Política de privacidad

INPARQUES ¿Qué pasó con la misión de proteger los parques nacionales?

Fiesta en el Hotel Humboldt en el 2022. Foto Vía Talcual

El Instituto Nacional de Parques (INPARQUES), organismo encargado de la administración y protección de Parques Nacionales y otras ABRAES, con el fin de evitar su deterioro y mantener sus ecosistemas; desde hace años ha mostrado reiteradamente que se ha desviado de sus objetivos y misión existencial, y legal. El organismo en los hechos ha mostrado su desnaturalización completa a los objetivos de su creación, así como las disposiciones legales que rigen su existencia y funcionamiento.

¿Por qué decimos esto? Hace tiempo se viene reportando, tanto en las diversas webs de noticias, como en este mismo espacio, la indefensión en la que se encuentran los espacios naturales bajo protección del Estado, especialmente bajo la protección de INPARQUES. Esto no responde a simple negligencia o descuido, incompetencia o falta de interés de las autoridades. Es la expresión de un modelo económico y una política concreta, en la cual la naturaleza es sujeto del saqueo y la explotación indiscriminada para la obtención de divisas. El extractivismo, en su expresión más audaz y rapaz, la cual se corresponde con otras medidas y proyectos, como el del Arco Minero del Orinoco, por nombrar el caso más emblemático.

Ver También: Hotel Humboldt, la corona del proyecto turístico y urbanizador del Ávila.

El parque nacional Waraira Repano/ Ávila

Ahora, vemos cómo a través del Hotel Humboldt, el cual estuvo descargando aguas negras al parque por más de dos años; se organizan eventos ostentosos y actividades dirigidas a un turismo de élite, que sin duda está fuera del alcance de los gastos del venezolano promedio. Así vemos que en este mes de septiembre se promueve una exposición de motos y la proyección de una carrera. Estas actividades se hacen, además, en un sitio caracterizado por muchas prohibiciones, con el objetivo de garantizar la protección ambiental. Estos hechos, hacen cuestionar las verdaderas intenciones actuales del organismo; sobre todo si nos remontamos a las declaraciones de miembros de Inparques en el 2020 referentes a convertir el área protegida en un parque de explotación comercial.

Foto Redes Sociales

El propio Hotel Humboldt ha sido foco de cuestionamientos; más allá del impacto de las grandes fiestas nocturnas con iluminación y fuegos artificiales. El problema del bote de aguas negras, reportado desde el 2020, ha sido una constante; se dice que se ha reparado, se aduce en cada denuncia a razones distintas, desde caídas de árboles a colapso de la planta de tratamiento. Pero es un problema que parece no tener una respuesta clara y  definitiva.

Ver También: INPARQUES no se detiene para reformar el PORU y privatizar el Ávila.

Marlene Sifontes, miembro del Sindicato de Trabajadores Unidos de INPARQUES (SUNEP-INPARQUES), declara que “el organismo ha olvidado la función de promover valores de conservación ambiental; que no organiza ninguna actividad de educación ambiental y por la conservación de sus propios espacios”. Igualmente afirma que la mayoría de los eventos organizados con el Ministerio de Turismo están orientados a temas alejados de la visión ambiental y ecológica del instituto. Alertó que “promueven la militarización del cuerpo civil de guardaparques, con actividades alejadas a las funciones de dicho cuerpo”. Afirmó que esto es una política de la dirección de INPARQUES y del Ministerio de Ecosocialismo.

Ver También: ¿Qué hay detrás del ciclismo de montañas en las áreas protegidas de Venezuela?.

La alianza entre INPARQUES y grupos empresariales, como se ha reportado en otros medios, que controlan el parque es evidente, la cuestión es ¿beneficia esta alianza a los objetivos ambientales del instituto? ¿O se inclinan estas alianzas en detrimento del Parque y en favor de los intereses empresariales? Esto podemos verificarlo también con la situación que aún persiste con los ciclistas, que cada vez ganan más terreno y son denunciados constantemente por los excursionistas, pero sin que se tomen medidas contra ello. Incluso, denuncian los propios trabajadores de INPARQUES, que las autoridades ejercen presión sobre los guardaparques que intentan hacer cumplir la normativa del parque. El Ávila no es el único caso, como sabemos, es emblemático el caso de las construcciones en Los Roques; la situación que viven los parques amazónicos por la minería; los que rodean a Barquisimeto, sometidos a la explotación de carbón. Sin que la autoridad competente haga valer las leyes.

Ver También: Parques Nacionales en Venezuela víctimas de la vorágine extractivista.

¿Hacia dónde se dirigen nuestros Parques Nacionales con estas autoridades? Es la gran pregunta que inquieta a los excursionistas, grupos ambientalistas y a todos aquellas personas que tenemos un mínimo de preocupación por nuestros espacios naturales, especialmente los que debería proteger el Estado, pero hoy son pasto de forraje de los grupos de poder económico.

Autor

Erick Camargo

Ver todos los artículos de Erick Camargo

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.