Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

Los impactos socio-ambientales de la mina de bauxita a cielo abierto Los Pijiguaos (Bolívar), de la estatal CVG Bauxilum

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Extracción Minera

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

La mina de bauxita más grande del país es explotada desde los años 80, incrustándose en territorios indígenas, afectando economías y locales y modos de vida, y creando desigualdades y disputas en el territorio. Más de 30 años después, Los Pijiguaos es un lugar olvidado, aunque aparece el mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1029

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

2006

UBICACIÓN:

Eje vial que va desde Palomo hasta el puente sobre el río Suapure, noroccidente del municipio Cedeño, estado Bolívar.



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Los Pijiguaos, Municipio Cedeño, estado Bolívar

Área del proyecto


Yacimiento descubierto en 1974: 5.000 km2. Extensión de tierras propiedad de CVG Bauxilum en Los Pijiguaos: 128.380 has. (1.283,58 km2). Comprende el yacimiento, la vía férrea que se extiende desde el yacimiento hasta el río Orinoco a 52 km en dirección noroeste, y el centro poblado de Los Pijiguaos, cruzando varias comunidades indígenas. Superficie del Área 1 del Arco Minero del Orinoco: 24.680,11 km2, (Gaceta Oficial No. 40.855. 24.02.2016. Decreto N° 2.248).

Tipo de población


Semi-urbana, fundamentalmente con población criolla. También habitan pueblos indígenas de ocho etnias: Baré, Eñepa, Jivi, Mapoyo, Baniva, Curripaco, Wotjuja, Piapoco.

Resumen del caso


Las reservas probadas de bauxita en Venezuela están estimadas en más de 320 millones de toneladas (El Universal, 2010), lo que representa “un valor comercial” de al menos 9 mil millones de dólares según estimaciones anunciadas por el ex-ministro de Desarrollo Minero Ecológico, Roberto Mirabal (Ayala, 2016). Los Pijiguaos es el yacimiento más importante de bauxita en Venezuela. Se encuentran otros yacimientos aún no explotados en la región de Upata (proyecto El Palmar) y en la altiplanicie de Nuria (al norte de la población de Tumeremo) (Bravo, 2013). El proyecto de explotación de Los Pijiguaos, “Bauxiven”, arranca a principios de 1984, con un préstamo del BID de 108 millones de dólares. El objetivo es sustituir las importaciones de materia prima (bauxita) de la empresa Interalúmina, que desde 1977 se encarga de la producción de aluminio, o “proceso Bayer” (origen de “lodos rojos”), en Ciudad Guyana. La industria del Aluminio pudo desarrollarse también con participación suiza (a través de Swiss Aluminium Ltd. y Alusuisse Lonza). A través de la explotación de la bauxita, Héctor Soucy, presidente de CVG Bauxiven en 1984, planteaba el impulso de un nuevo “polo de desarrollo” en Venezuela en el ‘Distrito’ de Cedeño, que coadyuvaría a la explotación “sustentable” del yacimiento de bauxita (Mariño, 2016). Estas perspectivas de desarrollo aún son actuales, lo que es evidente en la narrativa del Gobierno nacional: “En el caso del noreste de Bolívar, el Gobierno Nacional viene promoviendo la creación de un nuevo polo de desarrollo industrial basado en la bauxita y el procesamiento de aluminio primario (...)” (AVN, 2014) Desde 1994 es CVG Bauxilum que se encarga de la extracción de la bauxita de Los Pijiguaos, tras la integración vertical de Bauxiven e Interalumina. La empresa ha conservado su estatus estatal hasta hoy, pese un intento de privatización fallido en 1998 (El Tiempo, 1998). En cuanto a la cadena de producción de aluminio, la planta de extracción de bauxita, es decir Bauxilum, se sitúa en el primer eslabón de la cadena. El mineral es transportado por el río Orinoco hasta Matanzas, Ciudad Guyana, en temporada de navegación (zafra), donde se ubican las plantas de alúmina (también relacionadas a la producción de desechos tóxicos “lodos rojos” almacenados en piscinas en las orillas del Orinoco). Venalum y Alcasa requieren (y dependen) de la materia prima extraída en Los Pijiguaos. Esta industria minera es considerada estratégica para el desarrollo industrial del país (considerado en motor N° 15 de la Agenda Económica Bolivariana - Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas). La producción de bauxita ha tenido una fuerte caída en la última década. Tras alcanzar un pico en el año 2006 (5,92 Millones de TM), la ‘producción’ descendió a 0,34 Millones de TM en el año 2016. En el año 2011, CVG Bauxilum recibió equipos a través del Convenio Venezuela – Bielorrusia por un monto de 31 millones de dólares para las operaciones en la mina de bauxita (CVG Bauxilum C.A, 2011). Para resolver la crisis del sector aluminio (empezando por el primer eslabón de la cadena de producción, la bauxita) se concluyó, a mediados de junio 2017, un convenio entre el Ministerio del Poder Popular para Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas (Minppibes) y la Corporación de Ingeniería Ferroviaria China (CREC), que apunta a la recuperación a través de la “normalización de la producción en forma competitiva y rentable”, esencialmente obras y de trasferencias de maquinaria (El Universal, 2017; MINPPIBES, 2017).

Otras actividades económicas involucradas


No se registran

Commodities o recursos naturales involucrados


Bauxita/Aluminio

Resumen y descripción del proyecto


Las reservas probadas de bauxita en Venezuela están estimadas en más de 320 millones de toneladas (El Universal, 2010), lo que representa “un valor comercial” de al menos 9 mil millones de dólares según estimaciones anunciadas por el ex-ministro de Desarrollo Minero Ecológico, Roberto Mirabal (Ayala, 2016). Los Pijiguaos es el yacimiento más importante de bauxita en Venezuela. Se encuentran otros yacimientos aún no explotados en la región de Upata (proyecto El Palmar) y en la altiplanicie de Nuria (al norte de la población de Tumeremo) (Bravo, 2013). El proyecto de explotación de Los Pijiguaos, “Bauxiven”, arranca a principios de 1984, con un préstamo del BID de 108 millones de dólares. El objetivo es sustituir las importaciones de materia prima (bauxita) de la empresa Interalúmina, que desde 1977 se encarga de la producción de aluminio, o “proceso Bayer” (origen de “lodos rojos”), en Ciudad Guyana. La industria del Aluminio pudo desarrollarse también con participación suiza (a través de Swiss Aluminium Ltd. y Alusuisse Lonza). A través de la explotación de la bauxita, Héctor Soucy, presidente de CVG Bauxiven en 1984, planteaba el impulso de un nuevo “polo de desarrollo” en Venezuela en el ‘Distrito’ de Cedeño, que coadyuvaría a la explotación “sustentable” del yacimiento de bauxita (Mariño, 2016). Estas perspectivas de desarrollo aún son actuales, lo que es evidente en la narrativa del Gobierno nacional: “En el caso del noreste de Bolívar, el Gobierno Nacional viene promoviendo la creación de un nuevo polo de desarrollo industrial basado en la bauxita y el procesamiento de aluminio primario (...)” (AVN, 2014) Desde 1994 es CVG Bauxilum que se encarga de la extracción de la bauxita de Los Pijiguaos, tras la integración vertical de Bauxiven e Interalumina. La empresa ha conservado su estatus estatal hasta hoy, pese un intento de privatización fallido en 1998 (El Tiempo, 1998). En cuanto a la cadena de producción de aluminio, la planta de extracción de bauxita, es decir Bauxilum, se sitúa en el primer eslabón de la cadena. El mineral es transportado por el río Orinoco hasta Matanzas, Ciudad Guyana, en temporada de navegación (zafra), donde se ubican las plantas de alúmina (también relacionadas a la producción de desechos tóxicos “lodos rojos” almacenados en piscinas en las orillas del Orinoco). Venalum y Alcasa requieren (y dependen) de la materia prima extraída en Los Pijiguaos. Esta industria minera es considerada estratégica para el desarrollo industrial del país (considerado en motor N° 15 de la Agenda Económica Bolivariana - Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas). La producción de bauxita ha tenido una fuerte caída en la última década. Tras alcanzar un pico en el año 2006 (5,92 Millones de TM), la ‘producción’ descendió a 0,34 Millones de TM en el año 2016. En el año 2011, CVG Bauxilum recibió equipos a través del Convenio Venezuela – Bielorrusia por un monto de 31 millones de dólares para las operaciones en la mina de bauxita (CVG Bauxilum C.A, 2011). Para resolver la crisis del sector aluminio (empezando por el primer eslabón de la cadena de producción, la bauxita) se concluyó, a mediados de junio 2017, un convenio entre el Ministerio del Poder Popular para Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas (Minppibes) y la Corporación de Ingeniería Ferroviaria China (CREC), que apunta a la recuperación a través de la “normalización de la producción en forma competitiva y rentable”, esencialmente obras y de trasferencias de maquinaria (El Universal, 2017; MINPPIBES, 2017).

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


• Alusuisse-Lonza Holding Ltd. (accionario 1% de CVG Bauxilum C.A)
• Pechiney (francesa, asociación estratégica para proceso de adecuación tecnológica y mejora de los procesos)
• Glencore (proveedor de soda cáustica y cal de CVG Bauxilum)
• Empresas Polar - Venezuela (“Proyecto Vetiver”)

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• CVG Bauxilum C.A. (fusión de Bauxiven y Interalumina en 1994)
• Venalum (Ciudad Guayana)
• Alcasa (Ciudad Guayana)
• Corporación de Ingeniería Ferroviaria China (desde junio 2016, a través de nuevos convenciones de cooperación y como Presid. Del CREC Chen Yujum)
• Comisión de Alto nivel de China
• Ministerio del Poder Popular de Industrias Básicas Estratégicas y Socialistas
• Corporación Nacional del Aluminio (Corpoalum)
• Corporación Venezolana de Guyana (CVG)
• Gobernación del Edo. Bolívar
• Alcaldía del Municipio Cedeño
• Corporación Venezolana de Navegación

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


− Banco Interamericano de Desarrollo, 108 millones de dólares en 1986
− Ehlm Bank Japon (inicios del proyecto)

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


Según el Sindicato de Profesionales de la industria (Suprobaux), actualmente se considera que CVG Bauxilum, para recuperar el sector de aluminio (incluyendo plantas de bauxita y de alúmina) requiere tres tipos de inversión: de emergencia de 60 a 70 millones de dólares; de sostenimiento de 250 millones de dólares; de adecuación tecnológica de 900 millones de dólares. (Ramírez Cabello, 2017a). El presidente de Suprobaux se muestra muy pesimista en cuanto a los más recientes anuncios de inversión para CVG Bauxilum (Ídem).

Estatus actual del Proyecto


Operando

Población afectada


La población afectada abarca las comunidades indígenas de la zona históricamente desplazadas, los trabajadores de la mina y las comunidades aledañas, los pobladores de las localidades semi-urbanas (como Morichalito), así como las comunidades que son impactadas en el traslado del material extraído y aquellas también aledañas al área de procesamiento mineral en Matanzas, Ciudad Guayana. Adicionalmente hay muchos más potenciales afectados ante el peligro de desbordamiento de la piscina de lodos rojos que se encuentra en la zona industrial mencionada, debido al alto nivel de toxicidad de estos desechos, siendo los pobladores del Delta del Orinoco los que sufrirían las mayores consecuencias. Población total del municipio Pijiguaos para 2011: 13.773 habitantes (INE, 2014).

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


Las actuales movilizaciones emergen y se visibilizan de manera paralela a la caída de la producción de bauxita desde 2006, lo que ha ido dificultando el cumplimiento de compromisos.

Cronología y detalles de las movilizaciones


Se han registrado movilizaciones desde el inicio del proyecto pero han sido muy escasas. Entre las primeras se registraron las disputas de los indígenas mapoyo por la reivindicación de sus tierras y la colocación de un relleno sanitario frente a un osario (cementerio indígena) que estaba al pie del cerro Las Piñas, dentro del área de influencia inmediata de la mina. Estas reivindicaciones fueron hechas contra la empresa Bauxiven (Entrevista Carrillo, M., 2017). En general, la empresa logra absorber la organización, fuerza de trabajo y demandas sociales de la zona, desactivando posibilidades de resistencias de mayor significado. En términos contemporáneos, se evidencia esta tendencia histórica instalada por la empresa: para el período que se inicia con la crisis de CVG Bauxilum, la gran mayoría de las movilizaciones están relacionadas con demandas de mantenimiento de infraestructuras viales, e incumplimiento de compromisos por parte de la empresa, incluyendo a los pueblos indígenas. Sin embargo, el tema de la contaminación del agua y la deforestación han sido parte de las reivindicaciones de los manifestantes en las últimas movilizaciones conocidas en la zona de los Pijiguaos en contra de la minería de bauxita, así como también ha sido evocada por el cacique Mapoyo Simón Bastidas (Teruggi M., Lagarde G., 2014).


Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Entre los principales reclamos socio-ambientales registrados se encuentran la remediación de la contaminación del agua y la asistencia social a los pobladores del territorio por parte del Estado.

Intensidad del conflicto


Baja con tendencia a la latencia

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Entre los principales impactos ambientales señalados están la contaminación del agua y la severa deforestación. El ingeniero geólogo Noel Maríño, plantea que “la contaminación de los cursos de agua constituye el elemento más generalizado y de mayor importancia dentro del proyecto minero de Los Pijiguaos” (Mariño, 2016). La contaminación sobreviene principalmente en temporadas de lluvia donde los sedimentos se trasportan a ríos como Suapure, Pijiguaos (afluente del anterior) y la microcuenca de La Batea. En este sentido, no se trata de una contaminación tóxica sino por arrastre de sedimentos, que colmatan el cauce del rio e incrementan la cantidad de materiales en suspensión, enrareciendo el agua, bajando la potabilidad de la misma y afectando la ictiofauna. También se han visto afectadas las sabanas inundables por la instalación de la ferrovía de transporte de bauxita, hasta el puerto el Jobal (Entrevista Carrillo, M., 2017).
Por otro lado, el tren de gabarras desde El Jobal a Puerto Ordaz también ha causado erosión en las orillas del Orinoco. Además suele ser frecuente la caída de la bauxita en el río Orinoco y es notable la contaminación del aire con el polvillo de este mineral (Ibíd.).
La extensión histórica del proyecto es causa directa e indirecta de deforestación, reflejada en la tala de la vegetación endémica para la extracción del mineral. Esto ha provocado efectos como la desaparición de áreas que eran espacios de caza y de recolección de los panare (e’ñepá). También, el tipo de desarrollo que produce la minería conlleva una serie de impactos indirectos, como los provocados por la migración de importantes contingentes poblacionales a la zona, que ha aumentado la presión sobre los recursos naturales. La crisis económica que afecta la zona podría tener una incidencia aún mayor en relación al incremento de estas presiones sobre los ecosistemas.

Impactos en la salud


La contaminación del agua, como resalta en varios informes y testimonios, ha generado graves impactos sobre la salud de ciertos grupos o individuos desde varias décadas (Freire, 2007). En algunos casos se relacionan los impactos sobre la salud con la extracción de bauxita, y en otros casos con metales pesados cuyo origen se desconoce (p. ej. mercurio) (Provea, 2002). Es necesario resaltar que se admite científicamente que la composición de la bauxita no es tóxica. En general, los procesos de contaminación aparecen vinculados de manera directa o indirecta al tipo de desarrollo que produce la minería, sea por los efectos directos de remoción y extracción de la bauxita en las aguas, o bien por las deficiencias de los servicios de evacuación de aguas servidas u otro (Entrevista Carrillo M., 2017).
Se mencionan casos de muertes sospechosas de niños por contaminación (Provea, 2002), diarreas y cuadros de disentería supuestamente relacionados a la contaminación del agua por la mina de bauxita (German Freire Coord., 2007, p. 50), o por la “mala deforestación” (Rangel Jiménez, 2015). La inhalación de bauxita puede causar irritación de las vías respiratorias, debido a las partículas finas que se desprenden (lo cual podría estar padeciendo habitantes de comunidades ubicadas al margen del recorrido del tren que va desde los patios de pie de cerro hasta el puerto de El Jobal). El contacto prolongado de la bauxita con la piel puede causar irritaciones. El contacto con los ojos puede causar irritaciones.

Impactos socio-económicos y culturales


La instalación de CVG Bauxilum en estas áreas ha generado una tensión permanente entre la empresa y las diversas comunidades tradicionales que habitan en la zona, sea en términos de tenencia de las tierras o bien por el conflicto que la actividad minera produce en las áreas agrícolas, pesqueras y ganaderas. Incluso las nuevas comunidades urbanas, carecen de baldíos municipales porque están establecidas en tierras privadas de Bauxilum. Al mismo tiempo, las dinámicas mineras han también atizado tensiones entre las comunidades criollas y los indígenas, e incluso entre indígenas.
En general las prácticas económicas e incluso las culturas e idiomas de los pueblos indígenas han sufrido profundos impactos por la irrupción minera en la zona. El caso más paradigmático sería la casi desaparición del idioma mapoyo. Líderes indígenas de la zona han denunciado la presencia de bandas armadas que ‘hostigan’ a estos pueblos para evitar que protesten (Rangel Jiménez, 2015), principalmente por razones económicas. A su vez, el Ministerio Público ha indicado que los habitantes de la zona de Los Pijiguaos enfrentan en su entorno otras formas de violencia, relacionadas al tráfico de drogas y el crimen organizado (Prensa Ministerio Público, 10.05.2017).

Resultados y respuestas ante el conflicto


El Gobierno nacional ha enmarcado las disputas territoriales y problemas sociales en esta zona dentro del conjunto de políticas que se producen alrededor del mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco. Dicho proyecto, que implica una serie de iniciativas mineras dentro de una enorme extensión de 111.846 kms2 (12% del territorio nacional) -incluyendo el municipio Cedeño-, se oficializa con el decreto 2.248 del 24 de febrero de 2016, creándose como una Zona de Desarrollo Estratégico Nacional (Gaceta Oficial No. 40.855, 2016). Esto implicaría una nueva escala histórica de la minería no sólo en el municipio Cedeño, sino en todo el estado Bolívar, con los efectos perniciosos que esta conlleva, reflejados por ejemplo, en este caso. El impulso del Arco Minero del Orinoco ha supuesto mayor presencia de las autoridades oficiales, en el marco de mesas de trabajo, procesos de consulta, atención a demandas por el establecimiento de convenios y compromiso sobre políticas sociales, lo cual tiende a atenuar y regularizar las reivindicaciones y/o movilizaciones existentes. En este sentido, se registran encuentros de comunidades indígenas con la Gerencia de Bauxilum, y con representantes del Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico y del Ministerio de Pueblos Indígenas, con miras a consultar y legitimar la explotación de coltán en la zona 1 del A.M.O., áreas aledañas a Los Pijiguaos. Se registra la atención de algunas demandas económicas puntuales, en el contexto de la campaña gubernamental que el Gobierno impulsa a favor de este proyecto. En este contexto, el Gobierno nacional ha logrado comprometer algunas vocerías indígenas a favor del A.M.O. y de la gestión de CVG Bauxilum, utilizando sus declaraciones públicamente (CVG Bauxilum, 2017). Sin embargo, ante los impactos que va provocando el avance del Arco Minero del Orinoco, sumado a los efectos de la profunda crisis de CVG Bauxilum que pudieran comprometer los frágiles lazos entre dirigentes indígenas y la gerencia de la empresa, asumimos que se mantiene la latencia del conflicto. La crisis de Bauxilum también ha puesto en evidencia un “rezago de la gestión ambiental” en Los Pijiguaos desde 2006, (Mariño, 2016). La noción de “guerra sorda” conservaría plena vigencia al momento de observar la situación en Los Pijiguaos, que se expresa en los temores que se generan ante la acción de bandas armadas en contra de actores indígenas, y situaciones como las que han llevado al asesinato del dirigente sindical de Bauxilum Joel Alcalá en marzo de 2017.

Alternativas propuestas


Se desconoce de propuestas alternas al desarrollo minero. Generalmente las solicitudes de las comunidades giran alrededor de la atención de necesidades básicas: salud, servicios, vivienda (especialmente los Jivi), apoyo a la producción (créditos, maquinarías) e infraestructura (vías agrícolas, urbanas y construcción de nuevas vías). Según entrevista con Marianela Carrillo (2017) “Es importante resaltar que en ese momento [año 2002] Bauxilum era la única presencia del estado en ese amplio territorio que se extiende entre Caicara del Orinoco y los límites de Bolívar al sur (cruce hacia Puerto Nuevo-El Burro), y a Bauxilum se remitían las comunidades indígenas y criollas a solicitar ayuda.”

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


No

Explique por qué


Si algunas demandas se han visto incorporadas a través de eventos oficiales de consulta, no se garantizan sus cumplimientos en los próximos meses o debido a las dificultades de CVG Bauxilum. Muchas de estas demandas siguen pendientes en la actualidad. Varias comunidades, que padecen los impactos de la empresa, siguen sumergidas en la indiferencia estatal respecto a sus demandas socio-ambientales, por lo que no se puede hablar de justicia ambiental. La campaña gubernamental a favor del A.M.O. genera aún más presiones de cooptación sobre las organizaciones y comunidades indígenas.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela - 1999.

Gaceta Oficial No. 40.855. 24.02.2016. Decreto N° 2.248, mediante el cual se crea la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional “Arco Minero del Orinoco”.

Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas - 2005.

Ley Orgánica del ambiente – 2006.

Ley Penal del Ambiente – 2012.

Artículos

  • Acevedo Marin R. (2013), Entre a fronteira Venezuela-Brasil, os territórios de povos indígenas e de comunidades tradicionais, Cienc. Cult. vol.65 no.1 São Paulo Jan. 2013.

    ANMCLA (2008), El pueblo donde se extrae la bauxita: Al oeste del estado Bolívar: Los Pijiguaos en el olvido Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos.

    AVN, (2014) Corpoelec afina últimos detalles de licitación para mejorar línea Los Pijiguaos-Amazonas. Agencia Venezolana de Noticias. Disponible en http://www.avn.info.ve/node/265665  

    Ayala I. (2016), Tasan en $2 trillones potencial del Arco, El Universal.

    Bravo Emilio. (2003) Minería: Arco Minero Orinoco.

    Caicara del Orinoco. (2017) Embestido trabajador del campo por Locomotora de CVG-Bauxilum pijiguaos.

    Carrillo, Marianela. Jungemann, Beate. (2002). Los conflictos territoriales en Los Pijiguaos. Cendes, Temas para la discusión nº 7. Caracas, 65 páginas.

    CVG Bauxilum C.A, (2011), CVG Bauxilum Memoria.

    CVG Bauxilum (2017). Pueblos indígenas de la parroquia Los Pijiguaos respaldan gestión de Bauxilum.

    Corales, Adalberto (2008), Bases del PSUV de Los Pijiguaos y La Urbana en desacuerdo con acto eleccionario interno, Diario el Progreso.

    E-bolivar.gob.ve (2015). 65 mujeres esterilizadas a través de "Mujer, Vida y Futuro" en Los Pijiguaos.

    El Tiempo (1998), Fracasa Venta de Empresas de Aluminio en Venezuela. El Tiempo.

    El Universal, (2017). Con China prevén reactivar producción de la mina de Bauxilum.

    Entrevista a Marianela Carrillo (2017). Realizada por Lautaro Sancho y Emiliano Teran Mantovani.

    Explotaciones mineras de Bauxita q nivel mundial. América Latina. En Venezuela.

    Flores G. (2017), Denuncian “terrorismo laboral” en Bauxilum. Primicia.

    Freire G., Dir. (2007), La Salud Indígena en Venezuela, Volumen II. Gobierno Bolivariano de Venezuela.

    García, Natalie (2015), Indígenas piden ser incluidos en puestos de trabajo de Bauxilum Los Pijiguaos. Correo del Caroní.

    INE (2014). XIV CENSO NACIONAL DE POBLACIÓN Y VIVIENDA. Resultados por Entidad Federal y Municipio del Estado Bolívar.

    Informe21 (2012), Paralizaciones y deudas aceleran ruina de Bauxilum.

    LaClase.info (2013), En CVG Bauxilum sólo abundan los reclamos. Disponible en

    LaClase (2014), Indígenas piden ser incluidos en puestos de trabajo de Bauxilum Los Pijiguaos.

    Laya, Andrew (2016), Arranca Plan Integral del Arco Minero del Orinoco con incorporación de pueblos indígenas, Prensa MPPCI.

    Luque R. Lisena, M. Luque, (2004). Vetiver system for environmental protection of open cut bauxite mining at “Los Pijiguaos” – Venezuela.

    Mayela Armas H. (2016), La bauxita, esencia del aluminio, El Universal.

    Mariño Noel (2016), Historia, recursos minerales y métodos de explotación en la mina de bauxita de Los Pijiguaos, Municipio cedeño, Estado Bolívar, Venezuela. Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat.

    MINPPIBES (2017), Convenio Minppibes – CREC aumentará producción de Bauxilum.

    Montes Gustavo. (2015), La amenaza de catástrofe por vertido de lodos rojos de CVG-Bauxilum al Orinoco.

    Mosonyi E., Jackson G. (1990), Violencia antiindígena en la Venezuela contemporeánea. Nueva Sociedad, n° 105, Enero-Febrero 1990, pp. 130-140.

    Ostos Pableysa (2017), Asesinan a tiros a dirigente sindical de Bauxilum Joel Alcalá a plena luz del día. Correo del Caroní.

    Pantin Gabriela (2013), La Artesanía y el vetiver. Una alternativa innovadora de desarrollo comunitario.

    Perera M. (1992), Los últimos Wanai (Mapoyos), contribución al conocimiento de otro pueblo amerindio que desapare, Revista Española de Antropología Americana, nY 22. Rl. Univ. Compí. Madrid, 1992.

    Prensa Ministerio Público (2017), Ministerio Público acusó a inspectora de CVG Bauxilium por tráfico de 68 panelas de marihuana en Bolívar.

    Provea (2002), El derecho a la salud.

    Provea (2012), Derecho de los pueblos indígenas. Disponible en

    Quintana, Socorro (1985), Los Pijiguaos y Los Alrededores, Revista SIC, n° 477, p. 301-302, Fundación Centro Gumilla.

    Ramírez Cabello M. (2017a), Sindicato estima en $ 70 millones la impostergable inversión de emergencia en Bauxilum. Correo del Caroní.

    Ramírez Cabello M. (22.09.2017b) Ministerio de Industrias atribuye crisis del sector aluminio a la desinversión de Bauxilum. Correo del Caroní.

    Rangel Jiménez (2015), En Los Pijiguaos denuncian atropellos de “bandas armadas” de CVG Bauxilum, Correo del Caroní

    Redacción EDG (2017), Bauxilum acondicionó 16 km de vía agríla en Túriba. El Diario de Guayana.

    Servindi (2017), Venezuela: Anuncian medidas a favor de indígenas de Bolívar.

    Silva Monterrey N. R., Mansutti Rodríguez A. (1996). Situación de los pueblos indígenas de Venezuela. In: Journal de la Société des Américanistes. Tome 82. pp. 348-358

    Teruggi M., Lagarde G. (2014), Naha mopue: somos mapoyos, prensa MPPC.

    UNESCO (2014), La tradición oral mapoyo y sus referentes simbólicos en el territorio ancestral.

  • Libros_documentos_académicos_y_científicos

  • IWGIA – Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos. El Mundo Indígena 2015, 2015.

    Bentley, Dir. (1972). Survival International Review, Spring 1982.

    Survival International (1998), The New El Dorado Threat to Indians in Brazil and Venezuela, News No. 20, 1988

  • Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha

     

    Lautaro Sancho, M.A - Estudios internacionales. Observatorio de Ecología Política de Venezuela. Correo electrónico: lautaro.sancho@gmail.com

    Última fecha de actualización de esta ficha


    13/11/2017