Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

El Complejo Petroquímico El Tablazo y las luchas de la comunidad de El Hornito contra PDVSA.

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Petróleo y Gas Natural

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

El Complejo Petroquímico "El Tablazo" produce terribles consecuencias sanitarias en la comunidad El Hornito, que realizó una lucha sin precedentes contra PDVSA. Estos fueron reubicados pero nunca compensados por el daño socio-ambiental.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1000

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

01/1990

UBICACIÓN:

Costa oriental del lago de Maracaibo, en la bahía de “El Tablazo”, a pocos kilómetros al norte de Los Puertos de Altagracia. Parroquias San José y Altagracia, municipio Miranda, estado Zulia



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Bahía de “El Tablazo”, parroquias San José y Altagracia, municipio Miranda, estado Zulia

Área del proyecto


El Complejo se extiende sobre un área industrial de 858 Hectáreas (Carrillo, Marchesni y Salinas, 2013).

Tipo de población


Semi-urbana

Resumen del caso


Zulia es una de las zonas petroleras más importantes de Venezuela, donde a lo largo de décadas se han dejado enormes pasivos ambientales en las poblaciones que la habitan. En esta región se ha desarrollado la industria petroquímica, una de las más contaminantes que existen. A partir de 1968 comienza a operar el Complejo Petroquímico “El Tablazo”, también conocido como Complejo Petroquímico Ana María Campos, concluyéndose una gran parte de su infraestructura en 1973. Este complejo se ha venido expandiendo con el tiempo, aunque en las últimas décadas ha operado con altibajos. Tiene una importante capacidad para la producción de olefinas, resinas plásticas, vinilos y fertilizantes nitrogenados. El Hornito, la que fuese una comunidad de pescadores, agricultores y productores artesanales, ubicada en la bahía de El Tablazo, comienza a convivir con los gases tóxicos y los peligros que implican este tipo de industrias y a sufrir serios impactos socioambientales, sobre todo por estar muy cerca de la zona de las instalaciones. Años después del inicio de la petroquímica, ya se van sintiendo los efectos. Grandes escapes de gas obligan a la gente a huir del pueblo, inhalación de gases tóxicos y contaminación de los suelos y aguas con desechos industriales muy nocivos. Dramáticos efectos sobre la salud empiezan a desarrollarse, que van desde enfermedades de la piel y respiratorias, hasta malformaciones congénitas y cáncer, lo que ha producido muertes en integrantes de la comunidad. La población comienzan a movilizarse, e importantes acciones y declaraciones comienzan a generarse en protesta contra la petrolera nacional y solicitando remediaciones urgentes. Campañas, denuncias oficiales, movilizaciones, articulaciones con diversas organizaciones ambientalistas y docentes de las universidades, les permiten avanzar en una reubicación del poblado, siendo probablemente la primera experiencia que se conoce de una reubicación total en Venezuela (Abrebrecha, 2016). Sin embargo esta reubicación, aunque los ha alejado de las plantas petroquímicas, no ha solventado los problemas sociales causados por este proceso, tales como desempleo, pérdida de tierras, inseguridad alimentaria y lesión integral de los hogares. Tampoco ha venido seguida ni de un diagnóstico oficial de los daños socioambientales y de salud, ni de una remediación sanitaria. En la actualidad el Hornito Nuevo, y otras comunidades de los puertos de Altagracia como Puerto Leiva y Punta de Piedras, continúan sufriendo los pasivos ambientales de la petroquímica y son propensos a contraer enfermedades. Las movilizaciones se han debilitado notablemente y plantean un escenario de inercia ante este problema. El Estado venezolano no ha asumido el costo real de lo ocurrido y lo que sigue ocurriendo con estas comunidades costeras. El Hornito es una de numerosas zonas de sacrificio que se han establecido en los alrededores del Lago de Maracaibo, a favor de la industria petrolera. Pero también representa un referente nacional, en la medida en la que una pequeña comunidad, en condiciones muy desiguales, planta una lucha contra la industria más importante del país, Petróleos de Venezuela, con la bandera: “El Hornito tiene derecho a la vida”.

Otras actividades económicas involucradas


- Combustión de gases en la industria de combustibles fósiles -Tratamiento de sustancias tóxicas - Industrias químicas

Commodities o recursos naturales involucrados


Petróleo y Gas Natural

Resumen y descripción del proyecto


El Complejo Petroquímico Ana María Campos, también conocido como Complejo Petroquímico “El Tablazo”, comenzó a instalarse desde 1966, y está conformado por: planta cloro-soda, planta las ofelinas, planta de amoniaco y urea, planta de gas natural, planta de cloruro de polivinilo y planta de reutilización de aguas servidas. Tiene una capacidad de 3, 5 millones de toneladas métricas por año (TMA) de Olefinas, resinas plásticas, vinilos y Fertilizantes nitrogenados (Usm Petrolero, 2012). En sus mejores años de la década pasada, alcanzó una producción global en todos sus productos (Etileno, Cloro, MVC, PVC, Amoníaco y Urea) de 1.750.000 toneladas métricas por año, cumpliendo así el 93% de la meta planteada (2008) (Pequiven, 2009). En el año 2005, luego de serios problemas en el complejo, el proyecto fue relanzado por el presidente Hugo Chávez (Agencias, 2005). Para el período 2007-2013 se proyectó la expansión de la planta de Polínter y el fortalecimiento de las plantas actuales para impulsar el desarrollo del sector transformador del plástico y las empresas de producción social, la construcción de una Planta de Olefinas y Polietileno, la ampliación de la Planta de Propilven y la expansión de la Planta de Policloruro de Vinilo (Usm Petrolero, 2012). En la actualidad el complejo ha sufrido una merma en su producción a raíz de diversos problemas como la falta de gas, falta de agua y problemas en el de electricidad (Alegría, 2014; Carrillo, Marchesni y Salinas, 2013).

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


Las plantas operan a través de numerosas empresas mixtas.

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• Pequiven, S.A. – Petróleos de Venezuela S.A • Gobernación del estado Zulia. Gobernador Francisco Árias Cárdenas (actual) • Ministerio del Ambiente • Ministerio de Energía y Petróleo • Defensoría del Pueblo • Alcaldía del municipio Miranda. Alcalde Tiberio Bérmudez

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


Ninguna

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


El presidente Chávez planteaba para 2007 una ambiciosa inversión de unos 20.000 millones US$ para relanzar toda la industria petroquímica del país (Agencias, 2007; Reuters, 2009). No se encontraron mayores precisiones sobre inversiones en el Complejo Ana María Campos.

Estatus actual del Proyecto


Operando

Población afectada


Las poblaciones de las parroquias Altagracia y San José se encuentran dentro del área de influencia del complejo petroquímico. Ambas parroquias suman una población de unas 58.000 personas, según censo del año 2011 (INE, 2014).

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


1990

Cronología y detalles de las movilizaciones


La comunidad plantó una lucha frontal contra Petróleos de Venezuela, lo cual es muy poco común en el país. Se produjo un enfrentamiento entre la comunidad y Pequiven, la cual entró en su fase más aguda en 1990, a raíz de un gigantesco incendio ocurrido en el complejo. La comunidad de El Hornito realizó una importante campaña para hacer visible la necesidad de una relocalización de la población (Blanco y Castellano, 2012). La comunidad se organiza e impulsa sus luchas a partir de la Asociación de vecinos de El Hornito y el Comité de Defensa de El Hornito. Estas asociaciones contaron con el apoyo de docentes universitarios y organizaciones ambientalistas nacionales e internacionales. La comunidad llevó el caso y las pruebas del impacto socioambiental recabadas tanto a la prensa como a la radio (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). Fue denunciado que informes eran preparados desde las universidades para desmentir las denuncias de la comunidad. Se impulsaron estudios epidemiológicos propios y obtuvieron análisis de una organización estadounidense donde se registraron los daños ambientales y sociales en la salud (muestras) y se documentó el nivel de contaminación de la comunidad (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). Las movilizaciones y denuncias logran que un tribunal dictamine que es necesaria una reubicación de la comunidad (Blanco y Castellano, 2012). Estas formas de organización se van mermando luego de la reubicación de la comunidad.

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Diversas movilizaciones fueron realizadas, con los objetivos de lograr una reubicación digna y acorde a las necesidades histórico-culturales de la comunidad; y obtener una indemnización y tratamiento sanitario por los afectados por la contaminación (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). Exigían la realización de un estudio epidemiológico que determine el nivel de los daños causados por la petroquímica, lo que serviría para aplicar el respectivo tratamiento médico. Las luchas de la comunidad de El Hornito fueron impulsadas bajo el principio fundamental del derecho a la vida (Blanco y Castellano, 2012).

Intensidad del conflicto


baja (con alguna organización local)

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Existen estudios que evidencian cómo las emisiones de hidrocarburos (derrames, etc.), gases tóxicos, metales como el plomo, vanadio o mercurio, han producido severos procesos de contaminación de zonas costeras, fuentes de agua marina y lacustre, fenómenos de eutrofización, acidificación de los cuerpos de agua, siendo los precursores inmediatos de los ácidos los gases Dióxido de Azufre (SO2) y de Nitrógeno (NO2) (Barrios et al., 1995; Rojas y Espinosa, 2015). Se ha señalado que la planta petroquímica deja una piscina de lodos mercuriales que se encontraba al lado de la comunidad, dejándola en condiciones de mucha exposición (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). Desde el complejo petroquímico también se arroja considerables cantidades de compuestos nitrogenados, mercurio y fenol, lo que potencia aún más la ya avanzada contaminación del lago de Maracaibo (Molina, n.d.). Se denunció que había mercurio, arsénico y plomo hasta en las paredes de las casas (Blanco y Castellano, 2012). La quema de gas excedente emite tóxicos que son venteados hacia las comunidades. Por su parte, las tierras han dejado de ser productivas en relación a tiempos anteriores y las nuevas áreas de reubicación son un desierto (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). Todos estos procesos promueven condiciones de inseguridad alimentaria. Las emisiones del proyecto contribuyen al agravamiento del cambio climático.

Impactos en la salud


Se produjeron numerosas enfermedades en la población de El Hornito. Investigadores de la Universidad del Zulia señalan que en la primera década de funcionamiento del complejo, la mortalidad por cáncer en la población de “El Hornito” se incrementó en 400% (Alcalá Urosa, 2004). Se registraron casos de malformaciones congénitas, desde hidrocefalia hasta anencefalia y problemas de piel. Los padecimientos de cáncer eran principalmente de pulmón e hígado, siendo la principal causa de muerte en la comunidad. El promedio de vida de los habitantes de El Hornito no llegaba a los 50 a 55 años (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). La comunidad ha señalado que las enfermedades se produjeron a raíz de las emanaciones de benceno y amoniaco que salían del complejo, demostrándose que había mercurio en la sangre y diferentes partes del cuerpo de los habitantes de El Hornito (Blanco y Castellano, 2012). En los 10 años posteriores a la reubicación, murieron todos los pacientes crónicos, y de los casos de malformación congénita apenas quedaban dos niños (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005).

Impactos socio-económicos y culturales


Desde los inicios de la petroquímica, los peligros de accidentes provocaban desalojos en la comunidad, sobre todo por fugas de gases. Hay una inseguridad latente por este tipo de siniestros (recuérdese el caso de la refinería de Amuay de 2012, en el estado Falcón). La afectación de las tierras ha perjudicado medios de vida de las comunidades. El desarrollo de la petroquímica volvió dependientes de la industria a los habitantes de El Hornito (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). La reubicación de los pobladores mantuvo o profundizó la inseguridad alimentaria. Las nuevas tierras donde fueron alejados perpetuaban el desempleo, la falta de oportunidades y la pérdida de hogares (Blanco y Castellano, 2012).

Resultados y respuestas ante el conflicto


Según ha afirmado el profesor de la Universidad del Zulia, Jorge Hinestroza, en sus inicios la petrolera desmentía las denuncias de la comunidad y señalaba que la petroquímica no causaba mayor problema y que en cambio las afectaciones a la salud estaban relacionadas con las malas condiciones higiénicas que existían en sus lugares de residencia, pues supuestamente estos quemaban basura en los patios de sus casas. Los estudios epidemiológicos paralelos que se realizaron fueron engavetados en los tribunales (Andreoli, Muzio, Muzio y Pugh, 2005). A pesar de que en 1995 se logra que Pequiven reubique a la comunidad, los exámenes médicos no se realizaron, por lo que no se logró tener un aval científico oficial que determinara la razón de las muertes y enfermedades de la comunidad del Hornito. Luego de la reubicación, El Hornito Viejo fue arrasado, acabando con todo vestigio del viejo poblado. A pesar de que esta comunidad se encuentra ahora en una ubicación más alejada de la petroquímica, las condiciones de vida no han mejorado, en términos de desempleo, pérdida de tierras, inseguridad alimentaria, entre otros factores (Blanco y Castellano, 2012). Las fuentes de contaminación persisten y continúan afectando a las poblaciones de los puertos de Altagracia. En el año 2000 se descubría fosas para verter desechos peligrosos de origen industrial y petroquímico en el vertedero de Punta Leiva. Los habitantes de esta población, junto con los de Hornito Nuevo y Punta de Piedras se encuentran constantemente propensos a contraer enfermedades (Provea, 2001). El Estado venezolano no ha asumido el costo real de lo que ha ocurrido con el pueblo de El Hornito, ni con los actuales impactos socioambientales producidos a las comunidades de los puertos de Altagracia (Blanco y Castellano, 2012).

Alternativas propuestas


Desde los inicios del conflicto, la comunidad ha solicitado estudios oficiales epidemiológicos, el saneamiento ambiental de las zonas y el tratamiento para sus pacientes.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


No (pero algunas demandas fueron atendidas)

Explique por qué


El logro de la reubicación no ha resarcido de los daños socioambientales a la comunidad de El Hornito. Las externalizaciones persisten sobre las comunidades de los puertos de Altagracia. Los niveles de organización y movilización para poder hacer cumplir las peticiones básicas de estas poblaciones, han perdido fuelle en la actualidad. La crisis general del país dificulta que se pueda solventar esta situación en el corto o mediano plazo.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

  • Link: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
  • MINCI

  • Link: Ley Penal del Ambiente - 2012
  • derechos.org

  • Link: Normas Sobre Calidad del Aire y Control de la Contaminación Atmosférica - 1995
  • Corpoelec

  • Link: Ley Orgánica del ambiente
  • scribd

    Artículos

  • Link: Miranda : Reubicación de la urbanización El Nuevo Hornito.
  • Abrebrecha. (2016)

  • Link: Chávez aspira que “El Tablazo” sea semilla de su nuevo modelo económico.
  • Agencias. (2005)

  • Link: El Gobierno adelanta las líneas maestras de su revolución petroquímica.
  • Agencias. (2007).

  • Link: Suspendidas plantas petroquímicas de “ El Tablazo ” por falta de agua.
  • Alegría, M. (2014)

  • Link: Complejo petroquímico zulia el tablazo.
  • Carrillo, José. Marchesni, Alejandro. Salinas, A. (2013)

  • Link: XIV Censo Nacional de Población y Vivienda.
  • INE

  • Link: Contaminación del Lago de Maracaibo.
  • Molina, N. (n.d.).

  • Link: Comunicaciones
  • Pequiven. (2009).

  • Link: Derecho a un ambiente sano. Report (Vol. 1).
  • Provea. (2001).

  • Link: Venezuela va sobre petroquímicas.
  • Reuters. (2009).

  • Link: El Petroquímico, Complejo Tablazo.
  • Usm Petrolero. (2012).

    Libros_documentos_académicos_y_científicos

  • Link: Algunos trabajos realizados para promover modos de vida bajo la concepción de la ecología como ciencia integradora u holística.
  • Alcalá Urosa, R. (2004). Universidad de Los Andes

  • Link: Factores socio-sanitarios de la anencefalia en la costa oriental del lago de Maracaibo (Venezuela) y Contaminación Metálica.
  • Barrios, L. C., Tahán, J. E., Granadillo, V. A., Cubillán, H. S., Sánchez, J. M., & Fodn, M. C. (1995).

  • Link: Mujer, liderazgo y comunidad: una mirada desde El Hornito, 1–19.
  • Blanco, Marianella. Castellano, A. M. (2012).

  • Link: Contaminantes químicos en agua y aire en Venezuela (2006-2013).
  • Rojas, M., & Espinosa, C. (2015).

    Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Emiliano Teran Mantovani - Observatorio de Ecología Política

    Última fecha de actualización de esta ficha


    1-6-2017