa trabajaba, ganando $ 8 al mes limpiando pisos.

Pero no tienen otra opción, dijo. «Tenemos que consumir lo que tenemos».

Los investigadores del estudio dicen que los altos niveles de bacterias en las muestras son probablemente causados ​​por el cloro insuficiente y el suministro inestable. Estos problemas han sido causados ​​por la falta crónica de mantenimiento, la mala gestión y la recesión económica, dicen.

La crisis económica ha cerrado la única planta de cloro de Venezuela durante meses, dijo un gerente de la planta, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias. Y los apagones eléctricos frecuentes permiten que las bacterias se acumulen en tuberías vacías, dicen los gerentes de la empresa.

Varios de los peores resultados del estudio salieron mejor cuando se recolectaron nuevas muestras y se analizaron nuevamente varias semanas después, lo que implica que la calidad del agua de Caracas varía mucho según la disponibilidad de cloro y el rendimiento de la tubería en un día en particular.

Un gran tanque de agua ha estado seco durante años en el barrio de clase trabajadora de Petare, en Caracas. Crédito: Merithith Kohut para The New York Times

Las fallas eléctricas y la falta de mantenimiento han reducido gradualmente el complejo sistema de agua de la ciudad al mínimo. Las bombas de agua, las plantas de tratamiento, las estaciones de inyección de cloro y los depósitos enteros han sido abandonados debido a que el Estado se quedó sin dinero y trabajadores calificados, de acuerdo con siete gerentes actuales y actuales de Hidrocapital que solicitaron el anonimato por temor a represalias.

Dorka López hasta 2015 gestionó una planta de tratamiento de agua que atiende a unas 220.000 personas en la ciudad satélite de La Guaira, la capital. El proceso de purificación de cinco etapas de la planta se redujo a solo uno, la inyección de cloro, después de que un deslizamiento de tierra dañó la planta en 2013, dijo. No se hizo ningún intento por repararlo.

Gradualmente, la planta dejó de probar incluso la calidad del agua que se suponía que debía tratar, dijo. El personal traía su propia agua potable al trabajo.

«Ya no estábamos tratando el agua, simplemente enviándola», dijo.

La Campaña Voces por el Agua  tiene como propósito la sensibilización social y difusión sobre la grave problemática del agua y sus ciclos en Venezuela, y los peligros que representa para la reproducción de la vida cotidiana de millones de habitantes del país.