Política de privacidad

Minería legal o ilegal: la actividad más devastadora en desarrollo

Paisaje destruido por la actividad minera. Fuente: Asamblea Mundial por la Amazonía

A continuación presentamos el segundo capítulo del informe Situación Socioambiental en Venezuela 2021.

Descargue aquí el Informe completo Situación socioambiental de Venezuela 2021

La actividad minera en Venezuela ha ido extendiéndose en todo el territorio nacional como parte de una política económica impulsada por el gobierno nacional que asume la explotación de minerales como una vía expedita para salir de la crisis económica, luego del colapso y debacle de la industria petrolera.

En un principio el gobierno se enfocó en promover las operaciones mineras del proyecto del Arco Minero del Orinoco, pero paulatinamente hemos presenciado como las fronteras del extractivismo se han ido expandiendo cada día más en el resto del país. En la actualidad, existen múltiples focos de extracción de minerales (minería metálica y no metálica).

Figura 13 .Mapa de manifestación de minerales no metálicos en la República Bolivariana de Venezuela. Fuente: Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico (Enero de 2021).
Figura 14. Mapa de manifestación de minerales metálicos en la República Bolivariana de Venezuela. Fuente: Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico. (Enero de 2021).

En las figuras 13 y 14  se pueden observar todas las manifestaciones de minerales metálicos y no metálicos en el país; en especial se puede apreciar cómo en el norte de la Amazonía venezolana hay presencia de ambos. El impacto ambiental de la actividad minera no se limita a la minería metálica sino que incluye a la extracción de recursos no metálicos como las arenas, el sílice, el yeso, el carbón, las calizas, el mármol, el cuarzo, entre otros.

La minería en Venezuela es un ejemplo de extractivismo depredador en la medida en que las tradicionales dinámicas destructivas de la minería se potencian ante la multiplicación de operaciones de extracción caóticas y sin regulación ni contraloría alguna, que funcionan bajo lógicas de rapiña y saqueo, que alimenta poderes locales de diverso tipo, y que se expresa en variadas modalidades extractivas, que impulsan economías ilícitas y grupos armados criminales e irregulares, tanto nacionales como internacionales. Esta actividad intensiva está dejando a su paso graves consecuencias en los ecosistemas y pobladores, y dinámicas de despojo y fragmentación territorial.

Las implicaciones ambientales, sociales y culturales que ha dejado consigo la minería, en especial la aurífera en la zona del Arco Minero del Orinoco, son complejas y de gran magnitud. En el año 2021 se han reportado los siguientes eventos como consecuencia de la explotación de minerales en la orinoquia venezolana:

  • Desplazamiento forzado de pueblos indígenas y población criolla
  • Asesinatos y desapariciones
  • Casos de esclavitud moderna
  • Incursión y permanencia de grupos armados irregulares
  • Aumento de casos de violencia de género en las zonas mineras
  • Deforestación y destrucción de ecosistemas acuáticos y terrestres
  • Contaminación con mercurio por bioacumulación en organismos y por dispersión ambiental en ecosistemas acuáticos y las cuencas hidrográficas en general

2.1 Impacto ambiental

Las fronteras del extractivismo minero se han ido extendiendo a los parques nacionales, áreas que por su propia definición deben estar protegidas de cualquier actividad que resulte una amenaza para la biodiversidad. En el 2021, diversas organizaciones han denunciado cómo la minería ilegal está haciendo estragos en los parques nacionales Canaima, Caura, Yapacana y la Serranía La Neblina. En la Figura 15 se pueden apreciar las diferentes áreas naturales protegidas que han sido impactadas por la minería en el sur del país.

Figura 15. Áreas naturales protegidas afectadas por la minería. Fuente: Lazo et al (2021).Cobertura y uso de la tierra en la Amazonía venezolana ¿Cuáles son los impulsores del cambio?
 

En el caso del parque Yapacana ubicado en el estado Amazonas, hay presencia de al menos 2.000 mineros ilegales, lo que traído la destrucción de 2.227 hectáreas, según lo indicado por la ONG SOS ORINOCO[1]. En esta imagen comparativa se evidencia el avance de la minería en los últimos años en la falda del cerro Yapacana (Ver Figuras 16 y 17)


Figura 16 . Imagen satelital del Cerro Yapacana, en el que se evidencia el impacto de la minería en las faldas del mismo. Fuente: Google Earth, captura de 2018.
Figura 17. Impacto de la minería ilegal en el parque nacional Yapacana en el 2021 . Nótese el avance de la destrucción en la falda del cerro. Fuente: SOS ORINOCO
 

El parque nacional Canaima también se está viendo severamente impactado por la incursión de la minería ilegal. La explotación de oro en Canaima ha implicado la deforestación de 1.000 hectáreas de este parque nacional[2]. Es importante destacar que Canaima es considerado Patrimonio Natural de la Humanidad, es por esta razón que la UNESCO solicitó a las autoridades venezolanas en julio de 2021 que permitan la visita de una misión para evaluar los daños que ha causado la minería ilegal.

Figura 18. Imagen satelital de minas cerca del río Carrao. Fuente: Google Earth (2022)
 
Figura 19. Imagen satelital con una perspectiva en la que se aprecia la cercanía de las minas con el río Carrao y el Santo Ángel. Fuente: Google Earth (2022)

La actividad minera también ha causado la contaminación con mercurio de diversos ríos y cuencas hidrográficas. Según el Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía (Wataniba)[3] hay presencia de mercurio en los ríos Ventuari, Caura, Caroní, Cuyuní y Orinoco. Esta situación afecta severamente los ecosistemas acuáticos y también incide en la salud de las poblaciones humanas que consumen peces contaminados con mercurio.

En la investigación denominada: “La exposición al mercurio de las mujeres en cuatro países latinoamericanos productores de oro” (2021) seencontró que las mujeres en el Callao, estado Bolívar, presentan altos niveles de mercurio en su organismo[4]. Esta situación se relaciona directamente con la ingesta de pescado contaminado con mercurio, producto de la actividad minera de la zona. Por otra parte en la Gran Sabana, un reportaje de periodismo de investigación que contó con el apoyo de SOS ORINOCO, señaló que 35% de los indígenas Pemón presentan niveles de mercurio más altos que lo establecido en los parámetros de la OMS[5].

Los daños ocasionados por la minería no se limitan a la pérdida de biodiversidad y contaminación de los ríos, esta situación ambiental trae consecuencias en la vida y las dinámicas de las comunidades y sobre todo de los pueblos indígenas de la Amazonía venezolana que presencian la destrucción de sus hábitats ancestrales ante la expansión de la minería ilegal en sus territorios. Es así como en el 2021 se reportaron denuncias por parte de indígenas del pueblo Yekuana que indicaban que los ríos del Alto Caura estaban contaminados con mercurio y esto los imposibilitaba de consumir pescado, siendo este un elemento importante de su dieta alimenticia[6]. Las comunidades del pueblo indígena Piapoco ubicadas en el bajo Caura denunciaron por su parte que 50% de los bosques aledaños a sus territorios han sido destruidos por la minería[7].

Otra consecuencia que trae consigo la deforestación debida a la actividad minera, es el aumento de casos de malaria en el país. Según el estudio de Grillet et al (2021) titulado Malaria en el sur de Venezuela: el punto más caliente de América Latina[8], en el país se han incrementado significativamente los casos de malaria (10 veces más). Esta investigación, demuestra los vínculos existentes entre la minería y esta enfermedad al mostrar evidencia de que la pérdida de masa forestal y la acumulación de aguas para desarrollar la actividad minera aluvial propicia mayor incidencia de casos. Preocupa el hecho que la malaria se ha ido expandiendo desde las zonas mineras del sur de Venezuela hacia otras áreas del país. En la actualidad hay presencia de malaria en al menos 18 entidades del territorio nacional[9]. Una de las razones de la propagación se debe a la migración de personas de otros estados para trabajar en las minas, cuando estas regresan a su lugar de origen muchas de ellas llevan consigo el patógeno, expandiendo así la malaria a otras zonas.

2.2. Impacto Social

2.2.1. Violencia Criminal y Desplazamientos Forzados

La minería ilegal ha generado un entramado de actores que ejercen la violencia en los territorios. Bandas criminales como los denominados ‘sindicatos mineros’ y grupos armados extranjeros como sectores del Ejército de Liberación Nacional (ELN) o de las Fuerzas Armadas de Liberación de Colombia (FARC) forman parte de una compleja red vinculada a la explotación ilegal de oro. Estos grupos están relacionados directamente con asesinatos, desapariciones y otros tipos de actos violentos en las zonas mineras[10].

Los pueblos indígenas de la amazonía venezolana han denunciado el constante acoso y hostigamiento que reciben de parte de estos grupos paraestatales extranjeros. En el 2021 se reportaron varios asesinatos de indígenas Jivi en manos de estos grupos armados[11].

Esta situación de asedio ocasiona desplazamientos, obligando a los indígenas a dejar sus comunidades y territorios ancestrales. Este fenómeno de migración forzada es cada vez más frecuente: según GRIAM (2021) se ha registrado el desplazamiento de al menos 4.971 indígenas[12], siendo los pueblos indígenas Jivi, Wötjüja, Curripaco y Eñepa quienes tienen mayor número de migrantes.

Figura 20 . Familia indígena cruzando el río Orinoco desde Venezuela hacia Colombia. Fuente: GRIAM (2021)

También se han reportado casos de esclavitud moderna en las minas, siendo muchas veces las victimas indígenas que son obligados a trabajar. Aquellos que se rehúsan son asesinados.

2.2.2. Violencia de Género en Zonas Mineras

En el 2021, el estudio intitulado “Formas Contemporáneas de Esclavitud en el estado Bolívar. Una perspectiva de género sensitiva”[13], reveló la grave situación de violencia de género que se vive en las zonas mineras especialmente en el estado Bolívar.

Esta investigación señala que las mujeres en las minas son víctimas de trata, prácticas de esclavitud, explotación sexual, mutilaciones y asesinatos. Muchas de estas mujeres que son explotadas sexualmente son menores de edad, incluso algunas tienen apenas 12 años. Las niñas y mujeres indígenas también son afectadas por la violencia de género, al ser prostituidas en las minas, igualmente se reportan dificultades en su derecho a la identidad pues muchas tienen dificultades para poder obtener sus documentos de identificación como ciudadanas venezolanas.

Por otra parte, la precariedad de las condiciones de vidas que ocasionan protestas y denuncias han causado la muerte de mujeres como en el caso de Dorialcely Tocuyo Martínez y Martha Aristabal quienes fueron víctimas de feminicidio luego de ejercer su derecho a la protesta en la zona minera de El Callao en el mes de mayo de 2021[14].

2.2.3. Impacto Cultural

La minería ilegal impone dinámicas que impactan sobre formas de organización productiva y comunitaria de los pueblos indígenas. No sólo se les despoja de sus territorios sino también de su cultura y de maneras ancestrales de relacionarse con la naturaleza. Es así, como muchos indígenas incursionan en la actividad minera para lograr subsistir. En el 2021, la Cámara de Turismo del estado Bolívar indicó que 60% de los indígenas de esa entidad se dedican ahora a la actividad minera[15].

2.3. Explotación de Minería no Metálica en Venezuela

Los problemas socioambientales causados por la minería en Venezuela no se reducen a la explotación de minerales metálicos. La minería no metálica también está impactando en los ecosistemas de distintas localidades del país. Es importante acotar que, según la propia Constitución Bolivariana de Venezuela, cada entidad tiene la potestad de controlar y manejar la actividad de minería no metálica; es decir, las autoridades locales están autorizadas a constituir empresas y convenios para la explotación de este tipo minerales en sus respectivos estados. Ahora bien, con la política de promoción del rentismo minero que lleva a cabo el ejecutivo nacional, se ha notado un incremento de los proyectos de extracción de minerales no metálicos en distintas entidades del territorio nacional. Estos, del mismo modo, suelen impulsarse sin mayores contralorías ni consultas, y más bien se desarrollan en medio de un gran secretismo.

Aunque los conflictos socioambientales provocados por la minería no metálica en Venezuela tienen muy poca visibilidad, en estos hay un historial de luchas que impulsan las comunidades locales para defender los ríos, cuencas hidrográficas y montañas, del despojo y la degradación que trae consigo estas prácticas en sus territorios. En la Tabla 1 se mencionan algunos casos de minería no metálica en Venezuela.

Por su parte, en la investigación titulada “La inadvertida presencia de las minerías de arena en los ríos de Venezuela” de Rodríguez-Olarte et al (2021), se señala que se identificaron 109 areneras en las cuencas de los ríos Tuy, Motatán, Turbio y Yaracuy. En todas estas explotaciones hay evidencia de cambios en los cauces de los ríos y pérdida de cobertura vegetal[16]. El estudio también indica lo siguiente:

Las areneras son estresores que modifican el régimen de perturbaciones en los ríos, pues generan un incremento muy elevado y permanente de sedimentos en las corrientes y, lo que es más grave, fragmentan y eliminan la diversidad morfológica e hidráulica los ríos, la heterogeneidad del hábitat fluvial y los procesos ecológicos fundamentales, como son la deriva, los eventos reproductivos y las migraciones, por ejemplo. Las alteraciones físicas en los cauces son ampliamente conocidas: los ríos impactados por areneras muestran inestabilidad y erosión progresiva de lechos, bancos y taludes, así como la disminución del nivel del fondo y también de los acuíferos (Koehnken y col., 2020), así como las áreas de inundación natural en las planicies. (Rodríguez-Olarte et al., 2021, p.42).

Entre los casos reportados al OEP tenemos el proyecto de explotación de sílice en el cerro El Plan, en Carora, estado Lara. Las comunidades de Carora tienen varios años resistiendo y oponiéndose a la implementación de la minería de sílice que afectaría el cerro El Plan y las fuentes de agua de la zona, entre ellas el embalse Los Quediches. A pesar que la comunidad ha consignado a la autoridades documentos técnicos y estudios ambientales que demuestran los impactos socioambientales que trae consigo este tipo de explotación, al parecer esto no ha detenido los planes de explotar sílice en el cerro El Plan. En octubre de 2021 habitantes de la localidad han reportado que se ha estado introduciendo maquinaria, lo que constituye un indicio del inicio de operaciones mineras en la zona[17].  

Figura 21. Informe Técnico del impacto ambiental y social de la explotación de sílice en el Cerro El Plan, estado Lara

Por su parte, en el estado Zulia, los pueblos indígenas Wayuu y Yukpa tienen años resistiendo en contra de los proyectos de desarrollo de minería de carbón en la cuenca del río Guasare. En el 2018 el Gobierno Nacional declaró al carbón como un mineral estratégico y a partir de ese momento se ha conformado alianzas de diversas empresas extranjeras con Carbozulia. Desde el 2020 las comunidades indígenas han denunciado que se han estado realizando actividades de exploración y estudios de terreno. Todo indica la reactivación de los mega proyectos carboníferos en el estado Zulia[18].

En el 2021 las comunidades indígenas Wayuu se movilizaron ante la presencia de maquinarias y movimientos de tierra realizados por  empresas mineras en el Socuy. Es importante destacar que este es un conflicto socioambiental que se mantiene vigente y sobre el cual el OEP[19] ha hecho seguimiento de su evolución.


[1]SOS Orinoco (2020). Informe: minería aurífera en el parque nacional Yapacana. Disponible en https://sosorinoco.org/es/informes/la-mineria-aurifera-en-el-parque-nacional-yapacana-amazonas-venezolano-un-caso-de-extrema-urgencia-ambiental-y-geopolitica-nacional-e-internacional-actualizacion-al-2020/

[2]SOS Orinoco. (2020). SOS Orinoco se pronuncia con motivo del 58º Aniversario del Parque Nacional Canaima. Disponible en https://sosorinoco.org/es/hechos/degradacion-de-ecosistemas/sosorinoco-se-pronuncia-con-motivo-del-58o-aniversario-de-pn-canaima/

[3] Wataniba. (2021). Áreas naturales protegidas y los territorios indígenas de la amazonia venezolana. Disponible en https://watanibasocioambiental.org/areas-naturales-protegidas-y-los-territorios-indigenas-de-la-amazonia-venezolana-protegidos-de-su-destruccion/?fbclid=IwAR2lgzKfFP7WVj0IRG_6w9iqK4IA37VkPY1bSWE1Axpx1GFoAxNEJAtmccE

[4] Bell, Lee. Evers, Dave (2021). La exposición al mercurio de las mujeres en cuatro países latinoamericanos productores de oro: niveles elevados de mercurio hallados entre mujeres en lugares donde se utiliza el mercurio en la extracción del oro, contaminando así la cadena alimenticia. Red Internacional de Eliminación de Contaminantes (IPEN). Disponible en https://www.rds.org.co/es/novedades/exposicion-al-mercurio-de-mujeres-en-cuatro-paises-de-america-latina

[5]Ramírez Cabello, María (2021). La huella tóxica del mercurio llegó a la Gran Sabana. Correo del Orinoco. Disponible en https://especiales.correodelcaroni.com/la-huella-toxica-del-mercurio-llego-a-la-gran-sabana/

[6] Jordan, Cristobal  (9 de octubre de 2021). En el Alto Caura impera la contaminación de mercurio por la minería ilegal.Radio Fe y Alegría. Disponible en https://www.radiofeyalegrianoticias.com/en-el-alto-caura-impera-contaminacion-de-mercurio-por-la-mineria-ilegal/

[7] Kape-Kape. (2 de noviembre de 2021). Habitantes del sector indígena El Colonial estiman que 50% de sus bosques desaparecieron por la minería. Disponible en

https://kape-kape.org/2021/11/02/habitantes-de-sector-indigena-el-colonial-estiman-que-50-de-sus-bosques-desaparecieron-por-la-mineria/

[8] Grillet María Eugenia. Moreno Jorge. Hernández-Villena,Juan. Vincenti-González, María. Noya, Oscar. Tami,Adriana. Paniz-Mondolfi, Alberto. Llewellyn, Martin.Lowe, Rachel. Escalante,Ananías. Conn, Jan (2021).Malaria in Southern Venezuela: The hottest hotspot in Latin America. PLoS Negl Trop Dis, 15(1).Disponible en https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0008211

[9] Nuñez Rabascall, Adriana (22 de mayo de 2021). Malaria en Venezuela: de país pionero en la lucha contra el mal a epicentro de contagio en América Latina. Voz de América. Disponible en https://www.vozdeamerica.com/a/venezuela_malaria-en-venezuela-de-pais-pionero-en-la-lucha-contra-la-enfermedad/6073973.html

[10] Ebus, Bram. Martinelli, Thomas (2021). Venezuela’s Gold Heist: The Symbiotic Relationship between the State, Criminal Networks and Resource Extraction. Bulletin of Latin American Research. https://doi.org/10.1111/blar.13246

[11] Observatorio de Ecología Política de Venezuela (julio, 2021). Reporte situación de la minería en Venezuela en tiempos de COVID-19. Disponible en https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/07/22/reporte-situacion-de-la-mineria-en-venezuela-en-tiempos-de-covid-19-julio-2021/

[12] GRIAM (2021). Migración y Desplazamiento de Poblaciones Indígenas de la Amazonía venezolana hacia Colombia. Observatorio de Ecología Política de Venezuela. Disponible en https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/05/11/migracion-y-desplazamiento-de-poblaciones-indigenas-de-la-amazonia-venezolana-hacia-colombia-informe-griam/

[13] UCAB (2021). Formas Contemporáneas de Esclavitud en el estado Bolívar Una perspectiva de género sensitiva . Observatorio de Ecología Política de Venezuela. Disponible en

https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/05/21/informe-ucab-formas-contemporaneas-de-esclavitud-en-el-estado-bolivar-una-perspectiva-sensitiva-de-genero/

[14] El Estímulo (6 de junio de 2021). Asesinos de Aristizábal y Tocuyo serían integrantes de una banda local.Disponible en https://elestimulo.com/dorialcely-del-valle-tocuyo-asesinato-el-callao-alberto-hurtado/

[15] Radio Fe y Alegría (26 de agosto de 2021) Cámara de Turismo revela que 60% de los indígenas están en las minas. Disponible en https://www.radiofeyalegrianoticias.com/camara-de-turismo-de-bolivar-revela-que-60-de-los-indigenas-estan-en-las-minas/

[16]Rodríguez-Olarte, Douglas. Rodríguez, Sebastián. Marrero, Críspulo (2021). La inadvertida presencia de las minerías de arena en los ríos de Venezuela. Acta Biologica Venezuelica. 41(1) 35-45.

[17] Camargo, Erick (1 de noviembre de 2021). Minería de sílice en Carora pondría en riesgo fuentes de agua en Lara. Observatorio de Ecología Política de Venezuela. Disponible en https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/11/01/mineria-de-silice-en-carora-pone-en-riesgo-fuentes-de-agua-en-lara/

[18] Camargo, Erick (17 de septiembre de 2021). La Minería de Carbón, una amenaza vigente en el Zulia. Observatorio de Ecología de Política de Venezuela. Disponible en https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/09/17/la-mineria-de-carbon-una-amenaza-vigente-en-el-zulia/

[19] Observatorio de Ecología de Política de Venezuela (30 de septiembre de 2021). Indígenas wayúu del Socuy defienden sus territorios ante el avance de proyectos vinculados a la extracción de carbón. Disponible en https://www.ecopoliticavenezuela.org/georeferencias/indigenas-wayuu-del-socuy-defienden-sus-territorios-ante-el-avance-de-proyectos-vinculados-a-la-extraccion-de-carbon/


Autor

OEP Venezuela

Perfil oficial del Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Ver todos los artículos de OEP Venezuela

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.