01/04/2018

Descripción

En tiempos recientes, politólogos y responsables de la política estadounidense tienen la mira puesta en los países andinos, pues se encuentran preocupados por los reveses sufridos por el proceso de democratización en la región y las implicaciones que esto puede conllevar a futuro. Los sistemas de partidos políticos están en crisis o han colapsado, líderes autoritarios cuentan con un apoyo popular significativo, y la legitimidad y gobernabilidad3 de regímenes democráticos se han debilitado (Inter American Dialogue, 2000, 11). Desde comienzos de los años 90, dirigentes de la sociedad civil y parte significativa de la élite política vienen hablando de un desfase o falta de correspondencia entre el sistema político y la sociedad. El origen de esta crisis de representación sería el ejercicio monopólico del poder político por parte de una élite muy reducida pero unida e institucionalmente consolidada. Durante los 90, Colombia (1991), Bolivia (1993-1997), Ecuador (1998) y Venezuela (1999) introdujeron reformas constitucionales radicales con el propósito de restaurar la legitimidad del sistema democrático.

Relacionado

  • Generic placeholder image
    ¿Por qué es importante la ecología política?

    Autores:

    Gian Carlo Delgado

    Temas:

    Ecología

    Estudios Decoloniales

    Disciplinas:

    Ecología Política

    Paises:

    América Latina

    Se considera que la ecología política, como campo teórico, fue tomando cuerpo en la década de 1980, cuando se gestaba con mayor claridad un encuentro de aportes provenientes de distintas disciplinas abocadas al estudio del conflicto por el acceso, despojo, uso y usufructo de los territorios y los recursos que estos contienen (incluyendo, en muchos casos, el reconocimiento y la verificación de las contrafuerzas existentes y sus propuestas alternativas). Si bien el proceso de despojo y usufructo privado de los recursos naturales no es nuevo, sino por el contrario, algo estructural del sistema actual de producción, es cada vez más claro que la creciente acumulación de capital demanda una explotación y transformación mayor del entorno natural y social con implicaciones desiguales, sinérgicas e incluso irreversibles.