Noticias

Crisis del Jardín Botánico de la UCV pone en riesgo patrimonio botánico de la institución9 min read

Por: Erick Camargo (Corresponsal OEP)

Para Observatorio de Ecología Política de Venezuela

Recientemente el IAM (Institutional Assets and Monuments of Venezuela), así como ambientalistas del país, han alertado sobre el grave estado en el que se encuentran las instalaciones del Jardín Botánico de la Universidad Central de Venezuela (UCV), detallando que la falta de agua y recursos amenazan el patrimonio botánico que resguarda la institución.

Por ello conversamos con la Dra. Argelia Silva, quien es jubilada del Instituto Experimental Jardín Botánico «Dr. Tobias Lasser» de la UCV desde diciembre de 2017, estando vinculada al Jardín desde los años ochenta, es bióloga, se graduó haciendo su tesis en el propio Jardín Botánico, y durante su doctorado en Alemania depositó en el Herbario Nacional (VEN) su colección de muestras botánicas colectadas en el oriente de Venezuela. Con ella quisimos precisar sobre los puntos de inflexión en la historia del Jardín Botánico y su progresiva decadencia, hasta la grave situación actual. Quisimos así mismo indagar un poco más allá de solo mostrar la situación presente, para entender cómo el Jardín Botánico ha tenido un largo historial de conflicto para su supervivencia.

Jardín Botánico de la UCV. Imagen Dra. Argelia Silva

Los primeros signos de conflicto y deterioro

Silva considera en primer lugar que la mejor época del Jardín Botánico fue entre 1991 y el 2010 con la existencia de la Fundación Instituto Botánico de Venezuela (FIBV), cuando funcionaba como un órgano descentralizado de la Administración Pública Nacional, adscrito al INPARQUES y el CONICIT. A partir del 20 de diciembre del año 2000 la FIBV pasa a formar parte de la UCV, y por ende forma parte del complejo de la Ciudad Universitaria y del Patrimonio Cultural de la Humanidad (UNESCO 2000), pero los problemas empezarán a partir del año siguiente, principalmente en materia laboral.

La profesora Silva nos explica al respecto que el principal problema en ese momento se refirió a los manuales de ingreso de personal a la UCV y sus diferentes categorías, profesiones y cargos; además de la guerra entre sindicatos de la propia universidad para ingresar en la FIBV (SINATRAUCV, SUTRAUCV). Nos comenta que estos conflictos provocaron sucesivos cierres del Jardín Botánico, algunos durante muchos días continuos, situación que nunca se había vivido anteriormente.

Este panorama de conflicto impulsó a que en el 2011 la Junta Directiva de la FIBV, expertos y activistas, preocupados por la situación del Jardín Botánico solicitaran un derecho de palabra ante el Consejo Universitario, para exponer la crítica situación laboral y de mantenimiento de la FIBV. Las autoridades de entonces, que aún continúan ejerciendo tales cargos, hicieron caso omiso a la alerta, preocupaciones y reclamos, una muestra de desinterés que se mantiene hasta el momento.

Áreas del Jardín Botánico de la UCV. Imagen Dra. Argelia Silva

Así la situación tanto presupuestaria como de mantenimiento de la FIBV se empezó a deteriorar de forma progresiva en todo el conjunto. La FIBV fue remplazada administrativamente por el actual Instituto Experimental Jardín Botánico Dr. Tobías Lasser (IEJB) y según el portal oficial de la Universidad Central de Venezuela es pionero en investigación botánica y custodio de invaluables patrimonios como lo son:

  • Herbario Nacional de Venezuela (VEN): custodia la colección de más de 450.000 especímenes botánicos, principalmente nacionales (dicha colección es la referencia para trabajos botánicos y ecológicos más importante en el país). Su código de reconocimiento internacional como institución botánica, así como las siglas de su herbario es VEN.
  • Biblioteca Henri Pittier: su colección bibliográfica es la más grande en el tema de la botánica en Venezuela. Allí reposan casi 6.000 títulos de libros especializados en taxonomía y otros campos afines a la botánica y ecología vegetal, más de 150 tesis de grado y alrededor de 1.300 títulos de revistas especializadas en temas botánicos.
  • Jardín Botánico de Caracas: cuenta con más de 2.500 especies que corresponden a unas 200 familias botánicas, de las cuales el 50 % son de Venezuela, el resto proviene de Centroamérica, África, la India y otras regiones de Asia y Sudamérica. Posee una extensión de 70 hectáreas.

Pérdida de especies vivas y del Herbario Nacional de Venezuela

Hablando de la situación actual, denunciada por diversos activistas, Silva expone que el deterioro del Jardín ha llevado a la pérdida de especies vivas, como el caso del Palmetum y de la colección de plantas acuáticas, cuya disminución de especies debe estar superando ya el 50%.

Sin embargo, más urgente y doloroso le parece aún el grave impacto de esta situación en el Herbario Nacional de Venezuela (VEN), que posee más de 450.000 ejemplares que constituyen un insustituible patrimonio nacional e internacional.

El Herbario Nacional de Venezuela (VEN) funciona como un museo, con colecciones de muestras Botánicas secas de diversas regiones de Venezuela, así como ejemplares de otros países, en particular del Neotrópico (Región Tropical del Continente Americano). Fue fundado por el naturalista y botánico suizo Henry Pittier en 1921, en aquel momento el herbario se encontraba como parte del Museo Comercial e Industrial de Venezuela, actualmente se encuentra ubicado en el edificio sede del Jardín Botánico de la Universidad Central de Venezuela, y desde su traslado en 1958, forma, junto con la Ciudad Universitaria, parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO en el año 2000.

Las muestras (exicatas) de este herbario, el más importante del país, son de un incalculable valor científico, histórico y académico, siendo el principal patrimonio del IEJB y su mayor legado para el país, pues estas representan una fuente de información para el conocimiento de las especies vegetales en Venezuela, su distribución geográfica, sus rasgos ecológicos y reproductivos, el estado de conservación y su utilidad.

Además de las colecciones de muestras nacionales, se encuentra la colección de muestras históricas (520), llamadas así porque fueron realizadas en el siglo XIX por expedicionarios europeos, y adquiridas mediante programas de intercambio con otros herbarios, principalmente con el Jardín de Plantas de París.

Todos  los casi 450.000 especímenes de diferentes grupos vegetales constituyen una fuente indispensable de consulta y apoyo en investigaciones en botánica, agronomía, ecología, farmacia, medicina, paisajismo, entre otros, siendo la más importante referencia para los estudios de botánica en el neotrópico.

Robos y deterioro de las instalaciones

Este gran patrimonio está atravesando ahora sus horas más oscuras, sufriendo una serie de robos que se iniciaron en 2015, pero que en el año 2017 se vieron incrementados de forma desmedida y causaron pérdidas importantes en los materiales y equipos necesarios para su normal funcionamiento.

Los aires acondicionados del Herbario fueron robados, así como el sistema de refrigeración central, el cual fue totalmente desvalijado, parte del techo necesita impermeabilización, para evitar que las muestras botánicas se contaminen con hongos producto de la humedad, sobre todo en épocas de lluvia; además que se carece de deshumificadores activos. Los tableros de electricidad fueron robados por completo, pero lo más delicado fue el robo del servidor del instituto, perdiéndose la base de datos del herbario.

La falta de aire acondicionado provoca que el herbario pueda ser invadido por insectos los cuales atacan a las muestras botánicas, obligando al uso de preservantes químicos como paradiclorobenceno, naftalina e insecticidas.

Cuarentena y amenazas por COVID-19

Con la llegada de la pandemia de COVID-19, las actividades se han paralizado casi en su totalidad, siendo sensibles las destinadas al mantenimiento y consecución de donaciones para el Jardín Botánico. Las y los defensores del Jardín consideran urgente una reactivación de las mismas para evitar mayores deterioros en el patrimonio de la institución. Al respeto, Silva quiso puntualizar que el actual director del IEJB, el Dr. Mauricio Krivoy, ha realizado una labor importante poniendo todo su empeño y recursos tratando de mantener el Jardín Botánico, considerando que su estancia en la dirección es símbolo de esperanza para la institución; siempre y cuando se consiga sumar la voluntad de las autoridades políticas nacionales y de la propia universidad.

Un atisbo de esperanza

El martes primero de septiembre gracias a las gestiones realizadas por el Dr. Krivoy se comenzó el mantenimiento del Jardín Botánico,  se desmalezó el área del  xerofítico con personal de INPARQUES y de CONARE. Asistieron el Viceministro de Educación  Universitaria, el Viceministro de Ecosocialismo y Presidente de INPARQUES,  el Comisionado de la Policía  Nacional Ambiental, así como otros funcionarios. Se acordó la incorporación de Guardaparques para la custodia del jardín a partir del miércoles 2 de septiembre, así como la firma de un convenio de colaboración y continuar con los proyectos que garanticen la disponibilidad de agua y de electricidad para el normal funcionamiento del IEJB. Esta semana de flexibilización se continuo con los trabajo de desmalezamiento de varios sectores del Jardín.

Jornada reciente de mantenimiento con autoridades en el Jardín Botánico UCV. Imagen Dra. Argelia Silva
Jornada reciente de mantenimiento con autoridades en el Jardín Botánico UCV. Imagen Dra. Argelia Silva
Jornada reciente de mantenimiento con autoridades en el Jardín Botánico UCV. Imagen Dra. Argelia Silva
Jornada reciente de mantenimiento con autoridades en el Jardín Botánico UCV. Imagen Dra. Argelia Silva
Jornada reciente de mantenimiento con autoridades en el Jardín Botánico UCV. Imagen Dra. Argelia Silva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *