Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

Comunidades de Veracruz y La Bárbara luchan contra la apertura de mina de sílice en el municipio Torres (estado Lara)

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Extracción Minera

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Comunidades campesinas del municipio Torres se movilizan para evitar el inicio de la minería de sílice en el Cerro El Plan, lo cual afectaría sensiblemente las fuentes de agua que los surten.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1035

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

2016

UBICACIÓN:

Parroquia Las Mercedes, al sur-occidente del municipio Torres, estado Lara



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Cerro El Plan, parroquia Las Mercedes, municipio Torres, estado Lara

Área del proyecto


El área inicial del proyecto es de 2,6 hectáreas. Área total de explotación planteada: 10,68 hectáreas (Durán, 2017a).

Tipo de población


Rural

Resumen del caso


El estado Lara suele ser conocido por sus ecosistemas semi-áridos, destacando la depresión de Carora, ubicada entre las sierras de Baragua y Aguada Grande. Sin embargo, más al sur se ubican las estribaciones septentrionales de la cordillera andina. En el municipio Torres, donde se encuentra la ciudad de Carora, es posible encontrar estos diferentes tipos de ecosistemas, siendo que el 40% del municipio es bosque nublado, a 1.053 metros de altura. El cerro El Plan, ubicado en este municipio y que hace parte de la serranía de Veracruz –además de integrar la formación Jirajara–, se encuentra en pleno bosque nublado, donde nacen ríos y fuentes de agua, representando el mayor acuífero que se tiene en la zona. Dicho cerro se encuentra en el centro de un conflicto ambiental, determinado por las motivaciones de explotación minera del sílice que se encuentra contenido en sus tierras. La intención de extraer este recurso del cerro El Plan data de 1992. Sin embargo, la cesión de las tierras más cercanas a ese cerro por parte de los dueños de la finca ‘Cambullón’, generó que la propiedad fuese dividida, conformando el asentamiento Veracruz, donde se encuentran 35 parceleros, quienes rechazaron el proyecto minero durante varios años (Durán, 2017b). El sílice es una arena utilizada para la elaboración de diferentes productos como pintura, esmalte, cemento, vidrio, celulares, mezcla adhesiva para baldosas, cerámica, crema dental, circuitos eléctricos, entre otros. En 2016, se reavivó el interés por la explotación de este mineral no metálico, tras la activación del ‘Motor Minero’ – Agenda Económica Bolivariana– por parte del Gobierno nacional. El emprendimiento está asignado a la empresa Inesco SRL, la cual a fines de ese año recibe la concesión. El proyecto apunta a la extracción 5.880.000 toneladas métricas de sílice con un permiso otorgado por 14 años, junto a la construcción de carretera y planta de procesamiento ubicada en las afueras de esta zona. Uno de los principales elementos del conflicto es el agua. La minera Inesco aseguraba que no hay nacientes de ríos en la zona para la explotación, o bien que dichas nacientes se encuentran a 400 metros de la misma, lo cual ha sido desmentido por los grupos movilizados, quienes a través de expertos, recorridos de campo y estudios de impacto ambiental alternativos mostraron la existencia de estas fuentes de agua y su malestar con la posible instalación de la mina. A decir de las organizaciones críticas al proyecto, el agua que surge de estas nacientes puede surtir a cualquier parroquia del estado Lara y el municipio Torres, o también servir para tener una fuente suplementaria del embalse de Los Quediches. A su vez, parceleros de la zona, productores de plátano y cambur, ganado, yuca, limón, maíz, lechoza, que han conservado y preservado las áreas del cerro El Plan, dependen de estas aguas y del equilibrio ecológico de esas tierras para alimentar a un sector de la población del municipio. Los más de 30 productores afectados, principalmente de las comunidades de Veracruz y La Bárbara, han conformado alianzas con diversos actores como grupos ambientalistas locales, profesores universitarios y académicos, grupos religiosos, entre otros, poniendo en práctica diversas formas de movilización entre las que se cuenta campañas de sensibilización, uso de medios de comunicación, producción de audiovisuales, foros públicos, recorridos con actores invitados, estudios de impacto ambiental alternativos o bloqueos de ruta a integrantes de la empresa minera, entre otros. Los ofrecimientos de progreso, desarrollo y asistencia que propone Inesco a la población de la zona, contribuye a generar divisiones en las comunidades respecto a la aceptación o no del proyecto minero, generando contradicciones y tensiones sociales en las movilizaciones. Las resistencias comunitarias han supuesto un obstáculo a la instalación de la minería de sílice en el cerro El Plan. El proyecto se encuentra en suspenso, aunque el afán de impulsar con fuerza la minería por parte del Gobierno nacional indica que la amenaza sigue presente. Ante esto, las comunidades de Veracruz y La Bárbara siguen en alerta y movilizadas para mantener las condiciones ambientales libre de explotación minera.

Otras actividades económicas involucradas


No se registran

Commodities o recursos naturales involucrados


Sílice

Resumen y descripción del proyecto


El interés de extracción de sílice en el cerro El Plan se remonta a 1992, pero desde entonces ha tenido oposición por parte de las comunidades locales. El interés del Gobierno Nacional en impulsar la minería en todo el país re-abrió las puertas en 2016 a las iniciativas de explotación de este mineral no metálico en la zona. Este año, la empresa Inesco S.R.L. renueva la solicitud de los permisos para la explotación y en diciembre recibe la aprobación del proyecto de impacto ambiental por parte del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas (Minea), que dio luz verde a la concesión en el cerro El Plan (Durán, 2017b). Uno de los primeros pasos del proyecto consiste en la construcción de una carretera que permita el traslado del material desde la zona de extracción hacia la planta que se instalará en el kilómetro 17 de la carretera Lara- Zulia, justo donde comienza el acceso hacia el sector Los Quediches. Se calcula que en el lugar hay unas 33 millones de toneladas de sílice, estimando un tiempo de extracción de 80 años. Directivos de la empresa han afirmado que la autorización en su primera fase está sujeta a explotar 5.880.000 toneladas métricas de sílice durante 14 años (Piña, 2017). A su vez, han señalado que el sílice de El Plan posee una pureza superior al 98% y que su aditivo hiérrico es casi nulo, por lo que el proceso de concentración y de limpieza para comercializarlo como materia prima en las diferentes industrias que demandan este producto, menguará casi al extremo su laboriosidad. Las reservas probadas podrían ser extraídas zanjando 20 metros de profundidad, cuando el cerro El Plan tiene una profundidad de mil cien metros (1.100). De acuerdo a estudios geológicos, este tipo de yacimientos alcanzaría hasta los 100 metros de extracción útil. La empresa también ha declarado que tiene contempladas normas de mitigación para reducir los impactos ambientales a su mínima expresión y que los métodos de extracción serán mecánicos, sin explosivos ni contaminantes. En términos socio-económicos, Inesco promete establecer una especie de zona industrial en un espacio de 25 hectáreas, en la que se aproveche el recurso; también la minera ha ofrecido la construcción de un ambulatorio, una escuela y la generación de más de 1000 empleos.

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


Inesco s.r.l. - Venezuela

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


• Alcaldía del Municipio Torres • Ministerio del Poder Popular para el Desarrollo Minero Ecológico • Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas • Gobernación del estado Lara

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


No se registran

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


Desconocido

Estatus actual del Proyecto


Planificado y listo para su ejecución

Población afectada


35 productores parceleros de la zona aledaña al cerro, más toda el área de Los Quediches –incluyendo el embalse–, toda la población de La Bárbara, El Merey y El Aceituno.

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


2016

Cronología y detalles de las movilizaciones


Los más de 30 productores afectados se alían con grupos ambientalistas locales –como el Movimiento Social Torrense Salvemos el Embalse de Los Quediches o el Movimiento Ecológico del Municipio Torres–, profesores universitarios y académicos, medios de comunicación locales, grupos religiosos, consejos comunales, representantes de los gremios del municipio, entre otros, que contribuyen a dar mayor resonancia a la lucha y las demandas planteadas por estos sectores movilizados. Estas comunidades campesinas del sector El Plan y otras de la parroquia Las Mercedes se han pronunciado preocupados por la posible instalación de la mina en el mencionado cerro, sea por la falta de consulta, estudios y claridad en la información del proyecto (Hernández, 2017a), o bien por estar definitivamente en contra del mismo, planteando que irán hasta el fondo para que, si es posible, el cerro El Plan no se toque. La coalición de actores movilizados ha realizado campañas de sensibilización y debate sobre los efectos de la minería; programas de radio locales y reportajes en algunos medios regionales; ha elaborado micros y videos documentales donde exponen evidencias de los perjuicios y amenazas que conllevan el proyecto; foros públicos con académicos, alimentando el debate sobre las consecuencias de la minería; entre otros. Se han llevado alegatos a la Comisión de Ambiente en la Cámara Municipal, planteando críticas al proyecto, tratando de contraponer argumentos a lo planteado por la empresa (Hernández, 2017a), o bien exigiendo a la misma la garantía de la preservación del ambiente (Hernández, 2017b). Asimismo, estos grupos aliados han organizado numerosos recorridos y visitas al cerro, en compañía de otros actores como periodistas o expertos en materia ambiental, con el objetivo de mostrar in situ la necesidad de preservar esos ecosistemas –en especial esos espacios que interactúan con la cuenca del río Morere y otros afluentes– y lograr mayor resonancia de sus demandas. A partir de estas alianzas con expertos y profesionales universitarios, se han elaborado informes que han sido consignados al Minea por los habitantes de Veracruz y La Bárbara para hacer oposición al proyecto minero y demostrar por qué es necesario proteger ese sector (Durán, 2017a). La elaboración de estudios de impacto ambiental alternativos buscan contrarrestar los informes presentados por el Minea, que son considerados ‘proyectos de escritorio’ y tienen numerosas inconsistencias, tales como señalar, desde la caracterización de los datos, que la mina está en la zona del semiárido, cuando la riqueza de la fauna y la flora revelan otra cosa (Durán, 2017a); o plantear que no había nacientes de río en las inmediaciones del cerro, cuando se ha mostrado evidencia de lo contrario, indicándose que en cambio el impacto ambiental sería altísimo. Los habitantes de estas comunidades han señalado maltratos por parte de funcionarios de la Guardia Nacional (Hernández, 2017a). Las comunidades han bloqueado la entrada a sus territorios por parte de integrantes de la minera, quienes tienen que atravesar sus parcelas para llegar hasta el cerro. Esto ha agudizado las tensiones con estos cuerpos militares.

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


Un sector de los pobladores pide más información sobre la explotación, así como garantías de que la actividad minera no va a perjudicar las vitales fuentes de agua provenientes del cerro. Productores de la zona afirman no estar de acuerdo con la instalación de la mina debido a que no hay ni siquiera 100 metros de distancia entre la mina y los acuíferos. Los integrantes de la comunidad de Veracruz afirman que nunca han estado de acuerdo con la mina. La principal preocupación para estos grupos es el agua –el agua vale más que el sílice. Para la comunidad de Veracruz “lo primero es el agua, lo segundo es el agua y lo tercero es el agua”.

Intensidad del conflicto


Media.

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


Potencialmente la afectación del cerro El Plan tiene impactos dramáticos en las nacientes de los ríos que lo componen y en el bosque virgen primario. La actividad minera también atentaría con la biodiversidad de la zona, la flora y la fauna. La remoción de grandes cantidades de sílice provoca contaminación del aire. Al alterarse las condiciones del cerro, mediante la extracción de su material madre, se generan perturbaciones climáticas y las lluvias podrían mermar, lo que reduciría el drenaje o almacenamiento de agua (Durán, 2017a). Según los directivos de la minera, las resistencias de las comunidades son por falta de información, y afirmaron que las nacientes que existen están a 400 metros de distancia de la explotación y los afluentes del embalse Los Quediches están separados a 8 kilómetros, fuera del eje de la mina (Durán, 2017b).

Impactos en la salud


Peligros de aparición de silicosis (neumoconiosis), enfermedad que se produce por la inhalación del polvo de sílice, y que conduce a la esclerosis pulmonar. Se ha hecho referencia a estudios que relacionan el cáncer de pulmón con la inhalación de estas partículas.

Impactos socio-económicos y culturales


Uno de los principales impactos socio-económicos que dejaría el proyecto es la afectación de las economías agrícolas y ganaderas locales, perturbadas por la actividad minera, que tradicionalmente tiende a volverse dominante en las zonas donde se instala, promoviendo el abandono de estas actividades tradicionales. El impulso del proyecto ha generado división en las comunidades. Los propios parceleros que están en contra del proyecto (como los de Veracruz y La Bárbara) reconocen que los habitantes de La Cordera y Los Aceitunos, que son caseríos más alejados, dicen que están de acuerdo porque han recibido dinero (Durán, 2017b). Por otro lado, la actividad minera incrementaría notablemente la penetración territorial por parte de trabajadores y personas que se incorporan a la economía subsidiada que se genera en torno a la mina (Durán, 2017a).

Resultados y respuestas ante el conflicto


Las resistencias comunitarias han supuesto un obstáculo a la instalación de la minería de sílice en el cerro El Plan. Al momento, si bien el desarrollo del proyecto se encuentra en suspenso, es probable que, en el marco del lanzamiento y re-impulso de la minería en todo el país por parte del Gobierno nacional, el mismo sea retomado nuevamente. Las comunidades de Veracruz y La Bárbara siguen en alerta y movilizadas para mantener las condiciones ambientales libre de explotación minera y se proponen solicitar que la zona sea protegida por parte del Minea.

Alternativas propuestas


Las comunidades han planteado la necesidad de tomar medidas para aumentar el caudal del manantial que sale del cerro El Plan. A su vez, estos grupos movilizados han propuesto impulsar la producción de cacao en estos territorios como forma de mostrar una alternativa económica para la zona, distinta a la minería.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso?


Sí, pero la amenaza del proyecto siguen en pie

Explique por qué


Las movilizaciones comunitarias han influido en obstaculizar la instalación de la minería de sílice en la zona. Sin embargo, las amenazas de reincidencia del impulso del proyecto minero son importantes, lo que atenta contra la consecución de la justicia ambiental.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela - 1999.

Ley Orgánica del ambiente – 2006.

Ley Penal del Ambiente – 2012.

Ley de aguas – 2007.

Artículos

  • Durán, Mariangel (2017a). Explotación de sílice abre debate ambiental en Torres (Parte I). El Impulso.

    Durán, Mariangel (2017b). Proyecto minero en Torres crea división entre parceleros (Parte II). El Impulso.

    Hernández, Isabel (2017). En discusión posible extracción del mineral sílice en Torres. El Caroreño.

    Hernández, Isabel (2017b). Continua en debate posible extracción del mineral sílice en la parroquia Las Mercedes. El Caroreño.

    Piña, Franklin (2017). Todo listo para las operaciones de extracción de sílice. El Caroreño.

  • Libros_documentos_académicos_y_científicos

  • Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Emiliano Teran Mantovani – Observatorio de Ecología Política de Venezuela

    Última fecha de actualización de esta ficha


    24/01/2018