Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

Current filter: No active filter, click/drag on charts to filter data

No Data

No Data

No Data

No Data

No Data

Click and drag in the measuring bars to filter data by number of [selected variable] per individual event

Current filter:

Current filter:

Detalles

El cierre de Caño Mánamo

PRINCIPAL ACTIVIDAD ECONÓMICA QUE ORIGINA EL CONFLICTO:

Infraestructura y Construcciones

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO:

Comunidades warao del Delta del Orinoco, ecologistas y otros actores sociales denunciaron, protestaron y se movilizaron por los estragos causados al caño Mánamo, extensas zonas del estado Delta Amacuro y parte de Monagas, así como a una gran parte de las comunidades warao como consecuencia del cierre de este brazo del río Orinoco por parte de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), hecho que ocasionó la salinización de sus aguas y la destrucción de los medios tradicionales de subsistencia de esa población indígena.

IDENTIFICADOR DE CASO:

1049

FECHA APROXIMADA DE INICIO DEL CONFLICTO

1966

UBICACIÓN:

Tucupita, municipio Tucupita, estado Delta Amacuro



Ubicación del proyecto (localidad, municipio y estado del país)


Tucupita, municipio Tucupita, estado Delta Amacuro

Área del proyecto


550 Metros (Extensión del dique)

Tipo de población


Urbana, semiurbana e indígena

Resumen del caso


El Caño Mánamo es el brazo más septentrional del Delta del Orinoco y su nombre se deriva de la palabra manamo, que en lengua warao significa "dos". Está situado al noreste de la República Bolivariana de Venezuela, en el estado Delta Amacuro, en plena zona intertropical que tiene un clima cálido y húmedo, registrando una temperatura media anual de 26° C, con un índice pluviométrico entre los 1.250 y 2.000mm anuales. (Vila, 1964:12). Este curso de agua desemboca sobre el Golfo de Paria siendo a su vez receptor de otros importantes ríos del oriente venezolano, entre los que se destacan el Tigre y Urecoa. La ciudad de Tucupita, capital estatal, se ubica sobre la isla homónima, en su margen derecha. El Caño Mánamo atraviesa una región con varios paisajes y ecosistemas diferenciados, de suelos inundables, marismas e innumerables islas y caños; afectados, primero, por las crecientes estacionales del Orinoco y luego, por las mareas de la costa. Las islas de la planicie deltaica presentan "bancos" fluviales en los bordes y depresiones internas. Los "bancos" conformados por sedimentos areno-limosos, ocupan una estrecha franja de unos pocos metros hasta dos kilómetros aproximadamente, y representan entre el 5 al 10 por ciento de la superficie de las islas. En su mayoría estas islas son afectadas por las inundaciones durante pocos días, dependiendo de sus alturas y de la crecida del Orinoco. En los "bancos" se realizan las actividades agrícolas, en especial cultivos de cacao, y son las áreas aptas para los asentamientos humanos. En cambio, las depresiones están conformadas por sedimentos más finos arcillo-limoso y arcillosos. En las porciones más elevadas de las depresiones crecen abundantes pastos durante el período de aguas bajas y en el lapso de aguas menos altas predominan ciénagas, materia orgánica semi-descompuesta, vegetación hidrófila y lagunas durante todo el año. Estos sedimentos fluviales descansan sobre sedimentos marinos antiguos, ricos en compuestos sulfurosos.Los caños del Orinoco desempeñan un papel importante en las características del sistema deltaico. Sus crecidas aportan sedimentos nuevos a los suelos, manteniendo así la fertilidad en los terrenos mejor drenados de los bancos. La fuerza del agua en época de crecidas ejerce una acción de limpieza en todos los caños, arrastrando hacia el mar materiales de desechos orgánicos e inorgánicos acumulados durante las aguas bajas. Por otra part, las crecidas suministran agua suficiente para que los suelos, durante las aguas bajas, mantengan un grado óptimo de humedad, permitiendo la presencia de pastos de buena calidad para el ganado, cultivos de cacao, plátanos, tubérculos y, esencialmente, adecuada hidratación para impedir la oxidación de las piritas sulfurosas; estas, en algunos sectores, se hallan a poca profundidad del suelo. En la región deltaica los caños están cubiertos de manglares cuyas raíces se hunden en el agua fluvial o marina y cuyo nivel superior forma un entramado vegetal determinado por la amplitud de las mareas. En torno a las raíces de los manglares y en otras zonas de los caños habita una muy variada fauna piscícola, encontrándose entre muchas otras especies el Caribe (piraña) y el rayao, crustáceos y moluscos. En los caños se encuentran otros animales de vida acuática como delfines de agua dulce (toninas), manatíes. En el ecosistema del caño también hacen vida reptiles como iguanas, caimanes y babas, y numerosas especies de aves entre las que figuran garzas blancas y morenas, garcitas blancas, chenchenas, guacharacas, cotúas, gavilanes de varias especies, pericos, pavos reales, guacamayos, tucanes y turpiales de agua. La palma moriche también abunda en esta región. Desde hace milenios (entre 8.000 y 9.000 años) el delta del Orinoco es el hábitat tradicional del pueblo warao (el grupo humano más antiguo del país), cuyo gentilicio es traducido como waha (ribera baja, marisma, anegadizo) y arao (gente, habitante) y que se contrapone al de hotarao, derivado de hota (lugar elevado, tierra alta o seca) y arao (gente, habitante), con el que se refieren a todos aquellos (indígenas no warao y criollos) que viven en tierras altas. Los warao constituyen una población que ronda las 36.000 personas, aproximadamente 85 % de la población total del estado Delta Amacuro. Los warao han sido fundamentalmente un pueblo pescador. En menor medida, la caza, la recolección de miel y frutos silvestres ha complementado su subsistencia. La palma de moriche, muy abundante en la zona, es el "árbol de la vida" de la etnia warao, de los troncos construyen los palafitos y las camineras, con las palmas techan sus chozas, de las frutas elaboras diferentes comidas y de las hojas fabrican fibras, de la cuales tejen bellas hamacas y cestas En 1966 la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) construyó un muro de contención de 800 metros de longitud sobre el caño Mánamo, con el propósito de incorporar a la producción agropecuaria miles de hectáreas en un intento de evitar inundaciones y salvar una gran cantidad de plantaciones, del Delta del Orinoco y de comunicar con el centro del país a esta región del sureste, hoy estado Delta Amacuro, a donde sólo era posible llegar por avión. Este programa trajo como consecuencia inmediata un colapso ecológico en el caño, con miles de peces muertos, y un cambio radical en el modo de vida de los ribereños, en tal forma que muchos de ellos emprendieron el éxodo, ante la realidad de no poder bañarse, consumir el agua del caño, lavar y pescar, la población criolla de Tucupita también experimentó la alteración negativa de sus condiciones de vida En la actualidad decenas de miles mil personas, solo en Tucupita, descargan aguas servidas diariamente al Mánamo convirtiéndolo en un escenario natural sin sus atributos habituales, complicándose la situación generada hace varias décadas con la obstrucción del drenaje natural.

Otras actividades económicas involucradas


N/A

Commodities o recursos naturales involucrados


• Agua y tierra. Productos agrícolas, recursos pesqueros y fibra de moriche.

Resumen y descripción del proyecto


Megaproyecto planificado y ejecutado por el Gobierno venezolano, a través de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), a mediados de la década de 1960, con la finalidad de crear enormes extensiones de tierras productivas para abastecer la región de Guayana, en pleno proceso de expansión industrial siderúrgica. El proyecto se inicia con la construcción de un sistema de diques de 172 km de longitud, el primero y más importante de ellos fue el del Caño Manamo (dique carretera de 800 m de longitud), entre la isla de Macareo y tierras del estado Monagas. Los demás diques se construyen en algunos sectores que rodean a las islas de Macareo y Tucupita. Con estos diques se protegían de las inundaciones del Orinoco las islas de Tucupita, Macareo, Manamito, Cocuina y Guara. En ellas se concentra la mayoría de la población (más del 80 por ciento) y las actividades económicas y administrativas de la planicie deltaica.
En una segunda fase (inconclusa) se tenía planificado represar el Caño Macareo y extender los diques por la margen izquierda del Río Grande, para mantener al margen de las inundaciones la cuña de tierra comprendida entre ambos. De esta manera se pretendía resguardar la totalidad de las tierras del delta (aproximadamente 2 millones de hectáreas).
Posteriormente, dados los efectos secundarios generados por la infraestructura erigida, se construyó un sistema de drenaje superficial con 155 km de canales primarios y 792 km de canales secundarios. En su desembocadura se instalaron compuertas para controlar el flujo de la marea y evitar que penetre al interior de las islas (Colonello y Medina: 1998) (García-Castro:1999) (Escalante: 1993).

Empresas privadas nacionales e internacionales involucradas


N/A

Actores gubernamentales y compañías nacionales relevantes


El actor de mayor relevancia ha sido la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). No obstante también han participado FUSAGRI, COPLANARH, el Poder Ejecutivo y la Gobernación del Territorio Federal Delta Amacuro (hoy Gobernación del estado Delta Amacuro).

Instituciones Internacionales y Financieras involucradas


No existen

Nivel de las inversiones (en US$ o en Bs.)


Se desconoce

Estatus actual del Proyecto


Operando (con su segunda fase detenida)

Población afectada


Población indígena warao. En menor medida, conuqueros criollos y parte de la población criolla de Tucupita

Fecha aproximada de inicio de las movilizaciones


1966

Cronología y detalles de las movilizaciones


Las movilizaciones y reclamos se iniciaron con participación de grupos de población indígena y, posteriormente, de conuqueros criollos y pescadores. Se presentaron denuncias ante instituciones públicas y en medios de comunicación. A ellos se sumaron en años posteriores académicos, profesionales, periodistas y ambientalistas. El documental “Caño Mánamo” (1983) del cineasta Carlos Azpúrua marcó un hito importante en el proceso de denuncia y sensibilización sobre el caso, permitiendo que en otras regiones del país se conocieran detalles del caso y se incorporara el tema en foros, seminarios y reportajes.

Algunas acciones, reclamos y peticiones de los grupos movilizados


• Suspensión de la segunda fase del proyecto
• Suspensión del proyecto
• Saneamiento ambiental y desalinización del caño.
• Compensaciones económicas

Intensidad del conflicto



Se trata de un conflicto que ha pasado por distintas fases a lo largo de varias décadas. Con movilizaciones de varios sectores, una creciente presencia mediática durante algún tiempo e intermitentes esfuerzos de organización local con algunos apoyos menores de otras regiones, ha atravesado momentos de activación y receso. En la actualidad está en estado de latencia pero con tensiones permanentes derivadas del deterioro creciente de las condiciones de vida del pueblo warao y de recientes inundaciones

¿Este conflicto ha terminado?


No

Impactos ambientales


El primer impacto ambiental fue la súbita salinización de los caños y tierras del Bajo Delta, con los consiguientes efectos nocivos sobre el aprovisionamiento de agua potable y sobre las siembras, sumado a la desaparición de parte de la población piscícola, medio de subsistencia fundamental de los habitantes de las riberas, agravada posteriormente con la floculación y eutrofización (acumulación de sedimentos y enriquecimiento de las aguas estacionadas) producidas por los compuestos sulfato-ácidos. En el interior de las islas, la progresiva acidificación fue eliminando las especies de peces morichaleros y la pérdida de fertilidad de los suelos disminuyó los recursos vegetales (Escalante: 1993) (Heinen: 1998) (Ramírez Serfatty 1976:1, Romero 1982:210).

Impactos en la salud


Las comunidades warao a lo largo de los Caños Mánamo y Pedernales padecen de diversas enfermedades y un aumento de la mortalidad infantil, producidas por el uso de las aguas contaminadas. La disminución de la pesca, la caza y el deterioro de los suelos, generaron el éxodo de la población indígena ya mencionado, que llenó primero las calles de los centros poblados locales como Tucupita, Pedernales y La Horqueta con desarraigados y luego, en busca de mejores condiciones de vida y salubridad, hacia otras ciudades, extendiéndose posteriormente a Barrancas, San Félix y Caracas, y más adelante hacia ciudades y otros centros poblados del Brasil como Boa Vista y Manaos. En la actualidad, en el contexto de un agravamiento de sus ya precarias condiciones de vida, los warao están siendo diezmados por epidemias de VIH y sarampión (Escalante: 1993) (Moncada: 2018) (Semple: 2018) (Torres: 2015).

Impactos socio-económicos y culturales


Como ocurre con los daños causados al ambiente físico, los acarreados a lo humano y lo social son incalculables y, en buena medida, irreparables, superando con mucho, los posibles beneficios que registrara el proyecto en un principio o surgieran a posteriori.
El proceso de rápida salinización de las aguas y el deterioro de los suelos ocasionó un éxodo de muchos habitantes de la zona afectada: Osibu Hana, el caño Morocoto, los de caño Dauwaha y otros, en dirección río arriba, hacia el Norte de Tucupita y la zona no protegida. Las cultivos de arroz y de cacao en la zona Capure-Cocuina fueron abandonadas por los no Indígenas, que se replegaron hacia la población de La Horqueta. Otro tanto hicieron los warao que solían trabajar en las plantaciones como mano de obra asalariada. En general, la parte noroccidental del Delta se ha despoblado sensiblemente, habiendo emigrado muchos de sus habitantes indígenas hacia las zonas altas, centros urbanos como Tucupita, La Horqueta, Pedernales y el Delta suroriental.
En los dos años siguientes al cierre del caño, muchos habitantes de la zona afectada que aun permanecían en las rancherías de origen, fueron reubicados en asentamientos nuevos como Santo Domingo de Guacajarita, El Pajar y Playa Sucia (CVG 1970, Hayes-Latimer 1980:66-68, Heinen 1982:84). El nuevo patrón de poblamiento se hizo siguiendo el modelo de los asentamientos campesinos del Instituto Agrario Nacional (IAN), vale decir, en viviendas individuales unifamiliares, de bloques, con techos de zinc o asbesto, en disposición de cuadrícula y calles rectas entre las casas. Cada poblado contaba con escuela, galpón comunal y una extensión de tierras de labor con parcelas individuales para cada familia además de una o dos parcelas comunales. Un objetivo adicional sería la producción de excedentes que les permitieran no sólo ser autosuficientes sino que los vinculara a la economía nacional como proveedores de productos agrícolas y artesanales (CVG 1970, Hayes-Latimer 1980:72-73). Esta población se desvinculó de su patrón socio-económico tradicional que unía, modo de producción, hábitat, vivienda y relación parental en un todo equilibradamente homogéneo, convirtiéndose en conuqueros y asalariados de los “criollos”. Esto fue causa de la ruptura del sistema de trabajo comunitario tradicional que solía estar encabezado por el suegro/jefe, basado en la reciprocidad, creándose en su lugar grupos de trabajadores individuales agrupados por familias nucleares y algún hermano o hermana.
A este cambio se agregó la creación de una élite de funcionarios con mayores ingresos individuales, que se tradujo en un incremento del nivel de vida, similar al de los no indígenas, para un reducido grupo en las comunidades, introduciendo una nueva estratificación social antes desconocida en las comunidades Warao. Estas desigualdades, la desaparición del sistema de reciprocidad y su substitución por el de ingreso asalariado individual, trajeron problemas de; desnutrición, pobreza y mendicidad.
En los nuevos asentamientos que se crearon en Monagas, predomina la cría de ganado por parte de productores criollos, lo que ha originado muchos abusos por parte de éstos hacia los waraos, en la forma de ocupación de tierras, destrucción de conucos y pérdida de siembras (Heinen 1980:235). Estos nuevos asentamientos han perdido casi todas las características que los identificaban con el pueblo warao, especialmente en lo que se refiere a estructura socio-económica y cultura tradicional. (Hayes-Latimer 1980:76).
El abandono de su subsistencia tradicional condujo a los warao a una situación de proletarización, generando un excedente de mano de obra no calificada para el mercado local de trabajo. Estos indígenas se emplearon luego como trabajadores asalariados, peones de hacienda y trabajadores del servicio doméstico. Algunos grupos se dedicaron a la mendicidad en las áreas urbanas criollos y otros a la recolección de desechos en los vertederos (Heinen y Urbina 1986:117; Heinen y García-Castro 1999; Davies 1994a, 1994b; Pascual 1994; Yoyotte 1994; Martorelli 1994; Gascón 2000:8-9).
Hoy en día quedan ciertas comunidades warao tradicionales en un límite notablemente desplazado hacia el sur y crecientemente amenazado por la salinización Los conucos son ahora menos productivos y la permanencia en los morichales se ha hecho obligatoria en la temporada seca. Los meses de abril y mayo siguen siendo una época crítica para los warao ya que el agua salada sigue invadiendo cauces del Orinoco (Acosta: 2011)
Actualmente, en el contexto de aguda crisis que afecta a la nación venezolana los warao han internacionalizado (llegando hasta Boa Vista y Manaos en Brasil) las nuevas formas de actuación cultural, en lo que sería una vuelta a la itinerancia en sus patrones de asentamiento. Sin embargo, esto no ha sido para reinsertarse en sus actividades de subsistencias ancestrales, sino para practicar la mendicidad que es un signo de aculturación

Resultados y respuestas ante el conflicto


Al producirse el éxodo warao la respuesta oficial fue la reubicación de varios grupos en otras zonas del Delta y del estado Monagas. El resto del tiempo y durante varios lustros, la CVG y otros organismos (FUSAGRI, COPLANARH) invirtieron enormes cantidades de recursos financieros y humanos para tratar de compensar el desastre ecológico y social causado. Entre otras cosas se instalaron sistemas de drenajes y compuertas, se crearon nuevos asentamientos con sus respectivas infraestructuras y se dedicaron recursos a proyectos agrícolas. La idea de convertir al Delta en un granero para el abastecimiento de la zona del hierro e incluso más allá fue abandonada. No obstante, se mantuvo el cierre del caño y con ello la fuente principal de perturbación socio-ambiental. En todo este proceso y, a pesar, de reconocer ciertos errores, la CVG se esmeró en publicitar una imagen que, en términos generales, presentaba un sesgo positivo de la transformación ocurrida en la zona.

Alternativas propuestas


• Reubicación de poblaciones.
• Eliminación del dique.
• Saneamiento del caño.

¿Considera Ud. que se ha alcanzado la justicia ambiental en este caso? (Si o No)


No

Explique por qué


No se ha alcanzado la justicia ambiental porque la situación de segregación socioambiental provocada por el desastre ecológico del Caño Mánamo no sólo se ha mantenido sino que se ha agudizado y complejizado. El acceso a los recursos tradicionales necesarios para mantener sus condiciones básicas de subsistencia se ha hecho imposible para una gran parte de la población indígena que ha sido la más afectada. Ninguna de las iniciativas paliativas y asistencialistas emprendidas por las autoridades ha sido capaz de compensar el daño social y cultural causado; tampoco han tenido mayor incidencia en el plano ecológico las acciones de intervención física llevadas a cabo en el medio deltano después del desastre.

Leyes_decretos_legislaciones_y_recursos_jurídicos_relacionados_con_el_caso

  • • Decreto N° 1.550 de fecha 6 de mayo de 1987 (Decreto de Creación del Parque Nacional Juan Crisóstomo Falcón)
    • Ley de Protección a la Fauna Silvestre, 1970
    • Ley Forestal de Suelos y Agua, 1966.
    • Ley Orgánica del Ordenamiento del Territorio, 1983.
    • Plan Nacional de Conservación, Mejoramiento y Defensa del Ambiente, MARNR, 1978.
  • Artículos

  • Davies, Vanessa
    1994a "8 de cada 10 indígenas venezolanos están fuera de su territorio" en: El Nacional. Caracas: 21/08/1994.
    1994b "Los Warao confinados al Delta" en: El Nacional. Caracas: 31/8/1994
  • Moncada, Alicia (2018) “Los waraos rodeados de epidemias que brotaron para quedarse”
    https://www.amnistia.org/ve/blog/2018/07/6832/los-warao-entre-epidemias
  • Semple, Kirk (2018) “En Venezuela el aumento del SIDA amenaza a toda una población indígena” The New York Times, 7 de mayo de 2018.
  • Torres, Eudo (2015) “Caño Manamo tiene alto contenido de heces fecales”, Radio Noticias Venezuela. Con todas la voces http://www.radiofeyalegrianoticias.net/sitio/2015/04/cano-manamo-tiene-alto-contenido-de-heces-fecales-2/
  • Libros_documentos_académicos_y_científicos

     

    • • Colonnello, Giuseppe y Ernesto Medina 1998 "Vegetation changes induced by dam construction in a tropical estuary: the case of the Mánamo river, Orinoco Delta (Venezuela). En: Plant Ecology. 139: 145-154. Kluwer Academic Publishers. Netherlands
    • • Álvaro A. García-Castro “Planificando el desastre ecológico: Impacto del cierre del caño Manamo para las comunidades indígenas y criollas del Delta Occidental (Delta del Orinoco, Venezuela” ANTROPOLÓGICA. 91, 1999: (31-56). Caracas, Fundación La Salle de Ciencias Naturales
      • Escalante G., Bernarda
      1993 La intervención del Caño Manamo en el Delta del Orinoco y su repercusión en el medio ambiente vista por los deltanos. Informe. Caracas: Instituto Caribe de Antropología y Sociología (ICAS). Fundación La Salle de Ciencias Naturales.
    • Heinen, H. Dieter
      1975 "The Warao Indians of the Orinoco delta: an outline of their traditional economic organization and interrelation with the national economy". En: Antropológica. 40,: 25-55.
      1980 Aportes para una etnografía Warao. Caracas: Instituto Caribe de Antropología y Sociología.
      1982 "Estructura social y mecanismos de desintegración en la sociedad Warao". En: Acta Científica Venezolana. 33:: 419-423
    • 1998 "Vegetation changes induced by dam construction in a tropical estuary: the case of the Mánamo river, Orinoco Delta (Venezuela). En: Plant Ecology. 139: 145-154. Kluwer Academic Publishers. Netherlands

    Autor(es) o contribuidor(es) de esta ficha


    Francisco Javier Velasco Páez (Observatorio de Ecología Política de Venezuela).
    [email protected]

    Última fecha de actualización de esta ficha


    28/2/2019