Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

La explosión de la refinería de Amuay, estado Falcón

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Petróleo y Gas Natural

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Una terrible explosión estremeció la refinería de Amuay en el estado Falcón, matando a más de personas en agosto de 2012.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1028

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

08/2012

UBICACIÓN:

Bahía de Amuay, municipio Los Taques, sur-occidente de la península de Paraguaná, estado Falcón.



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Bahía de Amuay, municipio Los Taques, sur-occidente de la península de Paraguaná, estado Falcón.

Área del proyecto


Refinería Amuay: 1.033 hectáreas (AVN, 2012). Total superficie de la zona de seguridad del Centro de Refinación Paraguaná: 5.708 hectáreas.

Tipo de población


Urbana

Resumen del caso


La refinería de Amuay, en el estado nor-occidental de Falcón, es una de las más grandes del mundo y tiene una capacidad para refinar 635.000 barriles de crudo diarios. Las comunidades aledañas a la misma son poblaciones tradicionalmente de pescadores que habitaban estos territorios antes de su instalación, y que han sido desplazadas de los lugares donde originalmente residían. Ahora decenas de miles de personas viven muy cerca de estas instalaciones (Provea, 2012), pueblos pobres que han sido absorbidos por la actividad económica de la industria (Comunidad de Punta Cardón, 2013). Una explosión estremeció la refinería de Amuay, matando a 47 personas –incluyendo un niño de 10 años de edad– e hiriendo más de 130, según reportes oficiales. La explosión fue causada por una fuga de gas, haciendo que una nube de este fluido explotara y se incendiaran al menos 3 tanques de almacenamiento y otras instalaciones de la refinería. Las llamas alcanzaron los 30 metros de altura en la madrugada del 25 de agosto de 2012, siendo que 20 horas después estas seguían crepitando, generando un calor abrasador a los habitantes de los barrios ubicados aproximadamente a 300 metros de la refinería. La explosión afectó más de 3 mil viviendas, siendo que varias familias vieron sus casas completamente destruidas. Un panel de investigadores fue conformado para determinar las causas de la fuga de gas, surgiendo un informe oficial en 2013, así como otros informes alternativos. La causa del desastre sigue siendo objeto de debate y controversia. Mientras que para el Gobierno nacional la explosión fue causada por un sabotaje impulsado por la oposición venezolana, sectores críticos del mismo y actores independientes han señalado el creciente número de accidentes y derrames más pequeños, como un indicativo de los problemas dentro de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Se trata de uno de los peores desastres de la industria petrolera en la historia de Venezuela y uno de los más mortíferos de este tipo en los últimos años en el mundo.

Otras actividades económicas involucradas


No se registran

Commodities o recursos naturales involucrados


• Petróleo • Gas natural

Resumen y descripción del proyecto


La refinería de Amuay, ubicada en la zona suroccidental de la península de Paraguaná y operando desde 1950, hace parte del Complejo Refinador de Paraguaná, (CRP), uno de los más grandes del mundo. En el CRP se fusionan desde 1997 la refinería de Amuay con la de Cardón y Bajo Grande (esta última no está en el estado Falcón sino en Zulia), con una capacidad de refinación en conjunto de 940.000 mil barriles diarios. La capacidad sólo de Amuay es de 635.000 barriles de petróleo por día (Petróleos de Venezuela S.A., 2016). De las refinerías se obtienen gasolinas y naftas, jet y destilados, residuales, asfaltos, lubricantes y otros productos. Estos productos se destinan en su mayoría al mercado interno pero, en una proporción importante, también al mercado de exportación, con despacho de productos a países del Caribe, Centro y Suramérica, Europa y África.

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


No se registran

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• Petróleos de Venezuela S.A. - Pequiven • Ministerio del Poder Popular de Petróleo • Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas • Gobernación del estado Falcón • Alcaldía del municipio Los Taques

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


No se registran

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


Como referencia, en 2013 Pequiven intervino sobre 28 unidades de proceso, ocho calderas, tres muelles y 50 tanques, para una inversión de 585 millones 846 mil 643 US$ (Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería, 2013). La cifra planteada para la expansión del CRP es de 3.914 millones US$.

Estatus actual del Proyecto


Operando

Población afectada


Según datos oficiales, la cifra de muertos alcanza las 47 víctimas (incluyendo 5 desaparecidos del área residencial de la Guardia Nacional Bolivariana), siendo que el grueso de estos fallecidos fueron integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana y familiares de los mismos (24 y 11 respectivamente, para un total de 35) que se encontraban en el Comando 44 y los campos residenciales asignados para éstos. Se contabilizaron unos 135 heridos (nuevamente, en su gran mayoría Guardias Nacionales y familiares). Las viviendas afectadas fueron 3.403, siendo que varias familias vieron sus casas completamente destruidas (Petróleos de Venezuela, 2013).

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


Agosto de 2012

Cronología y detalles de las movilizaciones


El conflicto en torno a este evento catastrófico se ha movido principalmente alrededor de su impacto mediático, siendo que entre los actores que tienen la participación más relevante destacan el presidente de Pdvsa, el Presidente de la República, medios de comunicación nacionales e internacionales, trabajadores de la industria petrolera, pobladores de las comunidades aledañas a la refinería, partidos políticos de oposición, cuerpos de socorro y seguridad, entre otros. Las movilizaciones se han basado, en un primer momento, en la reacción al desastre en la zona, y posteriormente se desarrollaron en torno a las disputas mediáticas sobre la responsabilidad del suceso. Es posible afirmar que existe un consenso entre los actores de que la explosión fue provocada por la ignición de una nube de gas que se formó tras una importante fuga de olefinas (componentes inflamables producidos en el proceso de refinación) (López y Agencias, 2012; El Universal, 2012; Coener, 2013). La nube se esparció en un área extensa, originando el fenómeno denominado “explosión de una nube de gas en un espacio no confinado”. En el informe alternativo más completo y riguroso que fuese publicado sobre el caso, elaborado por el Comité de Manufactura del Centro de Orientación en Energía (COENER), se señala que la causa más probable fue el colapso del sello mecánico de una o más de las bombas P-200 A/B/C, ubicadas al pie de las esferas TK 208 y 209, en el área de almacenamiento del Bloque B23 de la refinería. Algunos testimonios de la zona señalan la presencia de gases y fugas días anteriores a la explosión de la refinería (López y Agencias, 2012; Coener, 2013). Algunos trabajadores señalaron la existencia de gases en el ambiente varias horas antes de la explosión. El Gobierno nacional ha negado dichas afirmaciones alegando que eso es prácticamente imposible, debido a que existen procesos automatizados y miles de trabajadores responsables día y noche en la refinería, acompañados además de personar militar. También ha alegado que en una refinería de las dimensiones de Amuay es imposible no darse cuenta de una fuga de gas por tres o cuatro días, y que además nadie haya hecho nada. Este contra-argumento también fue sostenido por algunos trabajadores de la industria. El informe del Gobierno nacional, publicado en 2013, señala que las causas de la explosión de la refinería Amuay fueron provocadas, debido al aflojamiento intencional de siete de los ochos espárragos de la base de una de las bombas de olefinas (Petróleos de Venezuela, 2013). El entonces presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, indicó que se trata de una acción de la oposición venezolana. El informe de Coerner señala que, al menos en lo que respecta a la fuga masiva de gas, esta comenzó a producirse unos 70 minutos antes de la explosión y que pese a ello, no se activaron alarmas ni se tiene conocimiento de acción alguna para llevar a cabo el desalojo de las áreas adyacentes. El informe destaca que las únicas acciones que se tomaron fueron el intento de bloqueo de válvulas y equipos en forma manual en sitio de la fuga, resultando todas ellas infructuosas dada la magnitud del escape y las altas concentraciones de gas en el ambiente. Por otro lado, una inspección externa realizada en marzo de 2012 por la firma RJG Risk Engineering, para la compañía QBE, reaseguradora de PDVSA, evidenciaba una serie de fallas de mantenimiento en las instalaciones de Cardón y Amuay, tales como un centenar de incendios que se produjeron en las dos centrales de Paraguaná entre finales de 2011 e inicios de 2012, y diagnosticó así una inadecuada política de protección contra incidentes por parte de la empresa petrolera. La firma alertó sobre la posibilidad de que se presentaran accidentes de gran magnitud (García, 2013).

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Desde los inicios del caso, se exigió a Pdvsa y a la Fiscalía General de la República la publicación de los resultados de las investigaciones, los correspondientes informes en los cuales se indiquen las causas, las consecuencias y las responsabilidades del desastre. Se ha solicitado también que se cumpla con el programa de mantenimiento preventivo de equipos y materiales, capacitar personal que efectúe control de emergencias, establecer juicios penales a los responsables, realizar auditorías técnicas y de evaluación de riesgos en todas las instalaciones de PDVSA (en especial aquellas adyacentes a centros poblados) y que estas sean llevadas a cabo por entidades independientes y debidamente calificadas a nivel internacional.

Intensidad del conflicto


Alta

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Entre los impactos ambientales destaca la destrucción de la vegetación localizada dentro de la onda expansiva y de radiación calórica del incendio provocado por la explosión; diseminación de sustancias tóxicas que se encontraban almacenadas en las zonas afectadas; contaminación del aire con partículas de hollín (carbono pulverizado), alquitrán y cenizas (material inorgánico pulverizado no quemado), las cuales son las que oscurecen la nube y su contenido usualmente es 20 a 400 veces mayor que el contenido de partículas de la combustión controlada de un hidrocarburo, vapores de compuestos orgánicos volátiles (COV), y por último, carbonilos tales como aldehídos y cetonas en niveles que generalmente no revisten riesgos de salud. Entre los hidrocarburos presentes en las partículas, se encuentran los hidrocarburos poli-aromáticos (PAH en inglés) muchos de los cuales se consideran tóxicos para el ser humano y para el ambiente (Coener, 2013); alteración de los ciclos químicos y de nutrientes en los suelos y aguas superficiales debido a la deposición de las partículas emitidas por la explosión. En cuanto a la emisión de dióxido de carbono (CO2 - gas de efecto invernadero) se calcula una cifra de aproximadamente 500.000 toneladas de CO2, lo que comparativamente hablando es equivalente a la cantidad que emite todo el tránsito automotor de Caracas durante dos semanas.

Impactos en la salud


La exposición de la población a las sustancias tóxicas emitidas por la explosión genera diferentes males, como problemas respiratorios y cardiopatías. Además de accidentes ocupacionales, desastres de esta magnitud suelen cobrar numerosas víctimas mortales.

Impactos socio-económicos y culturales


Entre los impactos socio-económicos contabilizados destaca la destrucción de 11 tanques, 8 esferas, 8 bombas, tuberías e instrumentación asociada, y una subestación eléctrica. También se cuenta la destrucción del Campo Residencial G.N.B y el Comando 44 GNB, el área comercial de la Pastora y San Rafael, oficinas e instalaciones industriales Puramin, y un total de 3.403 viviendas afectadas de comunidades aledañas a la refinería. Este tipo de accidentes genera notables perturbaciones a la vida de dichas comunidades, provocando procesos de desplazamiento y caos coyunturales. La industria petrolera se vio afectada y se calculan pérdidas económicas de unos mil cien millones US$ aproximadamente. Según el informe Coerner, 135 Comerciantes fueron afectados por la tragedia, con un costo promedio de daños a comercios de 500 mil Bs por cada local (a precios de 2013). Diecisiete escuelas fueron afectadas por el accidente. El costo promedio de los daños a cada una de estas instalaciones se estima en Bs F. 600 mil.

Resultados y respuestas ante el conflicto


La zona está todavía marcada por este desastre. Sectores críticos a la gestión actual señalan que en la refinería de Amuay se conserva la racha de accidentes, con diversos incendios ocurridos en sus instalaciones (García, 2013). El informe de Coerner señala que los indicadores de accidentalidad de PDVSA desde 2007 muestran una tendencia creciente con cifras significativamente altas y muy superiores a los promedios internacionales, lo que evidencia una pérdida de la Cultura de Seguridad, Salud y Ambiente necesaria para operar, de manera responsable, instalaciones de la magnitud y complejidad de la industria petrolera (Coerner, 2013). La severa crisis económica, operativa e institucional de la empresa petrolera nacional en la actualidad, con caídas notables de sus cuotas de extracción petrolera y escándalos de corrupción de sus directivos principales, revelan una incapacidad implícita o explícita para gestionar los trascendentales asuntos ambientales y de seguridad que son determinantes para el funcionamiento medianamente responsable de esta actividad. En julio de 2017, la Fiscalía General de la República informó que cuatro directivos de la estatal PDVSA serán imputados por el desastre de Amuay (El Informador, 2017).

Alternativas propuestas


No se registran propuestas alternativas a la actividad económica.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


No pero con algunas demandas atendidas

Explique por qué


El Gobierno nacional ha realizado investigaciones para determinar las causas de la fuga de gas. Mientras tanto las autoridades oficiales han re-ubicado a la población desplazada al complejo refinador y la base Naval. A los heridos se les ha suministrado tratamiento médico y el Gobierno nacional se ha comprometido a compensar a todas las víctimas de esta tragedia. Sin embargo, la gestión ambiental y de seguridad sigue teniendo crecientes fallas y la industria en general impone precarias estructuras de injusticia ambiental ante su primacía económica y territorial en el país. De seguir estas tendencias, se generan condiciones para la repetición de lamentables sucesos como este.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

Link: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999.

MINCI

Link: Ley Orgánica del ambiente 2006.

Scribd

Link: Ley Penal del Ambiente – 2012.

Derechos.org.ve

Link: Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos – 2001.

Inpsasel

Artículos

  • Link: AVN. (2012). Atención integral, inmediata y oportuna: la otra cara de la explosión de Amuay.

    Agencia Venezolana de Noticias.

    Link: BBC (2012). Huge blast stops Venezuela's main oil refinery Amuay.

    BBC

    Link: COENER (2013). Informe de Investigación sobre la explosión e incendio ocurrido en la Refinería de Amuay El 25 de Agosto de 2012.

    Comité de Manufactura COENER

    Link: El Informador (2017). Cuatro directivos de Pdvsa imputados por la tragedia de Amuay en 2012.

    El Informador

    Link: El Universal (2012). Explotó esfera de gas propano en Refinería Amuay.

    El Universal

    Link: García, Daniela (2013). La tragedia de Amuay puede repetirse.

    La Verdad.

    Link: López, Virginia. Agencias en Paraguaná (2012). Venezuela oil refinery explosion: Chávez denies warnings were ignored.

    The Guardian.

    Link: Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería. (2013). Más de 585 millones de dólares invierte CRP para el mantenimiento mayor en 2013.

    Ministerio del Poder Popular y Minería

    Link: Neuman, William (2012). At Least 39 Killed in Blast at Refinery in Venezuela.

    The New York Times.

    Link: Petróleos de Venezuela (2013). Evento Clase A. Refinería de Amuay. 9 de septiembre.

    PDVSA

    Link: Petróleos de Venezuela S.A. (2016). Refinación. Web oficial.

    PDVSA

  • Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Afoke Ohwojeheri

    Última fecha de actualización de esta ficha


    19/07/2016