Política de privacidad

Pueblos Indígenas: Guardianes del ambiente en Peligro

Imagen de portada Foto: Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía Wataniba.

Por Erick Camargo (Corresponsal OEP)

Los pueblos indígenas se han caracterizado por ser los principales guardianes y defensores de la biodiversidad, reconocido así a nivel mundial; estas comunidades poseen un acervo de conocimientos inestimable sobre las especies animales y vegetales de sus territorios, las relaciones entre ellos y el equilibrio del ecosistema. Así se puede observar que los territorios habitados por estos pueblos originarios, son los que presentan menores rasgos de impactos antrópicos y presentan niveles de intervención mínimos, que no han roto con los ciclos naturales ni el equilibrio de las especies que allí cohabitan. Son igualmente invaluables guardianes de las fuentes de agua, cabeceras de ríos y cuencas hidrográficas, defendiendo no solo sus propios territorios, sino la compleja red territorial que se entreteje a través de las cuencas hidrográficas.

En Venezuela la presencia de las comunidades indígenas en las zonas altas de las cuencas del Caura, Caroní, Paragua, Orinoco, Ventuari y otros ríos ha sido fundamental, durante muchos años, en la protección de esas tierras; igualmente en la región de Perijá, las comunidades indígenas han sido garantía de la protección de ríos, territorios y especies tanto animales como vegetales. Es importante destacar el artículo 29° de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas: «Los pueblos indígenas tienen el derecho a conservar y proteger el medio ambiente...»; siendo así reconocido su rol de protectores del ambiente.

Ver también: Salvaguarda de los bosques y libre determinación: Estrategias de los pueblos indígenas frente al cambio climático

Lamentablemente en los últimos años estos territorios han sufrido la invasión constante y progresiva de grupos armados irregulares y paramilitares, los cuales toman posesión de estos, dominan y controlan los núcleos de población indígena, los exponen a enfermedades para las cuales no poseen anticuerpos, los expulsan de sus tierras y posteriormente, estos grupos armados emprenden actividades extractivas que deterioran de forma rápida y muy grave los territorios y las cuencas. De allí, que ahora más que nunca resulta imperante avanzar en la demarcación de tierras indígenas, como blindaje jurídico, pues, la posible “pacificación” y desalojo de esos grupos armados de estos territorios, difícil de conseguir en el corto plazo, implicaría igualmente un avance colonialista, como ya lo son las incursiones de estos grupos, sobre los espacios de los pueblos indígenas. El Estado, en su ansias de conseguir nuevas fuentes de recursos, de volver a tomar el control de regiones extensas en las cuales hoy no posee atisbo de control, redundará en despojo y sometimiento de estos pueblos, avance jurídico sobre el de hecho, de las fronteras extractivista y población progresiva por parte de la población criolla. Es urgente la demarcación y limitación, así sea en términos jurídicos, para permitir una defensa a las amenazas que desencadena la actual invasión.

Ver también: Venezuela, el país amazónico con mayor proporción de territorios indígenas y áreas naturales protegidas afectados por minería ilegal: informe Raisg

Es imperativo, que además de desarrollar políticas gubernamentales, se requiere también, promover la movilización de la ciudadanía urbana en defensa de estos territorios, de los cuales dependemos en cientos de formas distintas, de formas indirectas y directas; pero principal y esencialmente nuestra biodiversidad, animal y vegetal, así como la gran diversidad cultural que representan estos pueblos, guardianes, cuidadores y protectores de la vida y el equilibrio ambiental.

Autor

Erick Camargo

Ver todos los artículos de Erick Camargo

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.