Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

El proyecto del puerto de aguas profundas en la península de Araya

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Infraestructura y Construcciones

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Por 20 años el Gobierno Nacional ha planeado construir un puerto de aguas profundas para la exportación de commodities –junto a otros proyectos relacionados– en la península de Araya, principal reservorio de peces del país. Comunidades, ambientalistas y académicos han liderado la oposición a estos proyectos.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1005

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

01/1997

UBICACIÓN:

Península de Araya, municipio Cruz Salmerón Acosta, estado Sucre



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Municipio Cruz Salmerón Acosta, estado Sucre

Área del proyecto


Los datos del proyecto en una de las ubicaciones anteriores (Manicuare) indicaban un área de instalación terrestre de 230 hectáreas, con una longitud de 2.590 metros (Consultores UCAB, 2015). En su ubicación en Punta Barrigón se ha hablado de un puerto de buques de gran calado con una extensión de 14 kms de costa (Ruptura, 2012).

Tipo de población


Rural

Resumen del caso


La península de Araya es una región de ecosistemas frágiles, donde resalta el Golfo de Cariaco, el espacio acuático más fértil y, por consiguiente, más bioproductivo de las aguas costeras regionales de Venezuela, unas 70 mil hectáreas con una gran importancia estratégica para la seguridad alimentaria del país (Salazar, 2005). En esta región habitan comunidades pesqueras y también existe una salina y una importante actividad turística. Desde hace unos 20 años se ha intentado impulsar en la zona, la construcción de un puerto de aguas profundas, que en la actualidad se encuentra en el marco de los proyectos de integración regional vía construcción de infraestructuras (COSIPLAN-IIRSA). Desde esta visión, la península de Araya representa una fachada marítima para la comercialización de commodities, principalmente petróleo, y su conexión con otros mercados del Caribe, Latinoamérica y otras parte del mundo. Se trata de un amplio proyecto que además del puerto involucra un astillero y un terminal de crudos que se conectaría a través de vías de transporte con la producción que se desarrolla más al sur del país (como la Faja Petrolífera del Orinoco, CVG, entre otras). El anuncio en 2002 por parte del presidente Hugo Chávez de relanzar el proyecto, generó una serie de críticas y declaraciones en contra, que se mantienen hasta nuestros días. Además de ser señalado como un plan favorable al neoliberalismo, se ha denunciado el terrible impacto que tendrá en la condición pesquera, salina y turística de la zona, daño a los sensibles ecosistemas marinos, contaminación del aire y los suelos, deforestación, intensificación de la escasez de agua en la zona, así como impactos demográficos por migraciones de nuevos trabajadores y la dependencia de los pobladores locales respecto al puerto. Comunidades, académicos, pescadores y ambientalistas se han pronunciado con diversa intensidad y continuidad en contra de este proyecto desde finales de los años 90. Declaraciones colectivas de agrupaciones de pescadores, manifiestos de activistas y universitarios o de las propias comunidades organizadas, cartas canalizadas por las vías de denuncia oficial, se van produciendo también desde el anuncio del presidente en 2002. Aunque en muchos de los emprendimientos no hay avances (el puerto aún no comienza a construirse y las obras del astillero se encuentran prácticamente paralizadas), a la fecha el proyecto sigue siendo planteado. En mayo de 2017 el Gobierno nacional anunciaba nuevas inversiones petroleras con China, en las cuales se mencionaba el impulso del puerto de aguas profundas. El sitio de ubicación que ha sido propuesto para el puerto se habría cambiado para las afueras del Golfo de Cariaco, lo cual había sido uno de los principales reclamos de las organizaciones críticas al proyecto. Sin embargo, los impactos socio-ambientales denunciados siguen latentes. Las tendencias de reestructuración económica y el relanzamiento del Gobierno nacional hacia las nuevas fronteras de la extracción otorgan una más alta valoración al proyecto, lo cual podría indicar un claro avance en su realización en tiempos más favorables para el negocio. En la actualidad, aunque se mantiene cierta tradición de oposición al proyecto, las voces críticas se han manifestado de manera más dispersa y discontinua, y sin que esto suponga una movilización masiva de las comunidades que podrían ser afectadas. A pesar de ello, algunos integrantes de las mismas junto a pescadores y organizaciones que apoyan la lucha, intentan mantener la denuncia sobre este proyecto, en condiciones muy desfavorables, dadas las dimensiones de la crisis económica y política que atraviesa actualmente el país.

Otras actividades económicas involucradas


• Exploración y extracción de petróleo y gas • Infraestructuras de transporte (carreteras, vías férreas, oleoductos y gaseoductos, canales, etc.) • Pesca • Turismo

Commodities o recursos naturales involucrados


• Petróleo • Aluminio • Bauxita • Hierro • Pesca • Oro

Resumen y descripción del proyecto


En el marco de los proyectos de integración regional vía construcción de infraestructuras (léase COSIPLAN-IIRSA), la península de Araya representa la fachada marítima que tendrá Venezuela para la comercialización de petróleo y otros minerales, orientados principalmente al continente asiático, así como el área del Caribe, demás países de Latinoamérica y otras parte del mundo (Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, 2017; Noticiero Digital, 2012). De ahí que se busque impulsar desde hace varios años la construcción de diversas infraestructuras, como el Puerto de aguas profundas (el primero en el área del Caribe), el Astillero Nororiental y el Terminal de crudos (AVN, 2010), que se conectarían a través de vías de transporte con la producción que se desarrolla más al sur del país (como la Faja Petrolífera del Orinoco, CVG, entre otras). En 2012, el presidente Hugo Chávez anunciaba que el proyecto del puerto de aguas profundas tenía prioridad 1 para el plan de desarrollo socialista 2013-2019 (Tu Karma TV, 2012). A la fecha no se ha iniciado su construcción, determinándose su ubicación en Punta Barrigón (http://aroundguides.com/19642610/Map) (Teran Mantovani, 2016), aunque se habían planteado anteriormente otros puntos de ubicación como Manicuare (Consultores UCAB, 2015) y Punta Colorada (a la altura de la empresa salinera) (ABN, 2009). El objetivo central de dicho puerto sería el arribo y salida de grandes buques para el trasporte de Petróleo y otros tipos de materiales de índole industrial (Pueblo de Manicuare, 2013; Ruptura, 2012), planteándose una capacidad de almacenaje de más de 20 millones de barriles (Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, 2017). En mayo de 2017 se anunciaba el re-impulso del desarrollo de la infraestructura y equipamiento del puerto, de la mano de la inversión china y en el marco de los planes para aumentar la producción en la Faja Petrolífera del Orinoco (desarrollo de las empresas mixtas Petrozumano y Petrosinovensa) (Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, 2017). En relación al Astillero Nororiental o Astillero del Alba, la obra surgió a partir de un acuerdo de cooperación suscrito en Caracas en 2008 por el presidente Chávez y su homólogo brasileño, Luis Inácio Lula da Silva (AVN, 2010). La construcción se había planteado a cargo del Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo y sería edificada a través del acuerdo suscrito por Petróleos de Venezuela (Pdvsa) Naval y la empresa brasileña Andrade Gutiérrez. Su fin es la fabricación y reparación de embarcaciones petroleras con capacidad para 400 mil toneladas de peso muerto, que surtirían crudo al mercado asiático (AVN, 2010). Se ha registrado movimiento de tierras y la colocación de materiales para su construcción, y estaría ubicado en Peñas Negras, cercano a la población de Taguapire (ABN, 2009; Pueblo de Manicuare, 2013). Aunque la obra registra un avance del 30%, esta ha tenido permanentes retrasos y en la actualidad se encuentra paralizada, luego que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (Bndes) suspendiera de forma indefinida el financiamiento acordado, debido a que Andrade Gutiérrez es una de las empresas investigadas en relación a los esquemas de corrupción del caso “Lava Jato” en Brasil (Connectas, 2017). A esto se suma las enormes dificultades de PDVSA para asumir dichas inversiones, debido a sus actuales problemas económicos. Para el astillero fue permisada la construcción de una cantera (a cargo de PDVSA Naval) para extraer caliza y fabricar cemento para iniciar la construcción de los diques. La ubicación de la misma sería entre las poblaciones de Caimancito y Taguapire. El proyecto se encontraba paralizado en 2016 debido a la falta de agua, ya que los dos embalses que alimentan los estados Sucre y Nueva Esparta estaban en sus niveles más críticos (Teran Mantovani, 2016). En relación al terminal de crudos, el anterior alcalde del municipio Cruz Salmerón Acosta, Wilfredo Rivera, apuntó que el proyecto requeriría una inversión estimada en 500 millones US$ y estará provisto de una tubería que transportará el petróleo de la Faja del Orinoco (sur de Anzoátegui) hacia la Península de Araya (ABN, 2009). Se ha hecho referencia a otras iniciativas en la zona, como una camaronera en Puerto Torito y una línea ferroviaria que iría desde la zona industrial de Matanzas (donde se encuentran las empresas básicas de la CVG) hasta la península de Araya (ABN, 2009).

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


• Andrade Gutiérrez http://www.andradegutierrez.com/ (astillero). • Incostas http://www.incostas.com/wordpress/

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• PDVSA Naval - Petróleos de Venezuela S.A. • Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos INEA http://www.inea.gob.ve/ • Ministerio del Poder Popular para el Transporte y Obras Públicas • Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo • Asamblea Nacional • Instituto Nacional de Pesca • Alcaldía del municipio Cruz Salmerón Acosta

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


En 2005 se anunciaba que el estudio de análisis de ubicación del puerto de aguas profundas sería financiado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) (Alia2, 2004). Para el proyecto de la construcción del astillero se cuenta con el financiamiento del Banco de Desarrollo de Brasil (BDS), aunque este organismo suspendió posteriormente de forma indefinida el financiamiento.

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


IIRSA anunciaba en 2002 que la inversión total para la construcción del puertos de aguas profundas era de 1.200 millones US$ (con una preinversión de 500 millones US$) (IIRSA, 2002). En un estudio de Consultores UCAB 2015, se habla de una cifra menor, 620 millones US$ (Consultores UCAB, 2015). En relación al Astillero, se ha señalado en 2010 un costo general de unos 1.292 millones US$ (AVN, 2010).

Estatus actual del Proyecto


Planificado y siendo ejecutado con notables irregularidades e interrupciones

Población afectada


En principio las poblaciones afectadas son básicamente las del municipio Cruz Salmerón Acosta, que según el censo 2011 totalizan 34.936 personas (INE, n.d.). Sin embargo, el impacto potencial es mucho más amplio tomando en cuenta afectaciones ambientales en los mares y sus ecosistemas, sea por los flujos de contaminación hacia otras áreas o bien por la sensible merma de la población de peces de toda la zona.

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


El debate sobre la construcción de este puerto de aguas profundas suma unos 20 años. Data de 1997 el Manifiesto de Guacaparo, suscrito aproximadamente por 5.000 personas en defensa de la integridad biótica del Golfo de Cariaco (Provea, 2003). El conflicto se relanza con el anuncio en 2002 por parte del presidente Chávez de la construcción de dicho puerto. En 2014, las comunidades descubren grandes cavernas de mármol en Araya y advierten el interés del Astillero en esta roca y en la piedra caliza que abunda en la zona, lo que los hace activar las alertas (Teran Mantovani, 2016).

Cronología y detalles de las movilizaciones


Desde fines de los años 90 hasta la actualidad, una serie diversa de grupos, actores e individualidades se han pronunciado contra el proyecto. De 1997 es el Manifiesto de Guacaparo, una declaración colectiva en defensa de la integridad biótica del Golfo de Cariaco suscrito aproximadamente por 5.000 personas (Provea, 2003) y que representa una de las primeras manifestaciones en contra de un proyecto como este. Una segunda fase del conflicto se produce luego de que el presidente Chávez anunciara la construcción del puerto de aguas profundas en Manicuare. Varias declaraciones de pescadores señalan por la potencial afectación de los ecosistemas del Golfo de Cariaco y de la actividad pesquera en la zona (Noticiero Digital, 2012). A su vez, existen desde 2002 varios manifiestos colectivos en los cuales están involucrados integrantes de las comunidades, académicos y grupos ambientalistas en los cuáles describen las amenazas del proyecto y plantan su rechazo y resistencia al mismo (Centinelas para la Defensa mejora y protección de la calidad del Golfo de Cariaco, 2002; Comité Pro Defensa de la Comunidad de Manicuare, 2008). En 2005, varios de estos grupos envían una carta a la Defensoría del Pueblo solicitando irreductiblemente que se evite llevar adelante el puerto en el Golfo de Cariaco (Salazar, 2005). En la actualidad, se desarrolla una tercera fase del conflicto mucho menos vigorosa que las anteriores, con declaraciones y denuncias muy dispersas de algunos integrantes de las comunidades –destacando el rol de la comunidad de Caimancito– apoyadas por algunas organizaciones sociales, ambientalistas y grupos de pescadores. La lidereza social Cruz Mariela Salazar denuncia que las comunidades no han sido consultadas para la realización de estos proyectos, que se han realizado a espaldas de estas y que ni siquiera hay estudios de impacto ambiental (Ruptura, 2013). En 2012 se publica el Manifiesto de Manicuare, nuevamente y siguiendo la línea de las viejas declaraciones, en rechazo contundente al proyecto, y convocan a movilizaciones y una serie de actividades en la península de Araya, solicitando apoyo de organizaciones para impulsar una campaña a nivel nacional, y el forjamiento de documentaciones jurídicas y científicas para sustentar sus denuncias y evitar la realización del proyecto (Pueblo de Manicuare, 2013). Del conjunto de comunidades y organizaciones sociales que han participado históricamente en esta lucha se pueden destacar, además de la comunidad de Caimancito, la Federación de Pescadores del estado Sucre, la Federación de Organizaciones y Juntas Ambientalistas de Venezuela (FORJA), la Sociedad Venezolana de Espeleología, la Sociedad Conservacionista del Estado Sucre, organización Ruptura, La Guarura, Académicos de la Universidad de Oriente (UDO), Centinelas Ambientalistas de la Patria-Mirandista-Bolivariana, Escuadras Ecológicas de Carúpano y de Irapa, Fundación Prodesarrollo de las Ciencias del Mar (FundeMar) o el Comité Pro Defensa de la Comunidad de Manicuare. La vocera Salazar anuncia que lucharán con todo para que la voz de las comunidades sea tomada en cuenta, y se rehúsan a perder sus espacios de lucha y ambientales (Ruptura, 2013).

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Una de las principales demandas ha sido o bien, evitar la realización de este puerto, o plantear su ubicación en zonas donde genere el menor impacto posible. Una consigna fue registrada en los manifiestos, respecto a Manicuare: “Este pueblo era hermoso hasta que llego PDVSA” (Pueblo de Manicuare, 2013). Un claro lenguaje de valoración alternativo fue registrado cuando afirmaban que para la comunidad es más importante su pesca, que pueda permanecer por miles de años y que las generaciones futuras se puedan alimentar, a tener desarrollos complejos, que lo que hacen es acabar con el ambiente solo para que un grupo se enriquezca (Ruptura, 2013). Ambientalistas han apelado a los derechos consagrados en la Constitución Bolivariana de 1999: los derechos ambientales y el principio de sustentabilidad, lo cual obliga al Estado a impulsar una dimensión ecologista cuando se trata de la búsqueda de la justicia, equidad, solidaridad, libertad y de democracia (Salazar, 2005).

Intensidad del conflicto


baja (con alguna organización local). Tiene tendencia a la latencia

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Los ecosistemas de la zona son frágiles y representan un espacio de biodiversidad marina sumamente importante para el país, dado que es un centro de desove de la mayoría de las especies marinas que circulan en el mar Caribe, especialmente de la sardina. Los impactos aumentan cuando la intervención ambiental se produce en sistemas semi-cerrados como lo es el Golfo de Cariaco, e incluyen la depredación de los recursos acuáticos vivos y el desgaste de la cantidad y calidad alimentaria de las aguas (Noticiero Digital, 2012; Salazar, 2005). En la fase de construcción del puerto, actividades como los dragados pueden causar alteraciones definitivas y traumáticas de los fondos marinos. Inaugurada la instalación, se produciría la invasión de especies exógenas, como resultado del vertido de aguas de lastre; acumulación de desechos de buques, muchas veces con sustancias desconocidas; derrames petroleros; alteraciones continuas en los niveles de calidad de agua, aire y suelos; y una urbanización acelerada (OEA, 2007). Se ha denunciado también que la rehabilitación camaronera podría traer de vuelta las consecuencias pasadas, dado que esta industria vertía sus desechos químicos al golfo alejando la pesca por años (Pueblo de Manicuare, 2013). Otro de los impactos señalados es la deforestación y destrucción de las plantas autóctonas, y la amenaza de desaparición de especies. Se reforzaría la desertización, influyendo al mismo tiempo en el período de lluvias; y se produciría una alteración de los paisajes, con ruido, polvo, contaminación del aire y tráfico. Voceros de las comunidades han denunciado que la cantera ha sido permisada en un área que posee la vegetación más copiosa del municipio y que está cerca de las montañas que colindan con el Golfo de Cariaco (OEA, 2007; Ruptura, 2013). Otro potencial impacto ambiental señalado es que, la situación de escasez o insuficiencia del agua en la zona, se vería agravado dado que buena parte de ella sería conducida hasta el astillero, sumado al crecimiento de la población por la migración laboral (Pueblo de Manicuare, 2013).

Impactos en la salud


Riesgos potenciales a diverso tipos de enfermedades provocadas por la exposición a desechos industriales u otras sustancias riesgosas para la salud; nuevas enfermedades que arriban y se reproducen por los cambios sociales que se producen con la introducción del puerto, la llegada de nuevos trabajadores o la migración general que se produciría en la zona; peligro de accidentes; potencial aumento de la violencia propio de los procesos de modernización de los territorios, urbanización y el aumento de la circulación monetaria en la región.

Impactos socio-económicos y culturales


Pescadores, pobladores y ambientalistas han advertido que la pesca artesanal será dramáticamente afectada (Pueblo de Manicuare, 2013) y por tanto, medios de vida, formas de soberanía alimentaria regional y tradiciones culturales y económicas. Los progresivos daños ambientales también afectarán al turismo en la zona. Voceros de la comunidad señalan que la salina está siendo gestionada con negligencia y que esto se encuentra vinculado a la intención de imponer el proyecto del puerto. Todos estos factores unidos tendrán un notable impacto social en la región, creando un número importante de población laboralmente desocupada, presionando a la migración de centenares de trabajadores hacia el puerto de aguas profundas y provocando en general dependencia social a esta infraestructura. Ya se ha denunciado que las discontinuidades e irregularidades en las obras han generado despidos de personal en las mismas, lo que contrasta con la promesa de miles de empleos directos e indirectos ofrecidos como beneficio y ‘progreso’ de estos proyectos. Además, la situación social también desmiente los cambios prometidos por la supuesta inversión social que sería impulsada en la zona (Connectas, 2017). Cálculos de la comunidad indican que la migración podría superar las 25.000 personas lo cual generará un muy gran impacto demográfico en la región (Ruptura, 2013). También se señala un incremento del costo de la vida (OEA, 2007) y un impacto a las viviendas de los habitantes debido a las nuevas construcciones, como ya ha ocurrido con pescadores quienes les han derrumbado sus rancherías, mientas que la empresa que construye el astillero se ha negado a indemnizarlos (Teran Mantovani, 2016).

Resultados y respuestas ante el conflicto


Buena parte del proyecto no ha avanzado, por diversas razones, una de ellas las severas dificultades económicas y políticas que vive Venezuela. Sin embargo, aunque los reclamos y denuncias contra este proyecto tienen alrededor de 20 años, muy poco han sido tomados en cuenta. La ubicación del puerto ha sido replanteada en la medida en la que se dejó de hablar de Manicuare, en pleno Golfo de Cariaco y se ha propuesto la zona de Punta Barriga, en las afueras del mismo. Esto, no obstante, no deja de generar los impactos socio-ambientales descritos en todas las fases y propuestas del proyecto para la península de Araya. Mientras tanto, una forma tradicional de negociar el avance de esta iniciativa de “desarrollo” con las comunidades, ha sido prometer mejorías y progreso a partir de su implementación, lo cual no ha sido la excepción en este caso. A través de medios de comunicación oficiales, el Gobierno nacional plantea que los habitantes de Araya están a favor de este desarrollo petrolero planteado en la zona (AVN, 2010). En la medida en la que la comunidad no siente el impacto socio-ambiental de su realización, se dificulta el crecimiento y formación de una movilización social que pueda poner freno a la construcción de este puerto. A pesar de ello, importantes voceros comunitarios y pescadores que ven amenazados sus medios de vida, continúan con el intento de movilización social y resistencia al proyecto. El Gobierno nacional nuevamente ha planteado el impulso del proyecto en 2017, ahora de la mano del capital chino. Este proyecto sería crucial para potenciar un posible aumento de las cuotas de extracción en la Faja Petrolífera del Orinoco, así como la expansión del proyecto del Arco Minero del Orinoco. Estas razones aumentan las probabilidades del intento de implantación e imposición de estas infraestructuras en la península de Araya.

Alternativas propuestas


Ambientalistas proponen que el Golfo de Cariaco debe ser un gran núcleo pesquero, en su expresión recolectora artesanal tradicional y en su expresión acuacultural; turístico y recreativo; deportivo; y científico-educativo (Salazar, 2005).

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


No (pero algunas demandas fueron atendidas)

Explique por qué


El proyecto sigue en pie, aunque en muchas de las iniciativas no hay avances. El sitio de ubicación anunciado para el puerto aparece ahora en Punta Barriga, en las afueras del Golfo de Cariaco. El cambio de locación del puerto ha sido una de las demandas histórica de algunos de los actores involucrados en el conflicto. Sin embargo, no hay estudios de impacto ambiental y las consultas a las comunidades para realizar este proyecto han sido escasas y determinadas por promesas de progreso económico muy difíciles de sostener. En estas condiciones el conflicto está en un stand by, y las condiciones para las luchas y resistencias por parte de la población de la península a la fecha son inciertas. El relanzamiento del Gobierno nacional hacia las nuevas fronteras de la extracción le otorga una más alta valoración económica al proyecto y perfila su probable re-impulso cuando la situación política y económica se estabilizara en el país.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

  • Link: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
  • MINCI

  • Link: Ley Orgánica del ambiente
  • Scribd

  • Link: Ley Penal del Ambiente - 2012
  • derechos.org

  • Link: Ley de aguas – 2007
  • www.uc.edu.ve

  • Link: Decreto Presidencial No. 2.237, mediante el cual se crea, con carácter temporal, una Comisión Presidencial que tendrá por objeto realizar estudio y evaluación técnica de las actividades tendientes a concretar el Proyecto para la Construcción del Puerto de Aguas Profundas en la Península de Araya, Estado Sucre.
  • Gaceta Oficial No. 37.600. 30-12-2002.

    Artículos

  • Link: Construcción de astillero generará 3 mil empleos en Araya Contribuyentes Blogs colaboradores Sitios Oficiales de la FANB Webs amigas
  • ABN. (2009)

  • Link: Venezuela podrá contar a futuro con un puerto de aguas profundas.
  • Alia2.(2004)

  • Link: Arayeros se organizan alrededor de construcción del Astillero del Alba en la península.
  • AVN.(2010)

  • Link: Manifiesto en defensa de la integridad bioproductiva del Golfo de Cariaco.
  • Centinelas para la Defensa mejora y protección de la calidad del Golfo de Cariaco.(2002)

  • Link: ¡No al puerto de aguas profundas dentro del golfo de cariaco!
  • Comité Pro Defensa de la Comunidad de Manicuare.(2008).

  • Link: Tormenta en el astillero: Una fábrica de buques que nunca zarparon. Efecto Cocuyo
  • Connectas (2017)

  • Link: Procesos de identificación, clasificación y evaluación de proyectos de infraestructura en Venezuela a ser desarrollados bajo esquemas APP.
  • Consultores UCAB. (2015)

  • Link: Visión y Situación de Negocios Preliminares de Venezuela.
  • IIRSA. (2002)

  • Link: Resultados por Entidad Federal y Municipio del Estado Sucre.
  • INE. (n.d.).

  • Link: Puerto de aguas profundas en Araya está en planificación desde 2002
  • Noticiero Digital. (2012)

  • Link: Venezuela y China suscribieron acuerdos para la producción conjunta de crudo
  • Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno (2017)

  • Link: I Conferencia Hemisferica sobre protección ambiental portuaria de la comisión interamericana de puertos.
  • OEA. (2007)

  • Link: Derechos a un ambiente sano. Informe 2003. Semestral (Vol. 40)
  • Provea. (2003)

  • Link: Manifiesto de Manicuare: Rescatemos la Península de Araya.
  • Pueblo de Manicuare. (2013)

  • Link: Araya: Chávez ejecuta planes enmarcados dentro del alca ( IIRSA ) y coloca nuestros recursos naturales al servicio del gran capital.
  • Ruptura. (2012)

  • Link: Defensa del Golfo de Cariaco (Patrimonio Natural de la Humanidad
  • Salazar, Z. (2005)

  • Link: Entrevista a Cruz Mariela Salazar.
  • Teran Mantovani, E. (2016)

    Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Emiliano Teran Mantovani - Observatorio de Ecología Política

    Última fecha de actualización de esta ficha


    16-07-2017