ConflictosNoticias

Distribución de alimentos en Venezuela amenazada por falta de gasolina en plena pandemia Covid198 min read

Prensa OEP

Imagen de portada Tairy Gamboa para Crónica Uno

Diversos productores agrícolas y organizaciones de campesinos en Venezuela han alertado en las últimas semanas sobre el grave riesgo que implica para la cadena de distribución de alimentos la actual escasez de gasolina en todo el territorio nacional, lo que podría generar un notorio incremento del desabastecimiento de alimentos esenciales como las verduras y proteínas, especialmente en el marco de la pandemia de Covid19 que afecta al país y al mundo.

Medios de comunicación y redes sociales han reseñado las alertas de sectores de diversos puntos del país que advierten la paralización de la producción y distribución de alimentos por causa de la falta de combustible en casi todo el territorio nacional y las consecuencias que podría tener esta coyuntura en la salud de las y los venezolanos.

De acuerdo con un trabajo especial desarrollado al respecto por la agencia de noticias Reuters, agricultores del Táchira temen perder sus cosechas pues los intermediarios que normalmente les compran para trasladar a otros puntos del país no han tenido acceso a gasolina en los últimos días.

“Cómo hace un productor para buscar los vegetales si apenas le permiten echar 15 litros de gasolina. Eso no alcanza para ir al campo y volver al centro de acopio”, dijo el agricultor Gerson Pabón de 52 años a Reuters. “Si la gente no se alimenta será peor”, afirmó angustiado.

De igual forma, en el Zulia, productores de rubros elementales como el plátano han visto afectada su capacidad de producción y comercialización.  “Al no poder hacer llegar fertilizantes y combustible se terminará en una escasez mayor de plátano”, dijo a Reuters Enrique Govea, agricultor que vendió una poca cosecha plátano en 0,13 centavos de dólar el kilo, muy por debajo de su costo de producción, a pesar de que el rubro luego termina llegando al consumidor con un sobreprecio alarmante generado por la propia falta de combustible.

De acuerdo con el Presidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, las cosechas de rubros básicos como tomate, pimentón y cebolla están en riesgo por la falta de combustible en estados como Táchira, Mérida, Lara y Trujillo, que cumplen un rol central en la producción agropecuaria en el país.

La falta de combustible tiene distintos efectos adversos en la producción de alimentos, como la paralización forzada del personal de producción de este sector, así como la afectación casi total de la cadena de traslado y distribución de los rubros que sí llegan a término de sus cosechas.

Venezuela 31 de marzo, 2020. REUTERS/Fausto Torrealba

Así lo informó el Presidente de Conindustria, Adán Celis, quien indicó a Reuters que “Se afecta desde la producción de envases, químicos y hasta tinta para las etiquetas”, refiriéndose de manera especial a la industria de procesamiento de alimentos.

El medio Efecto Cocuyo por su parte señala las declaraciones de Roger Figueroa, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Láctea (Cavilac), quien indicó que para abordar el traslado de las materias primas y rubros de este sector fundamental a lo largo del país “Tuvimos una reunión con el Jefe de la Zodi de Aragua (Zona Operativa de Defensa Integral) y nos trató muy bien, pero él no puede ayudarnos. En Maracay hay solamente dos bombas y esta mañana estaban cerradas. Eso se está repitiendo en varias partes del país” relató.

Los Productores agrupados en Fedeagro y Fedegana advirtieron en un comunicado conjunto  que la agricultura venezolana se encuentra en riesgo y exigieron a las autoridades acceso al combustible para poder mantener la producción de alimentos. Señalaron en el documento que resulta prioritario facilitar en lo inmediato el combustible a los agricultores. “Es un crimen dejar perder una producción que costó enormes esfuerzos a los productores y que difícilmente se pueden importar”.

Por su parte el medio Crónica Uno reportó también la grave situación de amenaza a la producción y distribución de alimentos en Venezuela, reseñando declaraciones de productores y distribuidores como Darwin Cárdenas y un grupo de trabajadores que viajan a Caracas hace un par de años para vender frutas y verduras en un camión que se estaciona en la avenida Principal de Santa Mónica.  “Combustible, ese es nuestro principal problema”, lamentó Darwin al ser consultado sobre las dificultades de trabajar durante la cuarentena.

“Ahorita nos estamos trasladando con el salvoconducto y la guardia no nos ha puesto ningún problema. Lo que pasa es que conseguir la gasolina para distribuir alimentos es todo un reto”, agregó Darwin.

Las verduras las cosechan en el estado Táchira, y desde allá tienen que hacer magia para llenar el tanque de gasolina del camión y tener una reserva que les permita hacer el viaje de regreso, reporta Crónica Uno.

La Gaceta Oficial Extraordinaria N.° 6519, que informa el decreto oficial de estado de alarma en todo el territorio nacional, con fecha 13 de marzo, el párrafo 2 del artículo 9 establece que “no será objeto de la suspensión indicada los expendios de combustibles y lubricantes”.

El presidente del Instituto Venezolano de la Leche y de la Carne (Invelecar), Carlos Albornoz, aseguró a Crónica Uno que la principal preocupación de los productores agrícolas y agropecuarios en este momento es el transporte y comercialización de sus productos ante la falta de combustible.

Aseguró que, por estar en período de cosecha, la producción agrícola no ha sido afectada a gran escala por la cuarentena, pues la cantidad de personal que se traslada al campo es menor. “Los que están son los que se encargan de la ganadería o de recoger las cosechas de hortalizas, frutas y verduras”, expresó.

A través de un comunicado difundido el 16 de marzo, la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) aseguró que el sector “continuará sus labores de producción de alimentos” y llamó a la población a evitar compras nerviosas “que afecten el normal abastecimiento de las cadenas de logística, distribución y en los puntos de venta”.

Así mismo, Fedecámaras ideó un plan de propuestas sectoriales ante el COVID-19 que, entre otros puntos, incluye:

  • Que el Estado apoye y facilite la movilización de cosechas y alimentos a través de las distintas alcabalas.
  • Agilizar los procesos administrativos y de importación.
  • Facilitar el libre tránsito de los productores desde los centros poblados hasta las unidades de producción.
  • Garantizar el suministro eléctrico en los ejes productivos e industriales.

En redes sociales abundan reportes desde diversos puntos del país que muestran cómo se pierden cosechas enteras o cómo se ha paralizado por completo la capacidad de traslado de las mismas. También abundan reportes sobre corrupción en las estaciones de combustibles para el cobro de divisas a cambio de acceder al combustible.

El medio BBC por su parte reporta la grave escasez de combustible que afecta a Venezuela en medio de la pandemia del Covid19, a pesar de ser un problema de larga data en el país. Pese a que se estima que Venezuela es el país con las mayores reservas de crudo del mundo, la escasez de gasolina se fue haciendo habitual en paralelo al deterioro de Petróleos de Venezuela (PDVSA). Según los expertos, la petrolera estatal sufre los efectos de años de mala gestión, falta de inversión y corrupción.

Antonio de la Cruz, experto de Inter American Trends, le dijo a BBC Mundo que «los parques de refinería del país colapsaron y la producción nacional de gasolina es hoy muy baja».

«Aunque llegaron a producir más de un millón de barriles de gasolina diarios, los parques están hoy trabajando a un 10 o un 15% de su capacidad», indica el experto.

Fuentes conocedoras del sector explicaron que luego se sumó el impacto de la política de Estados Unidos, que para lograr su objetivo de forzar la salida de Nicolás Maduro del poder, extendió sus sanciones hasta las operaciones de PDVSA, lo que agravó sus dificultades.

Para compensar la caída de la capacidad refinadora nacional, el gobierno venezolano había optado en los últimos meses por importar gasolina a cambio de crudo, principalmente a través de la rusa Rosneft.

Según datos internos de PDVSA y de la consultora Refinitiv Eikon citados por Reuters, hasta la última semana de marzo, Venezuela había importado solo 90.417 barriles diarios de gasolina, lejos de los 165.000 de enero y febrero.

En los últimos días, trascendió un plan para reactivar la capacidad de producción de gasolina de la refinería de El Palito, en el Estado Carabobo, pero los expertos dudan de la viabilidad de esta instalación emblemática, sobre la que llevan años denunciándose fallos.

PDVSA se encuentra, además, en un proceso de renovación interna anunciado el pasado 19 de febrero por Maduro que ha llevado a la sustitución de muchos de sus cargos directivos. Algunos de sus antiguos gestores han sido detenidos y encarcelados.

De La Cruz estima que antes de la cuarentena Venezuela consumía aproximadamente 120.000 barriles de gasolina al día y que ahora el gobierno solo cuenta con unos 6.000 diarios para abastecer a todo el país.

Monaldi pronostica una «escasez de gasolina permanente».

Según el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, un tercio de la población venezolana se hallaba en situación de inseguridad alimentaria ya antes de la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *