Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

Afectación de los pueblos Yek’wana y Sanemá por minería ilegal en el río Caura

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Extracción Minera

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Alta contaminación con mercurio en el alto Caura a raíz de la minería ilegal de oro, lo cual genera un severo daño socio-ambiental en los indígenas que habitan la zona. Se generan fuertes resistencias y algunas movilizaciones.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1016

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

03/2006

UBICACIÓN:

Zona alta del río Caura, municipio Sucre, estado Bolívar



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


El río Caura ubicado en el municipio Sucre del estado Bolívar, está dividido en dos zonas, Bajo y Alto Caura (esta última más al sur del país). Estas dos áreas las divide el Salto Pará. Es en la zona del Alto Caura donde se encuentran los campamentos de minería ilegal más críticos. Actualmente los focos mineros principales están en el río Yuduwani, impactando comunidades indígenas como Surapire, Tadakwaña, Ayawaña, El Palmar, Juwutunña o Santa María de Erebato, ubicadas aguas arriba y aguas debajo del área de influencia señalada (Guzmán, 2012a); y en Fijiriña donde las comunidades más cercanas son El Playón, Kuyuwi y Entre Ríos (Vitti, 2016).

Área del proyecto


No se encontró una medida exacta del área impactada y donde se desenvuelve el conflicto. El investigador de la Universidad Nacional Experimental de Guayana Jorge Paolini Ruiz y el Doctor de la Universidad Politécnica de Cataluña José Juan de Felipe señalaban un estudio de 2010 que indica que se habría devastado alrededor de 3.000 hectáreas en la parte alta de la cuenca del Caura (Paolini y De Felipe, 2011). Sin embargo, en agosto de 2010, quien fuera ministro del ambiente, Alejandro Hitcher, planteó que el daño en dicha cuenca debido a la actividad minera ilegal ronda las 25.000 hectáreas (Zerpa, 2011). Dado el vertiginoso crecimiento de la actividad en la zona, es muy probable que estas cifras se sigan incrementando sostenidamente.

Tipo de población


Indígena

Resumen del caso


El avance de la minería ilegal, principalmente en la parte alta de la cuenca del río Caura, ha afectado notablemente tanto a sus delicados ecosistemas como a los pueblos indígenas que allí residen: yek’wana, sanemá y hoti. La cuenca del Caura es el mayor paraíso natural de selva en el territorio venezolano, una zona de bosques considerada la más virgen de América Latina, con un importante reservorio de agua y una gran biodiversidad. La flora incluye 17% de las especies conocidas en el país, más de 32% de la fauna reportada y el 88, 3% de las plantas endémicas de la Guayana venezolana (Aymard et. Al., 2011). Además, se encuentra actualmente dentro de la figura de Parque Nacional, en la cual está excluida en su totalidad la minería. Los pueblos indígenas que allí residen y que han gestionado sus territorios en armonía con la naturaleza –sobre todo los del Alto Caura–, están sufriendo la contaminación de sus aguas por mercurio, pérdida de biodiversidad, la merma de sus medios de vida, pérdida de sus tradiciones culturales, corrupción y violencia a raíz de la expansión de esta actividad extractiva. Diversas declaraciones, manifestaciones y movilizaciones han sido realizadas por estos pueblos organizados, no sólo para denunciar este fenómeno y exigir al Estado su solución, sino también para reivindicar el respeto por sus tierras ancestrales y por el cumplimiento de sus derechos constitucionales. Los variados intentos por frenar la actividad minera ilícita han fracasado hasta la fecha, motivado a la ausencia o inconsistencia de políticas públicas, corrupción y el notable auge de este flagelo en la zona y en general en los estados Bolívar y Amazonas. La oficialización del mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco en febrero de 2016 y la declaratoria de la cuenca del Caura como parte del Parque Nacional Caura en marzo de 2017 aparecen como nuevos desafíos para estas comunidades originarias. Los pueblos indígenas han declarado que se mantendrán movilizados y en resistencia ante el avance de estas amenazas en sus territorios.

Otras actividades económicas involucradas


* Extracción maderera

Commodities o recursos naturales involucrados


Oro

Resumen y descripción del proyecto


El principal detonante de este conflicto no es un proyecto formal sino el auge de la minería ilegal. Los indígenas de la zona señalan que este tipo de minería comenzó en 2002, pero empieza a agudizarse a partir de 2006 (Vitti, 2016). En 2012, la organización Kuyujani afirmaba que unos 500 mineros venezolanos, guayaneses, brasileros y colombianos y más de 30 máquinas operaban en el río Yuduwani (García, 2012). En septiembre de 2013, el capitán general indígena de la cuenca del Caura, Cayetano Pérez, planteó la cifra de unos 3000 mineros ilegales operando en la parte Alta del Caura (CIEV, 2016b). Estas cifras podrían haber aumentado en los últimos años. Los mineros venezolanos que ocupan la zona comenzaron a migrar al Caura desde Sifontes y El Dorado. Se recurre a la técnica aluvional y es posible encontrar equipo hidráulico y bombas de 13 HP de potencia, que son de gasolina (Vitti, 2016). Según el director del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV), Alejandro Lanz, grupos armados controlan la actividad minera en el Alto Caura (Provea, 2014). Redes de corrupción se conforman para que esta actividad funcione. Kuyujani (2015) hace referencia al involucramiento de sectores militares corruptos en la actividad de la minería ilegal, señalando el cobro de vacunas a los bienes y gasolina que circulan por la zona. También se ha señalado la presencia de algunos indígenas en esta actividad. De acuerdo a Luis Sosa Silva, dueño del campamento turístico Las Cocuizas, sobre el río Caura, estos podrían estar trabajando para los mineros (Boccalon, 2015).

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


No aplica

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


* Fuerza Armada Nacional Bolivariana, los cuáles han impulsado varios planes para la erradicación de la minería ilegal en estos territorios: el Plan Piar, en 2003; que se transformó en la Misión Piar, en 2005; el Plan de Reconversión Minera, en 2006; el Plan Caura, de 2010, y por último la Comisión Presidencial para la Protección del Desarrollo y Promoción Integral de la Actividad Minera en la Región Guayana, creada en 2014 * Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas * Ministerios del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas. Dirección estatal de Bolívar * Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico * Gobernación del estado Bolívar * Alcaldía del municipio Sucre del estado Bolívar

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


No aplica

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


Desconocido

Estatus actual del Proyecto


Operando

Población afectada


Pueblos indígenas yek’wana y sanemá en la cuenca del Alto Caura. También el pueblo hoti es afectado por la minería ilegal de oro, aunque sus pronunciamientos son escasos. De acuerdo al censo de 2011, la población yek’wana llega a 7.997 personas, la sanemá a 1.444 y los hoti suman 982 integrantes, lo que suma un total de 10.423 personas (INE, 2011).

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


La organización Kuyujani (2015) plantea que a partir de 2006 comenzó a producirse y hacerse sentir una invasión minera en la cuenca del río Caura, con nefastas consecuencias para los indígenas que allí hacen vida. Esto motivó el inicio de una serie de movilizaciones por parte de los indígenas para tratar de contrarrestar el problema.

Cronología y detalles de las movilizaciones


Las movilizaciones han sido encabezadas principalmente por la Organización Indígena Kuyujani, la cual ha sido acompañada de la Fundación Indígena Medewadi; el Foro Permanente Binacional Yanomami Ye’kwana, el cual es un espacio de propuestas de construcción y acciones conjuntas que reúne nueve asociaciones indígenas de estos pueblos y seis organizaciones aliadas de la sociedad civil; el Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV); la Fundación la Salle; la Organización indígena Kapé Kapé; Provea; así como diversos investigadores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg). Entre las diversas formas en las cuales se han producido estas movilizaciones se pueden contar protestas en el Caura, en la que se registra incluso protestas de comunidades no indígenas “criollas” del bajo Caura, tanto de Maripa, Jabillar y Trincheras, también cansados de los atropellos de mineros y militares (Kuyujani, 2015). Kuyujani ha difundido numerosos comunicados sentando posición respecto al problema de la minería ilegal, y haciendo un alerta ante el rápido avance de la actividad en la zona. Se conforman espacios de articulación binacional entre los los yanomami y yek’wana de Venezuela y Brasil tales como foros, en los cuales se producen pronunciamientos y estrategias conjuntas ante las problemáticas que padecen. La organización Kuyujani también ha gestionado un estudio epidemiológico para detectar niveles de mercurio en el cuerpo de los indígenas de la zona, de la mano de la Fundación La Salle, la Universidad de Oriente y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre. A su vez, los indígenas han conformado autodefensas no armadas y ‘oficinas de seguridad’ para monitorear sus territorios ante la creciente presencia de mineros y grupos irregulares.

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Es posible registrar una narrativa y valoración propia por parte de los indígenas del Caura. Los yanomami y yek’wana de Venezuela y Brasil se unen y declaran estar “juntos para proteger el bosque” (Komi yamakini Urihi yama la noamai) (Instituto Socioambiental de Brasil, 2014) y reivindican la unidad de los pueblos como alternativa real para el Buen Vivir y Vivir Bien (Kuyujani, 2014). Kuyujani plantea: “Yaajö Sawedi, nos dijo que cuidáramos a Atukaadoda (hierro), Adeumoiyana (agua), Enuujukuñamana (aire) como él los cuidó” (Vitti, 2016). Kuyujani expone que la tierra es fundamental para el pueblo ye´kwana y sanemá, pues es donde nace su patrimonio cultural: educación propia, la cultura y garantiza nuestra seguridad alimentaria, la de nuestros hijos y futuras generaciones. El presidente de Medewadi, Ramón Tomedes, dice que a raíz de la minería ilegal, poco a poco hay un “genocidio” de indígenas (García, 2013). La organización Kuyujani reconoce el derecho al trabajo, pero rechaza la actividad minera independientemente de que algunos pobladores locales participen en ella, dados los terribles efectos que provoca (2015). El cacique general Cayetano Pérez afirma que “La minería no es nuestro trabajo. Wanadi nos está viendo desde arriba, estamos haciendo maldad, maltratando a nuestros compañeros. Yo no puedo maltratar mi tierra porque eso pertenece a mis nietos. Ellos van a sufrir” (Vitti, 2016). Kuyujani reivindica “el derecho que todos tenemos de contar con un ambiente sano, agua limpia, seguridad, tranquilidad y a una vida en armonía que tenemos los yek’wana y sanemá que allí vivimos” (Guzmán, 2008). Entre las peticiones formuladas frecuentemente por estos pueblos indígenas se cuentan el desalojo definitivo de los mineros y el reconocimiento de sus derechos sobre los hábitats que ocupan de manera ancestral y tradicional (Servindi, 2015). Plantean que, desde el año 2002 48 comunidades de los pueblos sanemá y yekwana exigen la titularidad de 4 millones de hectáreas en la cuenca del Río Caura, según han solicitado legalmente a la Comisión Nacional de Tierras Indígenas. El CIEV solicita a la Fuerza Armada Bolivariana que active operativos especiales para erradicar la minería ilegal instalada en el Alto Caura, al tiempo que demanda que se ejecuten controles efectivos en la cuenca baja Maripa-Jabillal, por donde se trasladan todos los insumos y mineros que hacen posible la operatividad de la actividad aurífera, aguas arriba (CIEV, 2017). Kuyujani (2014) declara que han decidido ejercer su "libre determinación, como homenaje a la lucha histórica de nuestro antepasado por la vida y los pueblos, la supervivencia de nuestra cultura y tradiciones así como la protección de nuestra madre tierra" y que seguirán luchando con la estrategia de la hormiga del bosque: no saliendo “a fuera de nuestros territorios” sino más hacia adentro.

Intensidad del conflicto


Alta (con movilizaciones masivas - amplia difusión mediática - violencia y arrestos) con fluctuaciones a intensidad media

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


El avance de la minería esta incrementando notablemente la deforestación, lo cual es visible en los diversos manchones que pueden observarse en las imágenes satelitales a lo largo del río Caura. Esto va de la mano con una creciente pérdida de biodivesidad en la zona. El uso de mercurio implica una grave contaminación de los suelos, las aguas y de la fauna e ictiofauna. El consumo humano de peces contaminados amplía las consecuencias en la cadena trófica. La gran remoción de sedimentos también genera perturbación de las aguas del río. Se registra a su vez la degradación del paisaje de una de las regiones más prístinas de todo el país.

Impactos en la salud


Un estudio solicitado por Kuyujani a la Fundación La Salle, la Universidad de Oriente y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, arrojó que el 92% de las mujeres indígenas examinadas están contaminadas con mercurio a niveles muy superiores a los establecidos por la OMS (Guzmán, 2012a). La dieta alimenticia de los pueblos indígenas del Caura se basa en buena medida en varias especies de peces. Estudios han arrojado alta contaminación de peces por mercurio, haciendo que los indígenas se plantearan que solo se podían comer una vez a la semana o cada diez días (Ibíd.). Se ha reportado el fallecimiento de personas en las comunidades indígenas en “circunstancias extrañas” y se han reportado nacimientos de niños con signos de deformaciones congénitas (Maffia, 2014). Alejandro Lanz del CIEV ha hecho referencia a infecciones de VIH en indígenas yek’wana y sanemá, con decesos (CIEV, 2016a), lo cual podría estar vinculado a la llegada de mineros a la zona. A su vez se he registrado un aumento de la malaria, muy vinculado a la actividad minera (Guzmán, 2012b). Desde principios de 2017 se registra un brote de paludismo (también provocado en buena medida por esta actividad extractiva), siendo que no se ha prestado la atención médica necesaria, ni se han realizado las jornadas de abatización para prevenir una mayor propagación de la enfermedad (Notitotal, 2017).

Impactos socio-económicos y culturales


Habitantes de las comunidades indígenas han reportado varias agresiones por parte de los grupos irregulares que se encuentran practicando la minería en la zona. Mayraleno Cortés, quien fuera coordinador de Kuyujani, afirmó que en Maripa comenzaron a perseguir a los líderes indígenas por denunciar el crecimiento de la actividad minera (Vitti, 2016). Kuyujani indica que a partir de la aplicación de uno de los planes estatales-militares contra la minería ilegal, el Plan Caura en 2010, la situación de esta actividad ilícita se ha fortalecido (Ciev, 2016b; Provea, 2014). Medewadi denuncia el aumento de agresiones y abusos militares a los indígenas además de advertir el aumento del tráfico de combustible y la presencia de mineros en la zona (García, 2013). Kuyujani y Medewadi denuncian que en la actualidad existe neo-esclavitud sobre los indígenas sanemá, ejercida tanto por los mineros como por los militares pues son utilizados para cargar tambores de gasolina, suministros, equipaje y alimentos para los mineros (Ciev, 2016b; Maffia, 2013). El crecimiento de la minería tiene también efectos culturales en la medida en la que trastoca los valores compartidos de los indígenas, sobre todo de los jóvenes, que se ven seducidos por las rápidas ‘recompensas económicas’ y los modos de consumo vinculados a esta actividad. Esto también va produciendo mayores divisiones y conflictos internos en las comunidades (García, 2017). En las zonas donde se construyen campamentos mineros, como en El Playón, proliferan fenómenos como el alcoholismo y la prostitución. También se ha mencionado cómo la minería ha sido una de las causantes de la disminución del turismo en el Caura (Avavit, 2016).

Resultados y respuestas ante el conflicto


Los varios planes propuestos por el Gobierno Nacional para erradicar la minería ilegal han fracasado estrepitosamente. Los indígenas organizados del Caura continúan produciendo declaraciones llamando la atención del Gobierno Nacional. A juicio de Kuyujani, hay una falta de autoridad en la zona, no se respeta el reglamento de uso de la cuenca del Caura, pero sobre todo no se ha demarcado y entregado sus tierras (Guzmán, 2010), lo que ha producido estos resultados actuales, que siguen empeorándose. El Gobierno nacional ha afrontado las disputas territoriales y problemas sociales en esta zona a partir del conjunto de políticas que se producen alrededor del mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco. Dicho proyecto, que implica una serie de iniciativas mineras dentro de una enorme extensión de 111.846 kms2 (12% del territorio nacional) -incluyendo la zona norte del municipio Sucre-, se oficializa con el decreto 2.248 del 24 de febrero de 2016, creándose como una Zona de Desarrollo Estratégico Nacional (Gaceta Oficial No. 40.855, 2016). Los impactos de estos proyectos de mega-minería a cielo abierto, lejos de solventar las preocupantes tendencias de degradación socio-ambiental que se desarrollan en el Caura, podrían empeorarla (Teran Mantovani, 2016). El 21 de Marzo de 2017, por disposición presidencial fue decretada la creación el Parque Nacional Caura, con el objetivo manifiesto de proteger, recuperar y vigilar estos territorios de importantes ecosistemas donde habitan varios pueblos indígenas, y fortalecer el ejercicio de la soberanía nacional (Gaceta Oficial No. 41.118, 2017). La nueva área protegida no sólo comprenderá una parte del municipio Sucre, sino también los municipios Cedeño y Angostura, en el estado de Bolívar; y Manapiare, en el estado de Amazonas. Además, se extiende sobre siete áreas pre-existentes: la Reserva Forestal Caura, el Parque Nacional Jaua-Sarisariñama y los cinco tepuyes declarados monumentos naturales en 1990, que son la Sierra Maigualida, Cerro Ichum, Cerro Guanacoco, Cerro Guaiquinima y Salto Pará. A partir de estas políticas, se han relanzado (por enésima vez) los operativos militares en pro de combatir la minería ilegal. Por ejemplo, a fines de marzo de 2017, efectivos del 532 Batallón de Infantería de Selva “Tte. Alberto Carregal Cruz” Maripa, destruyeron nueve balsas, tres campamentos mineros junto con los equipos que se hallaron en el rio Aro, en los márgenes del municipio Sucre. Se ha declarado que continuarán con los operativos en la zona (Caicara al día, 2017). En la XX Asamblea General Ordinaria de Kuyujani de abril de 2016, los indígenas del Caura se pronunciaron ‘rechazando definitivamente la implementación del Arco Minero en nuestros territorios y hábitats’ (Kuyujani, 2016). El líder de Medewadi, Ramón Tomedes, cuestiona que no se les haya consultado ese decreto, y aseveró que el mismo legalizará la minería en la zona. Acusa al Estado de que no se haya logrado detener este flagelo desde 2006 (Vitti, 2016). Por otro lado, por medio de un comunicado Kuyujani también rechazó la declaración del Parque Nacional Caura, y reclaman que en cambio deberían entregar el título de propiedad de las tierras que por muchos años han reclamado, que ahora hacen parte de esta área protegida (Kuyujani, 2017). Han manifestado que recurrirán a Naciones Unidas y el Derecho Humanitario Internacional ante las deficiencias del sistema de justicia venezolano, aunque el nuevo coordinador electo de Kuyujani, Enjayumi Torres, afirmó en junio de 2017 que “ya que se decretó (la creación del Parque Nacional Caura), queremos participar en el diseño del plan de ordenamiento” (Gutiérrez, 2017). Asdrúbal Sarmiento, miembro de seguridad indígena de la comunidad de Las Pavas, planteó que están dispuestos a luchar con el Gobierno o sin el Gobierno, con el título o sin el título para alcanzar sus exigencias (Vitti, 2016). La muerte de un indígena a manos de mineros en 2013 representa, en palabras de Ramón Tomedes, presidente de Medewadi, el preámbulo a una “bomba de tiempo” que puede estallar en cualquier momento, haciendo que los indígena se rebelen para defenderse y exigir un trato más justo (García, 2013).

Alternativas propuestas


Kuyujani insiste en que las tierras ancestrales de los indígenas yekwana y sanemá han sido manejadas de forma sostenible, y lo mejor es que se titulen las cuatro millones de hectáreas pendientes en la cuenca del Caura.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso? (Si o No)


No

Explique por qué


Las consecuencias socio-ambientales de la minería ilegal han empeorado. El Estado propone como solución un proyecto de mega-minería a cielo abierto que va avanzando diligentemente, de la mano de corporaciones transnacionales. La figura del Parque Nacional Caura apunta a una gestión estatalizada de las tierras, con mayor presencia militar, alejando aún más la complicada posibilidad de titulación de tierras para los yekwana y sanemá.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

  • Link: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
  • MINCI

  • Link: Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas
  • www.cbd.int

  • Link: Decreto Nº 1.045 Reserva Forestal del Caura. 25 de enero de 1968
  • Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 28.541.

  • Link: Decreto N° 2.248. Creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional “Arco Minero del Orinoco”.
  • Gaceta Oficial N° 40.855 del 24 de febrero de 2016.

  • Link: Decreto N-2.767, mediante el cual se crea el Parque Nacional Caura. 21 de marzo de 2017
  • Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 41.118.

    Artículos

  • Link: La Minería ilegal está matando el Turismo en Caura.
  • Avavit (2016)

  • Link: Se muere la cuenca del Caura del Orinoco. Clíax
  • Boccalon, Adriana (2015)

  • Link: Ejercito Bolivariano Vuela campamentos de minería ilegal en margenes del rio Aro para dar paso al parque nacional el Caura.
  • Caicara al día (2017)

  • Link: Epidemia de SIDA está matando indígenas en Guayana
  • Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela CIEV (2016a)

  • Link: Capitanes Indígenas de El Caura advierten la Neo-Esclavitud de muchos hermanos
  • Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela - CIEV (2016b)

  • Link: Muere indígena Sanema por resistirse al robo de su curiara. El Progreso
  • Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela - CIEV (2017)

  • Link: Contaminación Mercurial en las poblaciones indígenas Ye kwana y Sanema de la cuenca del Caura. Ponencia para el foro Contaminación por mercurio en la Guayana Venezolana
  • Cortés M. Mayraleno (2013). Facultad de Ciencias. Universidad Central de Venezuela.

  • Link: Venezuela. El Plan Caura persigue a los indígenas, no a los mineros
  • García, Natalie (2012)

  • Link: Indígenas del Caura esperan cese de abusos castrenses
  • García, Natalie (2013)

  • Link: El Parque Nacional Caura y sus contradicciones. El Nacional.
  • García, Rafael (2017)

  • Link: Venezuela: científicos y pueblos indígenas critican la creación del Parque Nacional Caura. Mongabay.
  • Gutiérrez, Jeanfreddy (2017)

  • Link: Caura amenazada. Ciencia Guayana
  • Guzmán Bigott, Evelyn (2008)

  • Link: Caura. relato de un ecocidio
  • Guzmán Bigott, Evelyn (2010)

  • Link: Presiones sobre pueblos indígenas afectan sostenibilidad de la cuenca del río Caura
  • Guzmán Bigott, Evelyn (2012b)

  • Link: Resultados población indígena. XIV Censo de población y vivienda 2011
  • ​INE (2011)

  • Link: Yanomamis e Ye kwanas de Brasil y Venezuela crean Foro para debatir cuestiones que los afectan
  • Instituto Socioambiental de Brasil (2014)

  • Link: Indígenas del Caura reavivan denuncias contra mineros y militares. Venezuela Awareness
  • Maffia, Carolina (2013)

  • Link: Indígenas reviven preocupación por mineros en la cuenca del Caura. Correo del Caroní
  • Maffia, Carolina (2014)

  • Link: Crecida del Caura afecta comunidades indígenas del sur de Bolívar.
  • Notitotal (2017)

  • Link: Pronunciamiento de los pueblos y comunidades Yekwana y Sanema del Caura ante la sentencia del TSJ sobre proteger los territorios indígenas
  • Organización Indígena de la cuenca del Caura Kuyujani (2014)

  • Link: Comunicado a la opinión pública
  • Organización Indígena de la cuenca del Caura Kuyujani(2015)

  • Link: Pronunciamiento de los pueblos Ye’kwana-Sanemá y pemón de la cuenca del Caura sobre el decreto número 2.248 del “Arco Minero Orinoco”. Laboratorio de Paz.
  • Organización Indígena de la cuenca del Caura Kuyujani(2016)

  • Link: Manifiesto de los yekwana y sanemá ante el decreto del Parque Nacional de Caura.
  • Organización Indígena de la cuenca del Caura Kuyujani(2017)

  • Link: Sobre minería y etnocidio en la zona del Alto Caura. Edo. Bolívar
  • Provea (2014)

  • Link: Indígenas del Caura le dicen No al Arco Minero
  • Radio Noticias Venezuela (2016)

  • Link: Los peligros del Arco Minero del Orinoco: un breve análisis desde la economía ecológica. Alai
  • Teran Mantovani, Emiliano (2016)

  • Link: Minería, sindicatos y Arco Minero del Orinoco, combinación mortal para los indígenas de El Caura. Revista Sic.
  • Vitti, Minerva (2016)

  • Link: El sur de Venezuela también es golpeado y no se le atiende
  • Zerpa, Fabiola (2011)

  • Link: Venezuela. Indígenas retienen a Comandante abusivo y exigen diálogo de alto nivel
  • Servindi (2015)

    Libros_documentos_académicos_y_científicos

  • Link: Análisis fitogeográfico de la flora vascular de la cuenca del río Caura, estado Bolívar, Venezuela. BioLlania Edición. 10:264-280.
  • Aymard, G. Bevilacqua, M. Cárdenas, L. (2011)

  • Link: A Biological Assessment of the Aquatic Ecosystems of the Caura River Basin, Bolívar State, Venezuela. Rapid Assessment Program Programa de Evaluación Rápida. Bulletin 28
  • Chernoff,Barry. Machado-Allison,Antonio. Riseng,Karen. Montambault, Jensen R. (eds.) (2003)

  • Link: Capacidad generativa y sostenibilidad en la cuenca del Río Caura ubicada en la Guayana venezolana. Revista Internacional de sostenibilidad, tecnología y humanismo > 2011: Núm.: 6 diciembre
  • Paolini Ruiz, Jorge. De Felipe, José Juan (2011)

  • Link: Exposición ambiental y humana al mercurio en Venezuela: 2004-2008. Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Carabobo
  • Rojas, Maritza (2010)

    Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Observatorio de Ecología Política de Venezuela

    Última fecha de actualización de esta ficha


    24-9-2017