Política de privacidad

Los retos de la agricultura en Venezuela

Imagen de portada campesinos cosechando. Crédito foto Fedeagro

Todos los 9 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Agricultura, en tributo a esa actividad que nos brinda alimentos y al esfuerzo de millones de personas que realizan labores agrícolas en todas partes del mundo. 

La labor agrícola es invisibilizada ante la apabullante cultura urbana y las comodidades que ha generado, sobre todo en lo referente al acceso a los alimentos. Debemos reconocer que este noble trabajo ha sido bastante olvidado, solemos creer que para adquirir la comida es necesario sólo ir al supermercado, el abasto o los puestos comerciales; olvidando generalmente todo el esfuerzo que existe detrás de esto y que es susceptible a cambios políticos, ambientales y económicos que provocan alteraciones en la distribución y producción, que en las ciudades percibimos en la escasez de alimentos.

Situación de la agricultura en Venezuela

El sector agrícola venezolano se encuentra en graves dificultades, la falta de combustible hace difícil el transporte de las producciones del campo a la ciudad; al igual que la dependencia de los grandes productores de tractores, agroquímicos y otros insumos industriales; que hace años vienen escaseando y se consiguen a costos prohibitivos. Esta circunstancia ha incidido en el cultivo de productos de consumo masivos, especialmente el maíz blanco y amarillo, así como el arroz. La imposibilidad de transportar los productos agrícolas aumenta la inseguridad alimentaria de los venezolanos, además de provocar la pérdida de enormes cantidades de alimentos que no terminan de llegar a los puestos de venta. Otro grave problema denunciado es la cantidad innumerables de alcabalas en las carreteras, las cuales extorsionan a productores e intermediarios con vacunas o cualquier excusa, aumentando los costos de los productos que son transferidos a los consumidores, haciendo mucho más difícil el acceso a los productos agrícolas a los sectores más pobres.

Ver también: Falta de combustible amenaza la actividad agrícola en Venezuela.

Reclamos del sector campesino

Por otro lado el sector campesino organizado se ha movilizado reiteradas veces a reclamar al gobierno mejores condiciones para la labor agrícolas, así como el respeto a los derechos y beneficios otorgados por el Gobierno de Hugo Chávez a los mismos, los cuales reclaman están siendo vulnerados. Así es como muchos beneficiarios de la Reforma Agraria promovida por el Presidente Chávez, hoy reclaman que son desalojados de esas tierras y reprimidos con las fuerzas de orden público al servicio de intereses privados, incluso asesinados. Demandan también un plan de siembras y apoyos económicos para reactivar la producción.

Ver también: Marcha Campesina llega a Caracas.

Por una agricultura orgánica y sustentable 

También nos gustaría aprovechar la oportunidad para reflexionar sobre la necesidad de cambiar la forma en que se producen los alimentos en Venezuela y realizar un giro a la agricultura orgánica y sustentable, alejada de la dependencia de los agroquímicos, vinculada a la agricultura urbana y que garantice la salud de los suelos y los ecosistemas. Los principales químicos utilizados en la agricultura son determinantes en la contaminación de las fuentes de agua, así como generadoras de graves enfermedades e incluso el cáncer, como el caso del glifosato. También el uso de estos químicos encarece a largo plazo los productos, por su dependencia y costo, tal como estamos viviendo en la actualidad. Los suelos se empobrecen a niveles catastróficos, haciendo cada vez más dependiente la producción de más químicos cada vez, para poder alimentar las plantas, pues ya estas no consiguen nutrientes en la tierra.

La pérdida de diversidad es otra consecuencia de este paradigma agrícola instalado a partir de la segunda mitad del siglo XX. Debemos luchar por una mejor calidad de los alimentos y una sostenibilidad de la producción. Sin embargo, este cambio de paradigma en las circunstancias actuales se ve cuesta arriba; muchos proyectos que se han desarrollado, tales como AFINCO o los productores independientes merideños o en Galipán, no trascienden del ámbito local. Existen circunstancias que complican el desarrollo de actividades agrícolas y mucho más la transición a un modelo sustentable y saludable. Es necesario cuestionarnos ¿Por qué no se han podido desarrollar mejor estos proyectos? ¿Qué condiciones debe tener el país? ¿Qué exigir y cómo reclamar?  responder estas interrogantes es necesario para aumentar significativamente la escala de una necesaria agricultura sin agrotóxicos en nuestro país.

Autor

Erick Camargo

Ver todos los artículos de Erick Camargo

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *