Noticias

Repudio ante tala de sauces llorones de la Plaza Las Tres Gracias en Caracas3 min read

Prensa OEP

Imágenes: Cortesía redes sociales

Este viernes 17 de julio los emblemáticos sauces llorones que hacían parte del paisajismo de la plaza Las Tres Gracias, ubicada en el Paseo Los Ilustres frente al campus de la Universidad Central de Venezuela, amanecieron talados sin notificación o anuncio oficial que explique este crimen ambiental repudiado por la opinión pública.

 

La plaza Las Tres Gracias fue construida en el año 1935 en la urbanización de Los Chaguaramos y ha sido reinaugurada en dos oportunidades, en 1957 y 1999. Debe su nombre a la escultura que representa a las diosas o Tres Cárites Talia, Aglaya y Eufrósine que según la mitología griega representaban la comedia, inteligencia y alegría y que eran hijas de Zeus y Eurínome.

La pieza es obra del escultor italiano Pietro Ceccarelli, quien de manera ejemplar copió la obra «Las Tres Gracias» realizada por el máximo representante del neoclasicismo escultórico: Antonio Canova (1757-1822).

La plaza está conformada por un espejo de agua de forma orgánica, con curvas libres, bordeado por aceras y jardines que originalmente contaban con árboles cipreses del antiguo cementerio de Los hijos de Dios, que al ser talados por el Metro de Caracas para la construcción de la línea 3 del transporte urbano, fueron reemplazados por los sauces llorones emblemáticos del espacio capitalino que habían sido traídos desde Argentina.

En redes sociales diversos usuarios, incluyendo a miembros de la comunidad universitaria de la UCV y vecinos del sector, así como habitantes de Caracas, repudiaron el hecho y lo calificaron de un ecocidio que debe ser investigado y penado por las autoridades, según está contemplado en el marco legal vigente en Venezuela.

El 25 de julio el Instituto de Patrimonio Cultural de Venezuela (IPC), abrió un procedimiento administrativo para determinar las responsabilidades por la tala de los sauces llorones de la plaza Las Tres Gracias, ubicada en la parroquia San Pedro de Caracas.

Ante el ecocidio denunciado por vecinos, una comisión del IPC realizó una inspección en el lugar, en ejercicio de sus atribuciones establecidas en la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, numerales 1 y 13, artículo 11 del Reglamento Parcial, hecho sobre el cual se buscará determinar responsabilidades.

El IPC manifestó que esos sauces llorones eran un bien de interés cultural de la nación, como parte del Paseo de los Precursores y los Próceres, y así está reflejado en la Gaceta Oficial 5.299, del 29 de enero de 1999.

El director de la unidad territorial del Ministerio de Ecosocialismo, Rafael Pérez Siso, expresó que se encuentran trabajando en conjunto con la Guardia Nacional y la Fiscalía Ambiental.

De igual manera, dio una esperanza sobre  su recuperación, al resaltar que una primera evaluación dio como resultado que dos de los árboles no están muertos; si son tratados científica y adecuadamente pueden recuperar su fronda, “favorablemente podrán recuperarse dos de ellos, los cuales les quedaron brotes vigorosos, el otro se plantará de nuevo”, explicó .