Artículos

¿Por qué ocurren cada vez más derrames en PDVSA? Entrevista al experto petrolero Einstein Millán5 min read

Entrevista realizada por el Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Imagen de portada: Derrame de petróleo en El Tigre, octubre 2018, Bloomberg.

 

Ante la persistente situación de derrames petroleros en Venezuela y los graves impactos ambientales que va ocasionando, a corto y largo plazo, hemos realizado una entrevista al experto petrolero Einstein Millán Arcia, para conocer más de cerca las causas estructurales de esta grave amenaza socioambiental y las formas como se está gestionando la problemática desde la industria.

Einstein Millán Arcia, es asesor internacional de Petróleo y Gas “Upstream” – Medio Oriente; Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991; Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990; Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979. Fue asesor de desarrollo de gas de Kuwait oil company; 2010-2015. Laboró en PDVSA entre 1979 y 2010, ocupando varios cargos gerenciales y supervisorios. Encabezó el equipo técnico Venezolano intergubernamental en la nacionalización de la industria petrolera Boliviana. Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito más de 300 artículos de opinión y sido citado en calidad de experto en materia de petróleo y gas en distintas revistas y periódicos internacionales y nacionales.

 

  1. ¿Cuál es a su juicio la situación de siniestralidad actual de Petróleos de Venezuela?

La situación de “siniestralidad” en PDVSA es delicada, recurrente y ha venido agravándose de forma creciente a partir de 2007-08, pasando de menos de 10.000 barriles derramados por año, a más de 150.000 y de menos de 200 accidentes por año a más de 4.000 en promedio y hasta 2017. A partir de 2017, con la llegada de Manuel Quevedo y ahora Asdrúbal Chávez, la estrategia adoptada por dichas administraciones ante el inusitado aumento en accidentes, incidentes e ilícitos ambientales, ha sido la de impedir acceso a la información, no reportar dichos eventos y desinformar, sin embargo es evidente un nuevo salto notorio en el tipo, nivel y severidad de los accidentes, incidentes e ilícitos ambientales en PDVSA desde entonces.

Gráfico elaborado por Einstein Millán Arcia

 

  1. ¿Por qué se ha llegado a este nivel? ¿Qué causas adjudica ud.?

Al principio la “accidentalidad” e ilícitos ambientales en PDVSA aumentaron exponencialmente debido al crecimiento indiscriminado de una fuerza hombre no preparada, con poco apego a normativa seguridad, higiene y ambiente (SHA) y ausente cultura de mantenimiento “proactivo”. Dicha fuerza hombre incluía también personal que fue absorbido de las empresas expropiadas con cultura y filosofía de trabajo ajena e incompatible con una industria petrolera verticalmente integrada.

Aparte de lo anterior, una porción importante de la directiva y gerencia que incorporaba Ramírez a partir de 2007-08, no estaba preparada con la debida cultura SHA.

A partir de 2015-16 la industria entra en una etapa de “desinversión”, ausencia de valores corporativos, directivas sin preparación ni exposición suficiente al frente de cargos de responsabilidad en la industria petrolera y con un evidente desconocimiento de los riesgos en los distintos componentes de la cadena de valor de negocios. La combinación de “desinversion”, galopante corrupción, ausente visión de conjunto y pésimas directivas, han incidido en un envejecimiento prematuro de la infraestructura medular y una mayor exposición a eventos catastróficos, tales como la que se están viendo desde entonces.

 

  1. A su parecer, ¿Cómo está siendo el abordaje y gestión ambiental de la empresa y cuáles están siendo sus impactos?

No existe en la industria petrolera Venezolana abordaje coordinado, no existe medición y evaluación de matrices de riesgos en sus procesos y operaciones tendientes a prevenir y/o mitigar eventos y/o efectos. No existe cultura de mantenimiento “proactivo”, solo reactivo. Existe una maquinaria politizada de desinformación que no parece importarle las consecuencias aguas abajo de los derrames, emisiones, accidentes e incidentes, sino más bien ocultar y desmentir informaciones sustentadas desde afuera de PDVSA.

 

  1. ¿Qué panorama se avizora? ¿Estamos en riesgo de accidentes de mayor envergadura a otros ocurridos como Amuay?

El panorama a corto plazo es de pronóstico reservado y tenderá a agudizarse ante la ausencia de mantenimiento y ante la ausencia de valores y cultura SHA.

La industria, las instituciones venezolanas y su sociedad no están preparadas para proteger nuestros activos, recursos, ni medio ambiente y aplicar la ley penal del ambiente con todo su peso.

Han ocurrido múltiples accidentes y derrames catastróficos en la FPO por ejemplo, que han pasado desapercibidos por debajo de la mesa sin consecuencia alguna.

Países vecinos como Trinidad y Colombia se han cansado de dañar y contaminar nuestras costas y ríos y el estado Venezolano, sus instituciones y su sociedad permanecen inertes, como si nada.

Desde dentro de PDVSA se daña recurrentemente nuestro ecosistema, nuestra industria y nuestros recursos y nadie  sufre consecuencias.

 

  1. ¿Qué propuesta o alternativa se puede extender ante la situación?

Nuestra propuesta es sencilla, cumplir y hacer cumplir las leyes con severidad. Educar a nuestros ciudadanos, políticos y responsables de dirigir nuestras empresas e instituciones sobre la necesidad de proteger el entorno, el medio ambiente, nuestras industrias y nuestros recursos hoy, para poder garantizar un mejor futuro a nuestras futuras generaciones y a nuestra amada patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *