01/04/2018

Descripción

A pesar de que en la Constitución Nacional se reconoce el hábitat y los derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan los pueblos y comunidades indígenas, las tensiones, contradicciones y conflictos generados por su flagrante incumplimiento marcan la agenda reivindicativa de estos pueblos. En este sentido, aquí nos proponemos indagar en la lucha emprendida por el pueblo yukpa de la Sierra de Perijá (edo. Zulia), con el fin de conocer cuáles pueden ser las posibles causas que expliquen el incumplimiento estatal. Para ello, hemos realizado una detallada revisión documental –proveniente de diversas fuentes, tanto legales, académicas y periodísticas– sobre la cadena de eventos que han sido encabezados por líderes y lideresas yukpa, concentrándonos en las actuaciones gubernamentales frente a su legítimo reclamo. Si bien este caso se enmarca en las mismas tendencias económico-políticas que predominan en el Continente, el hecho de que los yukpa habiten en la frontera con Colombia, dificulta y complejiza aún mas el examen de las «razones» que se esconden detrás de determinadas decisiones políticas. Lo que sí parece quedar claro en esta disputa territorial, es que dentro de la variada gama de intereses que priva, los indígenas resultan ser la población más vulnerable.

Relacionado

  • Generic placeholder image
    Mujeres indígenas frente al cambio climático

    Autores:

    Rocío Silva Santisteban

    Temas:

    Feminismo

    Derechos Humanos

    Extractivismo

    Cambio Climático

    Disciplinas:

    Ecología Política

    Paises:

    América Latina

    No es ninguna novedad que seamos las mujeres quienes experimentamos en nuestros cuerpos, en nuestros hijos e hijas, en nuestros territorios, en nuestros quehaceres cotidianos los efectos del cambio climático con una severidad desproporcionada. ¿Por qué? Por el solo hecho de ser mujeres, porque precisamente nuestros derechos básicos continúan siendo negados en diversas formas e intensidades en todo el mundo, especialmente, en el Sur Global. Sabemos que la desigualdad de género reduce la movilidad física y económica, pero también la representación y las oportunidades de las mujeres en muchos lugares, haciéndonos más vulnerables a las crecientes tensiones ambientales y a las situaciones climáticas que presentan múltiples peligros, sobre todo, entre las mujeres más pobres, entre las subalternas, entre aquellas que no tienen una representación en los dominios de las políticas públicas