ConflictosNoticias

Wataniba y ORPIA alertan sobre el avance de COVID-19 en la Amazonía de Venezuela5 min read

Prensa OEP

Con información y redacción de Wataniba

Imagen de portada AFP

De acuerdo con el seguimiento y análisis que realiza el Observatorio de CoVid-19 en la Amazonía venezolana que han articulado las organizaciones Wataniba y ORPIA, a finales del mes de junio  los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro reportaron un saldo total de 652 casos de contagios por COVID-19, es decir, el 11% de los registrados para el país, y un caso de un fallecido en el municipio Caroní del estado Bolívar.

Los contagios se distribuyen en un 96% en el estado Bolívar, con 626 registros, mayormente en el municipio Gran Sabana. En el estado Amazonas se han reportado 16 casos (2,5%), distribuidos en los municipios Río Negro, Atures y Maroa. En Delta Amacuro, por su parte, se contabilizan, hasta el 27 de junio, 10 casos (1,5%), los cuales están asociados a los municipios Tucupita y Casacoima. El estado Bolívar ocupa el cuarto lugar en las estadísticas nacionales, detrás de los estados Apure, Zulia y Táchira.

Fuente: Boletín N° 7 Observatorio de de CoVid-19 en la Amazonía venezolana de Wataniba y ORPIA

Wataniba y ORPIA destacan en el Boletín N° 7 del Observatorio de CoVid-19 en la Amazonía venezolana, que todos los estados venezolanos limítrofes con la amazonia venezolana tienen casos de personas contagiadas.

Entre ellos destaca el estado Apure por ser el de mayor número de casos confirmados a nivel nacional, con 1084 personas contagiadas con Covid-19. En la frontera internacional, todos los estados, colombianos, brasileros y guyaneses se encuentran en una curva de aumento.

Fuente: Bletín N° 7 del de CoVid-19 en la Amazonía venezolana de Wataniba y ORPIA

En ese sentido, tanto en el estado Bolívar, como en el estado Amazonas venezolano, la mayor parte de los casos iniciales detectados provienen de Brasil. En el primer caso, las personas que han dado positivo provienen principalmente de Boa Vista, estado Roraima, y llegan al municipio Gran Sabana. En el segundo caso, provienen de San Gabriel de Cachoeira, en el estado Amazonas brasilero, y llegan al municipio Río Negro. El municipio brasileño de San Gabriel de Cachoeira cuenta con 2.659 personas afectadas y 44 fallecidas.

El número de casos en los municipios que son limítrofes con la amazonia venezolana alcanzan 6.208 contagios, con 95 fallecidos. Esto representa un aumento de 37% y 38% con respecto a las cifras del 14 de junio.

En Venezuela, como también sucede en otros países de la región, es complejo obtener la información detallada de cuántos contagiados corresponden a población indígena. No obstante, hasta el momento se sabe que:

  • En el estado Amazonas hay 11 personas indígenas contagiadas: seis personas del pueblo Yeral, tres del pueblo Kurripaco y dos cuya familia lingüística se desconoce. Todos ellos en los municipios Río Negro, Atures y Maroa.
  • En el estado Bolívar hay un estimado de más de unas 127 personas pertenecientes al pueblo pemon, todos ellos en el municipio Gran Sabana. La tesis oficial es que estos contagios se deben al paso de personas provenientes de Brasil a través de trochas y que las mismas son portadoras de la enfermedad.
  • En el estado Delta Amacuro, al menos una persona del pueblo Warao, perteneciente al equipo de salud.

En materia de fallecidos, la población indígena fallecida, 76% corresponden a indígenas fallecidos en territorio brasileño, 17% en territorio colombiano y 6% en territorio, hasta la fecha en Venezuela no se reportan indígenas fallecidos por Covid-19.

Sin embargo, se sabe de cuatro casos del pueblo Sanëma, subgrupo del pueblo Yanomami, que se contagiaron en Brasil, donde además falleció un bebé. Así mismo, se sabe de un bebé Warao que también falleció.

La frontera sur de la amazonia venezolana es particularmente preocupante, ya que los tres distritos sanitarios especiales fronterizos de Brasil (Alto Río Negro, Yanomami, Leste de Roraima) ya alcanzan 895 casos confirmados y 26 fallecidos. Dichas entidades tienen puntos de paso conocidos con los respectivos municipios venezolanos (de oeste a este): Río Negro, Alto Orinoco y Gran Sabana.

Wataniba y ORPIA destacan como elementos agravantes del avance de la pandemia de COVID-19 en las comunidades rurales e indígenas de la Amazonía en Venezuela, la presencia de mineros ilegales que hace prácticamente imposible mantener controlados los canales de contagio en las fronteras, la presencia de equipo de salud contagiado por el virus, especialmente en tierras indígenas brasileras, y el retorno de personas a sus comunidades de origen ante la imposibilidad de mantenerse en los lugares a los que habían migrado.

El acceso limitado a pruebas confirmatorias pone en riesgo a las comunidades locales, ya que las personas que retornan pueden estar ya contagiadas y no saberlo.

El Observatorio de CoVid-19 en la Amazonía venezolana de Wataniba y ORPIA destaca que la actual situación amerita acciones coordinadas y creatividad para asumir las mejores medidas posibles de cara al alto riesgo de contagio para los pueblos indígenas y, también, una potencial alta vulnerabilidad de cara a: la escasa atención médica disponible, su potencial susceptibilidad ante enfermedades que comprometen su sistema inmune y respiratorio, así como las limitaciones que en algunos casos tienen para acceder a medicina tradicional indígena por el distanciamiento de sus tradiciones, además de que los sabios y chamanes son, en muchos casos, personas mayores y, por tanto, población de alto riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *