Política de privacidad

Mujeres indígenas de Venezuela: las otras víctimas del extractivismo

Afiche Las mujeres indígenas son explotadas en el Arco Minero. Crédito Redes Sociales @Uquira 2020

Los pueblos indígenas en Venezuela han sido afectados por la expansión del extractivismo en sus territorios. En el caso de las mujeres indígenas su vulnerabilidad ha aumentado siendo víctima de las dinámicas perversas que impone la explotación de la naturaleza en nuestro país. Es así, que en la medida que el afán por la extracción del oro y otros minerales aumenta, también se incrementa la violencia en los territorios y en el cuerpo de las mujeres indígenas de Venezuela. 

Hay estudios que documentan que la minería en Venezuela ha impulsado la violencia de género y violencia sexual en el estado Bolívar. De hecho, existen innumerables denuncias que indican que en el contexto del Arco Minero del Orinoco  las niñas, jóvenes y mujeres indígenas son maltratadas, violadas y explotadas laboral y sexualmente. En muchos casos su virginidad es subastada por gramos de oro.

Ver también: Minería legal o ilegal: la actividad más devastadora en desarrollo

En el estado Amazonas, las mujeres indígenas también son víctimas de explotación sexual por la minería ilegal. Al respecto, el investigador de Derechos Indígenas y Ambientales de la Amazonía, Luis Bentacourt indica lo siguiente:

La presencia de grupos irregulares en actividades extractivistas y conexas en esta región, ha determinado el aumento de una serie de indicadores sociales y culturales en la Amazonía – Orinoquía venezolana. En las aproximadamente 40 minas de oro (cifra conservadora) del estado Amazonas, es evidente la trata de personas, especialmente de niñas y adolescentes indígenas en actividades no acordes con su desarrollo emocional y psicológico, así como de mujeres indígenas en labores de semi esclavitud.

Por otra parte, el asedio de grupos armados y la pobreza ha conminado a las mujeres indígenas junto a sus familias a dejar sus territorios. Este fenómeno de desplazamiento forzado también implica un riesgo porque pueden ser víctimas de diferentes tipos de violencias entre ellas la vulnerabilidad de ser objeto de tráfico sexual. El informe Violencia hacia la mujer Indígena (2022)  de la organización Kapé-Kapé señala que “… mientras la migración como problema social continúe consolidándose en las comunidades indígenas, tanto a modo interno como externo, las rutas migratorias representarán un peligro latente a la violación de los derechos humanos de las mujeres indígenas que en ellas transitan”.

Situación de salud

La  explotación aurífera está contaminado con mercurio diversos ríos al sur del país, lo cual ha generado que muchas mujeres indígenas Pemón tengan en su organismo, niveles de mercurio más elevados a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Enfermedades como tuberculosis, malaria, sarampión, leishmaniasis entre otras,también están perjudicando a los pueblos originarios. En el caso del pueblo Warao hay reportes que indican la prevalencia de SIDA en comunidades del sur del país.

Exigen la demarcación de sus territorios

Una deuda pendiente que tiene el Estado venezolano con los pueblos indígenas es la demarcación de los territorios. Sin esta demarcación los pueblos y mujeres indígenas son vulnerables y se exponen a que sus espacios de vida sean considerados territorios de sacrificio por el modelo extractivista. El respeto a las mujeres indígenas pasa ineludiblemente por el respeto a sus territorios. 

Autor

OEP Venezuela

Perfil oficial del Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Ver todos los artículos de OEP Venezuela

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.