ConflictosNoticias

Crisis en el Parque Nacional Waraira Repano – El Ávila3 min read

Por: Erick Camargo (Corresponsal OEP)

Para Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Imágenes cortesía de Marlene Sifontes

La montaña más querida por todos los caraqueños está viviendo enormes dificultades y está sumergida en una profunda crisis de dimensiones jamás vistas. Al parecer el símbolo más apreciado de Caracas y su principal pulmón son el objetivo de ataques de las ambiciones del poder y motivo de su indolencia y olvido, a despecho de todos los caraqueños y venezolanos.

En estos momentos la montaña ha venido sufriendo varios incendios, la mayoría simultáneos como este 21 de mayo, en los que la montaña tuvo tres incendios al mismo tiempo; uno a la altura de Guatire, sectores La Planada y La Montañita, otro en Culebrillas, sector Macanillal y un tercero en el sector La Laguna.

No sólo es grave que se den estos eventos de forma simultánea, sino además la incapacidad existente para combatirlos, pues los bomberos forestales, agotados por las precarias condiciones laborales que enfrentan, sin equipos y faltos de medios de transporte, ven imposible realizar con eficacia su labor y la mayoría de los fuegos e incendios que se dan en los parques nacionales, incluyendo el Ávila son imposibles de combatir. En particular estos tres incendios del día de ayer no pudieron ser combatidos por imposibilidad.

SUNEP-INPARQUES, el sindicato de los trabajadores de INPARQUES, ha reiterado en varias ocasiones el llamado urgente sobre las condiciones de los trabajadores de dicha institución, incluidos los bomberos forestales, quienes se encuentran físicamente exhaustos y mal alimentados, pues el sueldo no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

Así este sindicato denuncia públicamente a las autoridades de INPARQUES pues alegan que existe una situación muy delicada con los bomberos de otros estados, quienes han sido traídos a Caracas como apoyo, sin darles el adecuado descanso luego de sus intensas labores, obligándoles a trabajar en condiciones inseguras y con escaso equipo. Circunstancias que ha venido provocando la renuncia de varios de los bomberos que ven como su vida es puesta en riesgo, debiendo pedir cola para poder regresar a sus estados de origen, pues se les niega el traslado de regreso y no cuentan con el dinero suficiente para costeárselo ellos mismos.

Como por si fuera poco todo este cuadro desgraciado, denuncian además que en la falta de equipo que hace alusión, pueden mencionar la carencia de uniformes y calzado de trabajo (botas), pues los que tenían, ya deteriorados, fueron totalmente destruidos en las últimas actividades de combate a los incendios. Es decir se encuentran prácticamente en un estado de indigencia. Mientras los  jefes de la comandancia Miguel Matani y Alexis Granados solo les dicen que reparen ellos mismos sus uniformes.

Galipán no se queda atrás

Además de la situación del Ávila y los incendios, resultan alarmantes los conflictos socioambientales en Galipán, que siguen vivos aún en cuarentena. Las obras de construcción siguen activas, gracias al trabajo periodístico de Johan Álvarez pudimos obtener acceso a fotografías que muestran la continuación de las obras que a finales del año pasado y principios de este se han venido denunciando por este medio; que se mantienen activas, mientras los obreros que en ellas laboran, lo hacen sin ninguna medida de protección sanitaria en medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *