Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

Las luchas para salvar y regenerar la Laguna de Urao, estado Mérida

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Infraestructura y construcciones

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Habitantes de Lagunillas y otras localidades del municipio Sucre del estado Mérida, conjuntamente con comunidades indígenas, sectores académicos y grupos ecologistas luchan por detener y revertir el desecamiento y contaminación de la Laguna de Urao. Este proceso ha tenido una significación importante a nivel local y regional para las luchas socio-ambientales.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1032

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

2014

UBICACIÓN:

Lagunillas, municipio Sucre, estado Mérida



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Lagunillas, municipio Sucre, estado Mérida

Área del proyecto


45 hectáreas (área de la laguna)

Tipo de población


Urbana, semiurbana e indígena

Resumen del caso


La Laguna de Urao, cuyos ancestros llamaron “Laguna Yohama”, se encuentra ubicada en el corazón del pueblo de Lagunillas, capital del municipio Sucre del estado Mérida, a 30 kms de la ciudad de Mérida, capital del estado. En los alrededores de la Laguna de Urao viven aproximadamente unos 20 mil habitantes, pertenecientes a la población de Lagunillas, que sus más antiguos pobladores llamaron Zamú, situada en un municipio que ocupa 980 kms2 del territorio merideño, con 55.640 habitantes (Censo, 2011), marcados siempre por la cultura de un pueblo trabajador, que cotidianamente se debate entre las faenas agrícolas, turísticas y artesanales (Unshelm, 2000; Zerpa, 2001). El municipio Sucre cuenta además con importantes centros poblados como San Juan, Chiguará y Estanques, donde son notorios los cultivos de caña de azúcar, frutales, fique, tabaco y hortalizas. Destaca la producción de chimó, que complementan con las sales del urao que extraen de la laguna; la ganadería caprina -de chivos-, practicada en forma extensiva; y la artesanía, que apunta hacia los tejidos de fibras naturales, donde destaca el vástago del plátano. La Laguna de Urao, que abarca una superficie de unas 29,7 hectáreas, en sus condiciones naturales tiene una profundidad de 6 metros, con una vegetación acuática integrada principalmente por el junco y la enea. En sus alrededores posee, en su lote boscoso, la presencia de especies arbóreas de cedros, samanes, apamates, ficus, ceibas, guamos, arbustos y gramíneas. La presencia de la Laguna de Urao ha acondicionado una vegetación exuberante en sus alrededores que configura el único pulmón natural que tiene la comunidad de Lagunillas. Entre los peces que habitan en esta estratégica laguna de agua salobre, se encuentran la carpa, el volador, la viejita y el corroncho; y los más recientes cultivos de tilapias. Diversidad de animales y aves se aprovechan de sus aguas, donde llama mucho la atención el “pato azul”. La laguna sirve como agente regulador de las condiciones climáticas y ambientales de la región. Todas estas realidades ambientales le confieren un valor central, de gran interés ecológico, científico, turístico, deportivo y libre recreación (Guerrero, 2016; Rivera, 2013; Unshelm, 2017; Zerpa, 2001). Además, en el pasado constituyó un valioso recurso para los indígenas, pobladores autóctonos de la región, quienes descubrieron el modo de mezclar el mineral de urao (sesquicarbonato de sodio) que procede de sales aportadas por corrientes subterráneas, con el tabaco para producir el chimó. El mineral parece proceder de la concentración de sales aportadas por aguas subterráneas (Pereira, 2010; Rivera, 2013). La Laguna de Urao tiene también una importante significación histórica y cultural, siendo símbolo de gentilicio de los lugareños, en particular de la población indígena de la zona (Clarac, 1981; Fernández, 2017; Pereira, 2010; Rangel, 1991; Rivera, 2013). Esta laguna, situada entre una zona semiárida alrededor de un lote boscoso, por encima de los 1070 msnm, con temperaturas que oscilan entre los 17° C y los 28° C., de pocas precipitaciones (media anual de 586 mm) y con un clima relativamente fresco, fue declarada Monumento Natural “Laguna de Urao” (Decreto Nº. 172, 18 de junio de 1979, Gaceta Oficial Nº. 31.760) con miras a proteger, conservar y mantener sus ecosistemas endémicos, paisajes naturales, investigaciones científicas y atractivos turísticos, donde destaca su riqueza del mineral urao, sus bosques deciduos y los sitios de balnearios. La Laguna recibe visitantes, sobre todo los fines de semana, en sus dos principales parques: Yohama y El Balneario, que marcan las áreas verdes para el disfrute de adultos, jóvenes y niños, contando con paseos en botes y bicicletas a pedal, caminatas al aire libre, picnic, excursiones, parrilleras, pesca deportiva y la música que dejan algunos locales comerciales dedicados a la venta de comida. Durante los últimos tres años varios factores han incidido en una disminución hídrica drástica en la superficie de la laguna: además del calentamiento global, en lo natural, se suma la ausencia de control en el incremento poblacional de la región, con un aumento de construcciones habitacionales, así como el desarrollo de invernaderos por parte de particulares. Estos factores han afectado los afluentes que alimentan la laguna que, además de generar una disminución de la calidad de sus aguas por contaminación y provocar daños en la flora y fauna de la zona, han provocado un desequilibrio de su ciclo hidrológico y en general un proceso de desecamiento que ha reducido un 40% del espejo de agua. El perjuicio también ha vulnerado el valor simbólico que la laguna tiene para los pobladores de Lagunillas y otras partes de Mérida. Ante la situación, desde 2014 diversos actores se han movilizado para salvar la laguna, entre los que se cuentan grupos de vecinos y habitantes de Lagunillas, consejos comunales, grupos ecologistas, estudiantes, investigadores y docentes universitarios, comunicadores sociales y comunidades indígenas que se han revitalizado en medio de un proceso de fortalecimiento y recuperación de las identidades originarias en la zona. Muchos de estos actores movilizados se fueron sumando progresivamente, alcanzando la lucha un clímax en el año 2016. Las formas de movilización variaron, desde denuncias y pronunciamientos, campañas, ceremonias, foros y eventos académicos, movilizaciones de calle, hasta la propuesta de alternativas en pro de la regeneración de la laguna. En 2017, se planteó un plan de intervención y se adelantaron algunas mejoras en el monumento natural, aunque la recuperación del monumento natural dista todavía de completarse. La severa crisis que vive el país en la actualidad pudiera afectar el proceso de recuperación emprendido.

Otras actividades económicas involucradas


• Turismo y Recreación • Agricultura de invernaderos • Reparación de automóviles

Commodities o recursos naturales involucrados


• Productos agrícolas • Mineral de Urao

Resumen y descripción del proyecto


Aunque en la Laguna de Urao convergen varios factores en el proceso de deterioro socio-ambiental, el único que pudiéramos de una manera laxa catalogar de proyecto es el de orden turístico que opera con las condiciones y restricciones que supone su carácter de Monumento Natural. También está el desarrollo de invernaderos por parte de particulares.

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


No aplica

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• Alcaldía del Municipio Sucre • Gobernación del estado Mérida • INPARQUES • Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


No aplica

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


No se registran

Estatus actual del Proyecto


Operando

Población afectada


20.000 habitantes de Lagunillas y zonas aledañas, incluyendo la población indígena (guazábaras, quinanoques, orkas, mucumbus, casés y quinaroes)

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


2014

Cronología y detalles de las movilizaciones


En este proceso se ha generado una coalición de actores que luchan por salvar la laguna. Entre ellos participan grupos ecologistas, consejos comunales, grupos de vecinos y habitantes de Lagunillas, miembros de las comunidades indígenas guazábaras, quinanoques, orkas, mucumbus, casés y quinaroes, estudiantes de educación media y universitaria, docentes e investigadores universitarios, comunicadores sociales, quienes han realizado denuncias formales, han hecho pronunciamientos y manifiestos, han organizado campañas públicas, movilizaciones de calle, campañas mediáticas, foros, conferencias, ceremonias rituales y eventos académicos. Las movilizaciones se iniciaron en 2014, en las que participaron grupos indígenas y ecologistas, y continuaron incorporando otros actores en 2015. El 21 de junio 2014, las comunidades originarias del municipio Sucre se presentan ante la Laguna de Urao para dar ofrendas, motivados al solsticio como parte de un proceso de revitalización étnica. La actividad dejó nuevas expectativas, se entregaron reconocimiento a las personas que han participado en la lucha por conservar la laguna como patrimonio y un documento ante autoridades gubernamentales regionales sobre el uso y costumbres en la laguna con registro fotográfico. Desde 2015, la fundación ecologista “Salvemos Nuestra Laguna de Urao” ha llevado a cabo varios operativos al año en los que se han recolectado decenas de toneladas de desechos sólidos y en los que han participado centenares de voluntarios de la comunidad. A partir de 2016 estos operativos han contado con el apoyo de la Alcaldía del municipio Alberto Adriani. En 2015, se llevó a cabo un primer intento interinstitucional de recuperación de la laguna. La lucha alcanzó un clímax en el año 2016. En 2017 se formuló un plan de intervención y se han adelantado algunas mejoras en el monumento natural (Unshelm, 2017).

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Se solicitó a la Comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional revisar el decreto de creación del Monumento Natural laguna de Urao; la realización de consultas y mesas de trabajo con los sectores afectados y los actores involucrados; llevar a cabo un programa de educación ambiental específico en las instituciones educativas del municipio Sucre; sanear y regenerar ambientalmente la zona; reformular la infraestructura turística desde una perspectiva sustentable; regular las tomas de agua y del servicio de suministro del líquido; revisar los permisos concedidos para construcciones y desarrollos agrícolas; elaborar un plan local para el tratamiento de desechos sólidos; prohibir la cacería furtiva en la zona y elaborar un Plan Integral para la recuperación de la Laguna.

Intensidad del conflicto


Media.

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Fracturación y compactación del suelo debido a una sumatoria de factores de degradación que incluso empiezan en la cuenca alta. Se viene experimentando un proceso de afectación de las reservas forestales para atender las dinámicas socio-económicas de la población y los afluentes se están interviniendo para atender cultivos (principalmente invernaderos) y necesidades domésticas, afectando así la captación de agua que debe llegar a la laguna y desequilibrando su ciclo hidrológico. En la zona aledaña a la misma, se ha producido una pérdida aproximada de 9 hectáreas de vegetación. Se registra una disminución de la calidad de sus aguas por contaminación. Esto a su vez es factor de destrucción progresiva de la flora y la fauna acuática. Ambos impactos son ocasionados por el ingreso de aguas residuales que determina la pérdida de oxígeno como consecuencia de la incorporación de materia orgánica. El proceso de desecamiento de la laguna se ha traducido en la reducción de un 40% del espejo de agua, lo que equivale a un valor cercano a 13 hectáreas de superficie. Tanto la pérdida de vegetación como la perturbación del ciclo hidrológico han contribuido a un sensible incremento del calor en la zona. De esta manera el microclima se ha visto alterado. Afectación de las riberas de la laguna y de algunas especies vegetales acuáticas como el junco y la enea como consecuencia de la construcción mal planificada de una ciclovía y de caminerías.

Impactos en la salud


La putrefacción, la proliferación de malos olores y de agentes patógenos por el vertido de aguas residuales, y la acumulación de desechos sólidos, ponen en peligro la salud de los visitantes y lugareños.

Impactos socio-económicos y culturales


La pérdida de atractivo paisajístico y turístico condiciona la disminución de la afluencia de visitantes y turistas, hecho que incide negativamente en los ingresos de la población local y, en particular, de quienes desarrollan actividades comerciales en la zona. La desvalorización de una zona de significación patrimonial histórica, simbólica y sagrada, erosiona el sentido de pertenencia y referencia cultural. Esto aplica tanto para la población de Lagunillas, el conjunto del municipio y del estado. Este aspecto es particularmente agudo en lo que refiere a la población indígena de la zona.

Resultados y respuestas ante el conflicto


El 13 de octubre de 2014, el Juzgado Superior Agrario de Mérida decretó una medida oficiosa cautelar dentro del área de la laguna, ordenando detener las construcciones, la deforestación y el desvío y contaminación de afluentes. Igualmente ordena adecuar las actividades agrícolas y del taller mecánico, así como regular y adecuar las actividades turísticas e instalar una señalética. Del mismo modo, insta a las autoridades competentes (locales, regionales, ministeriales) a tomar medidas en pro de la recuperación y el resguardo de la laguna. En junio de 2017, se puso en marcha un Plan de acción para recuperar la Laguna de Urao en el que participan organizaciones sociales, organizaciones indígenas, grupos ecologistas, estudiantes y profesores universitarios, voluntarios, la Gobernación del estado Mérida, la Dirección de Guardería Ambiental del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas e INPARQUES. Entre junio y septiembre de 2017, se han detectado y neutralizado tomas ilegales de agua, se han abierto siete calicatas para irrigación derivada y se ha impulsado la recuperación de más de 15 nacientes y pequeños afluentes. Se ha logrado el restablecimiento de al menos unos 10 litros por segundo, en el caudal total que ingresa al cuerpo de agua. En septiembre de 2017, las FANB se sumaron al Plan de Acción (Guerrero, 2016; Redacción, 2016; Sandino, 2017; Solé, 2015; Unshelm, 2015).

Alternativas propuestas


Formulación de un Plan de acción que combine la participación de grupos ecologistas, sectores académicos de la Universidad de los Andes y autoridades locales, regionales y estatales. Se ha impulsado un proceso de revitalización étnica, en el cual habitantes de la zona recuperan sus vínculos con la identidad de los pueblos originarios de la zona. Se ha propuesto llevar a cabo un programa de educación ambiental específico en las instituciones educativas del municipio Sucre.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


No, con algunas demandas atendidas.

Explique por qué


Aunque se han obtenido algunos avances importantes, la recuperación del monumento natural dista todavía de completarse. La situación de crisis, confrontación e incertidumbre en la que se encuentra sumido el país pudiera detener el proceso de recuperación emprendido.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela – 1999.

Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas – 2005.

Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019.

Ley Orgánica del Ambiente – 2006.

Ley Penal del Ambiente – 2012.

Gaceta Oficial Nº 31.760 de 19 de junio de 1979. Decreto Ejecutivo N° 172. Decreto de Creación Monumento Natural “Laguna de Urao”.

Artículos

  • Dávila, José Ramón (2017) Impresionante disminución hídrica en la Laguna de Urao fue expuesta en charla magistral de la ULA. Prensa Ula.

    Delgado, Jade (2017). Construcciones cerca de manantiales de agua ponen en riesgo a la Laguna de Urao. Noticias Venezuela.

    El Periódico de Monagas (2016). Comunidad indígena Quinaroa clama por el rescate de la laguna de Urao.

    Fernández, Adalberto (2017). Merideños celebran 38 años del Monumento Natural Laguna de Urao. AVN.

    Rivas, Elvis (2017). Denuncian deterioro de Laguna de Urao en Lagunillas de Mérida.  

    Globovision.

    Rivas, Elvis (2017). Sequía en Laguna de Urao preocupa a merideños. Globovision.

    Rivas, Jesús David (2017). La Laguna de Urao presenta síntomas de muerte.

    El Diario de los Andes.

    Rivera, Heriberto (2013). La Laguna de Urao (Mérida): una mirada a lo nuestro.

    APORREA.

    Sandino, Adalberto (2017). Inparques Mérida impulsa recuperación del Monumento Natural Laguna de Urao.

    Minea.

    Solé, Manuela (2015). Laguna de Urao recibe atención interinstitucional. Noticias +Verde.

    Unshelm Báez, Carlos (2015). Manifiesto ecológico Salvemos la Laguna de Urao.

    Mis Redes.

    Villet Salas, Jorge (2016). Se muere, se seca la Laguna de Urao en Diario Frontera.

  • Libros_documentos_académicos_y_científicos

  • Clarac, Jacquelin (1981). Dioses en exilio (representaciones y prácticas simbólicas en la Cordillera de Mérida. Ensayo antropológico). Colección Rescate 2. (Fundarte) Editorial Arte – Caracas – Venezuela.

    Guerrero, Luis A. (2016)    Plan de Reforestación Cuenca Laguna de Urao, Lagunillas, Municipio Sucre, Estado Mérida. Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”, Núcleo Mucuchíes, estado Mérida.

    Pereira, Nory (2010). Características Físico Geográficas del Estado. Convenio ULA PDVSA. Instituto de investigaciones Económicas y sociales.

    Rangel, Francisca (1991). “La Laguna de Urao, Lagunillas Mérida: un mito vivo”, en Boletín Antropológico, Nº. 22, Mérida, Universidad De Los Andes. Centro de Investigaciones del Museo Arqueológico “Gonzalo Rincón Gutiérrez”, Mayo–Agosto.

    Salas, Julio César (1997).             Etnografía de Venezuela. (Estados Mérida, Trujillo y Táchira). Los Aborígenes de la Cordillera de Los Andes. ULA. Mérida.

    Universidad de los Andes (2016). Documento 1. Comunicado por la vida de la Laguna de Urao Jama Chía o Doña Simona. Boletín Antropológico. Año 34, Nº 91, enero–Junio. Documentos. pp. 227-243. 

    Zerpa, José Acacio (2001). El monumento natural Laguna de Urao: Entre los histórico y lo turístico” en: Presente y Pasado. Revista de Historia, Año 6. Volumen 6. Nº 11/12. Enero-Diciembre. Escuela de Historia, Universidad de Los Andes. Mérida-Venezuela. Misceláneas, pp. 173-182.

  • Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Francisco Javier Velasco - Observatorio de Ecología Política de Venezuela

    Última fecha de actualización de esta ficha


    21/11/2017