Alertan riesgo de derrame petrolero en Golfo de Paria por falta de mantenimiento a embarcación Nabarima - Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Alertan riesgo de derrame petrolero en Golfo de Paria por falta de mantenimiento a embarcación Nabarima

Prensa OEP

Portada: imagen de satélite publicada por Maxar Technologies muestra el petrolero FSO Nabarima frente a la costa de Trinidad y Tobago, el pasado 9 de agosto de 2020. Fuente DW.

Este 30 de agosto, el director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Eudis Girot, difundió imágenes en la red social Twitter en las que se observa la cubierta inferior y equipos de la embarcación Nabarima, parcialmente inundados por una altura del agua que alcanza ya los tres metros. Informó además que las condiciones del tanquero son paupérrimas y presentan avanzado deterioro, lo que implica una grave amenaza de derrame petrolero en las costas del Golfo de Paria

La península de Paria tiene reservas de vegetación y fauna de gran importancia no solo para el país sino para la humanidad, cuenta con el Parque Nacional Turuépano  y el Parque Nacional Delta del Orinoco, que son refugio de una gran diversidad de especies.

La comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional alertó que la magnitud de un potencial derrame de esta embarcación escoriada, presumiblemente al máximo de su capacidad de carga, podría superar con creces la dimensión de los derrames recientes en las costas de Falcón y Carabobo. 

 

El ingeniero industrial David Morán alertó también la situación, indicando que un potencial derrame de esta embarcación, presuntamente ladeada por efecto de la carga que aloja y el grave estado de sus instalaciones abandonadas, afectaría no sólo a las costas venezolanas, sino también las de Trinidad y Tobago y otras islas al norte debido a la corriente marina. 

Trabajadores de PDVSA Acuática advirtieron desde el 13 de agosto sobre una embarcación petrolera en el Golfo de Paria que podría colapsar por falta de mantenimiento, provocando lo que califican como un potencial desastre ecológico.

Se trata del tanquero Nabarima, un enorme buque petrolero que, de acuerdo con trabajadores de la industria petrolera, está inundado e inclinándose hacia un costado, a causa del grave estado de abandono de sus instalaciones.

Los trabajadores petroleros indicaron en agosto que frente a las costas de Güiria permanece un buque para operaciones propias de PDVSA, que se encuentra varado desde hace 14 años y ahora representa una amenaza latente a causa del cese de labores de la empresa, pues la embarcación almacena en sus tanques aproximadamente un millón trescientos mil barriles de crudo desde hace dos meses sin ningún tipo de supervisión.

“Es un buque de almacenamiento que está al máximo de la capacidad de sus tanques y presenta un grado de deterioro por falta de mantenimiento. Ya presenta flexiones con grado de escora lateral –inclinación–considerable por la fuerza del viento y el ladeamiento de la carga, lo que hace que el buque esté perdiendo estabilidad y corre el riesgo de colapsar”, explicó Isidro Villegas, un trabajador de Pdvsa Marina de Puerto La Cruz, oriundo de Güiria.

La denuncia fue expuesta de manera pública por Villegas durante una protesta de los trabajadores petroleros en demanda de mejoras salariales y beneficios médico-asistenciales.

“No es que yo no tenga miedo a represalias, pero mi conciencia no me permite quedarme callado y ser cómplice de lo que podría ser uno de los desastres ecológicos más grandes en la zona. Como hijo de Güiria, me dolería mucho ver el impacto de más de mil barriles de petrolero vertidos en el Golfo Paria”, alegó Villegas.

Los trabajadores petroleros, a las puertas del muelle 6 del Puerto de Güiria, solicitaron el envío de una comisión que “investigue las irregularidades que se ciernen en torno a la falta de supervisión de la nave, que pone en riesgo no solo a la empresa petrolera sino a la pesca y todo el ecosistema marino de la zona, en el Golfo de Paria”.

Usuarios en redes sociales indicaron en esa fecha que la embarcación a  la que referían los trabajadores podía ser el buque Nabarima, que sirve de Unidad de Almacenamiento Flotante. Al respecto el Ministro de Transporte se  pronunció el 16 de agosto, calificando la información como falsa e indicando que la embarcación habría sido inspeccionada por la Capitanía de Puertos en Güiria.

https://twitter.com/HipolitoMRT2/status/1295128316719124481

La empresa PDVSA había informado en sus redes sociales en el 2016 que desde el Buque Tanque Nabarima, se exporta el crudo determinado con una gravedad API de 23.

En septiembre de 2019 se puede constatar un denuncia pública de un trabajador de PDVSA que informaba al entonces Ministro Quevedo sobre el abandono de la embarcación por parte de los trabajadores pues las operaciones en el campo Coro Coro estaban prácticamente paradas por falta de comida para el personal ahí destacado.

Por su parte, la Comisión de  Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional informó a través de redes sociales que constataron con trabajadores de la industria petrolera que un buque tanque, se encuentra anclado en el Golfo de Paria, cargado presumiblemente con 1.300.000 barriles de crudo, consecuencia de peso y mareas ha sufrido inclinación leve. 

La Comisión adviertió que según trabajadores consultados no existe orden de trasegar la carga a otro buque, ni de remolque hacia costa  para limpiar los tanques, por lo que se alerta del riesgo de colapso de la embarcación derramando petróleo en aguas marinas.

De igual manera, la Comisión de Ambiente ha exigido información oficial expedita con carácter de urgencia, tanto a la industria petrolera venezolana, como al Ministro a cargo de la misma, y a la Gerencia de Petro Sucre, incluyendo que se informe inmediatamente sobre medidas preventivas adoptadas para minimizar el riego del colapso de la embarcación aludida.

Condiciones laborales en la industria petrolera en Venezuela

De acuerdo con el medio digital Crónica Uno, la denuncia realizada por los trabajadores petroleros fue acompañada de fuertes reclamos laborales, informando que recibieron esta semana un pago de 260.000 bolívares por la jornada laboral semanal, monto que consideran “pírrico”, alegando que con ese salario no vive nadie.

“En Güiria una harina PAN cuesta 310.000 bolívares. Poco o nada es lo que podemos hacer con ese pago semanal para poder sostener a nuestras familias. Por eso exigimos las reivindicaciones salariales contempladas en nuestra contratación colectiva”, señalaron.

Durante la protesta que realizaron este miércoles 12 de agosto, exigieron también la liberación de Bartolo Guerra, representante de la clase trabajadora de PDVSA.

“Bartolo Guerra es un trabajador consecuente con nuestra lucha y hoy se encuentra detenido en la Dgcim de Puerto La Cruz, después ser vocero de nuestras denuncias en las más recientes manifestaciones por nuestros derechos laborales”, informaron.

También los trabajadores de Güiria denunciaron la paralización de los proyectos de distribución de gas en la zona, entre ellos: el Mariscal de Sucre,  así como el proyecto CoroCoro entre Venezuela y Trinidad, que abarcaba Güiria, en el estado Sucre, y Delta Amacuro, el cual significaría un aporte nacional entre 150.000 y 200.000 barriles de crudo diarios.

“En Güiria quedamos en el aire, estamos a la deriva; como en una isla. Quedamos sin petróleo y sin gas. Para poder comprar una bombona de gas tenemos que gastar sumas exorbitantes, y cuando elevamos nuestra voz de protesta la gerencia nos manda a cocinar a leña”, declararon.

Compartir

Categorías

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *