Noticias

Aumentan protestas en Venezuela: gasolina, servicios básicos y salario4 min read

Prensa OEP

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, la escasez de gasolina convirtió a septiembre en el mes con más protestas en Venezuela en lo que va de 2020. Durante el mes se registraron 1.193 protestas en todo el país, según los datos aportados por la organización.

Esta cifra implica un promedio de 40 protestas diarias, y un incremento del 68% con respecto al mismo mes de 2019, detalla el informe del OVCS.

Gasolina y servicios básicos como principales malestares en Venezuela

Al menos 404 protestas fueron motivadas por el desabastecimiento de la gasolina que ahora afecta a todo el país. Esta crisis se suma al colapso ya prolongado de los servicios básicos con largos cortes en el servicio de electricidad, agua potable, y una marcada escasez de gas doméstico en todo el territorio.

En ese sentido, se registraron en septiembre al menos 394 protestas en rechazo a las constantes fallas del sistema eléctrico. 375 para exigir gas doméstico y 315 protestas para exigir agua potable.

Sólo el 28 de septiembre se registraron 76 protestas en 19 estados de Venezuela, motivadas principalmente a las constantes fallas en los servicios básicos como electricidad, agua y gas, y al desabastecimiento de gasolina en todo el país.

Salario justo y derechos laborales violentados

También ocupan un lugar destacado en el registro de protestas en Venezuela, las exigencias en torno a derechos laborales, con un promedio de nueve manifestaciones diarias. Las y los trabajadores exigen un salario digno que permita cubrir las necesidades básicas, pues actualmente el salario mínimo equivale a menos de 1 dólar al mes.

También destacaron más recientemente las protestas protagonizadas en todo el país por el sector de maestros y maestras que exigen salarios dignos ante el regreso a actividades escolares en pandemia. El gobierno ha propuesto un esquema mixto de clases a distancia, en un país que cada vez cuenta con menos electricidad y conectividad, y en el que el salario del sector no alcanza para un plan básico de internet.

Las protestas como indicador de una emergencia humanitaria

El informe del OVCS destaca que los conflictos sociales “revelan la profunda emergencia humanitaria compleja que atraviesan todos los venezolanos. Aunque de manera más dramática y aguda quienes viven en el interior del país”.

De hecho, los habitantes de pueblos y caseríos, “fueron los principales protagonistas de manifestaciones espontáneas, al tomar las calles para exigir derechos sociales pese al riesgo por contraer el COVID-19 y la política de represión” del gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

Protestas espontáneas y orgánicas en zonas rurales

Un elemento que ha sido muy notorio de las recientes protestas en Venezuela es que muchas se han desarrollado en zonas rurales en las que el chavismo era mayoritario hasta hace unos años. “Y que actualmente se encuentran bajo condiciones de control social”, subraya la ONG.

El céntrico y costero estado Anzoátegui lideró el índice de protestas con 112 manifestaciones. Seguido de su vecino Sucre (107), el insular Nueva Esparta (102) y el amazónico Bolívar (94).

Represión y silencio por parte del gobierno

El OVCS destaca también que las manifestaciones populares y pacíficas de Venezuela “son respondidas con una política de represión que se caracteriza por la violación sistemática de derechos humanos de los manifestantes”. Esto lo hacen a través “del uso letal de la fuerza, tratos crueles inhumanos y degradantes, detenciones arbitrarias y allanamientos ilegales”.

En septiembre, se registraron 74 manifestaciones reprimidas, obstaculizadas o impedidas en 19 estados del país. En ellas murió una persona, 233 fueron detenidas y 52 resultaron heridas.

El pasado 30 de septiembre, en plena espiral de protestas en las regiones, el OVCS y el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), denunciaron “el avance de la política de represión implementada por el Estado venezolano en contra de las manifestaciones pacíficas” en el país.

El contexto de la pandemia y la cuarentena decretada por el gobierno de Maduro ha hecho que la represión aplicada en contra de estos focos de protestas sea ampliamente silenciada e invisibilizada por los medios, especialmente los medios públicos.

La organicidad de las protestas espontáneas como nueva forma de lucha popular

Un elemento que ha destacado como eje central de estas recientes protestas en Venezuela es que están marcadas por demandas muy álgidas que el gobierno no reconoce como problemas centrales del país, ante la narrativa constante del bloqueo extranjero.

También ha sido notorio su carácter orgánico, que se evidencia justamente en pequeños focos constantes que se van detonando en todo el país, a diferencia de la vieja premisa de la oposición venezolana de las grandes marchas antigobierno que se ofrecían como salida a una crisis política que en cambio se ha agravado en los últimos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *